Válvulas de Admisión y Escape, Función, Ajustes, Precio

Las válvulas de admisión y escape, son esenciales para su funcionamiento. Todos los motores tienen para sus cilindros, entre 2 y 4 válvulas asignadas para cada uno, por diseño.

Esto significa que en tu motor, existen una respetable cantidad de válvulas. En este artículo, compartimos contigo todo lo que necesitas saber sobre las válvulas de admisión y escape de tu motor.

La designación principal de una válvula es la apertura o cierre de la entrada de admisión o escape, que se encuentra en la culata de cilindros.

Las válvulas tienen dos funciones. Primero, aseguran el sellado adecuado del cilindro durante los ciclos de compresión y combustión de los conductos de admisión y escape.

Segundo, oponerse lo menos posible al flujo de mezcla (admisión) o flujo de gas quemado (escape), en su posición abierta. Cabe señalar que se obtiene una menor resistencia gracias al paso de flujo entre la cabeza y el vástago de la válvula.

Válvulas de admisión y escape
Set de Válvulas
Índice()

    ¿Cuál es la función de las válvulas de admisión y escape?

    Una válvula está formada por un vástago que tiene una cabeza, una cola y un collar. Presente en el motor de tu automóvil, las válvulas se ponen en movimiento tan pronto como está en funcionamiento.

    Garantizan el sellado de la cámara de combustión cuando la mezcla de aire y combustible explota. Existen dos tipos de válvulas: las de admisión y las de escape.

    Las válvulas de admisión permiten que la mezcla combustible-aire entre en la cámara. Las válvulas de escape evacuan los gases quemados durante la explosión. Pueden estar en posición abierta o cerrada, esto dependerá del tiempo y sincronización con los demás elementos del motor.

    Dependiendo del diseño del motor, el modelo y marca de tu coche, tendrás motores de doble válvula o válvula simple. Significa, por ejemplo, que para un motor de 4 cilindros, que son muy comunes, puedes encontrar:

    • Disposición de 8 válvulas: 4 de admisión y 4 de escape. Esto es, una de admisión y una de escape por cada cilindro del motor.
    • Disposición de 16 válvulas: 8 de admisión y 8 de escape. Esto es, dos de admisión y dos de escape por cada cilindro del motor.

    Las válvulas son activadas por el árbol de levas que las empuja hacia abajo para abrirlas. Para cerrarlas, se aplica el mecanismo de retroceso gracias a los resortes del árbol de levas que tiran de las válvulas hacia arriba.

    El funcionamiento de las válvulas en total sincronización con los pistones es posible gracias a los movimientos del árbol de levas y del cigüeñal.

    ¿Cómo funciona una válvula?

    La válvula tiene forma de varilla metálica con 3 elementos, una cabeza, un collar y una cola. Por lo tanto, comienzan a moverse cuando se arranca el motor. Verdaderas garantes de la estanqueidad de las cámaras de combustión del motor, forman parte de las piezas que aseguran la explosión de la mezcla de combustible y aire.

    Hay dos tipos de válvulas en tu motor:

    • Válvulas de admisión: permiten que la mezcla ingrese a la cámara de combustión para crear la explosión.
    • Válvulas de escape: este tipo de válvula permite que los gases quemados durante la explosión escapen.

    La válvula del motor puede estar en posición cerrada o abierta. Las válvulas son accionadas por el árbol de levas que las empuja hacia abajo para abrirlas y que sube para cerrarlas mediante sus resortes.

    Las válvulas están en perfecta sincronización con los pistones por medio del árbol de levas y el cigüeñal que están sincronizados entre sí. El tiempo es la clave para mantener el motor en funcionamiento. Sin él, los pistones y las válvulas pueden colisionar y causar fallas en el motor.

    Válvulas de admisión y escape
    Válvulas de admisión y escape

    ¿Cómo Saber la Cantidad de Válvulas en un Coche?

    Dependiendo de los modelos de automóvil, la cantidad de válvulas variará según la cantidad de cilindros que tenga el motor. Cuanta más potencia del motor tenga el vehículo, más cilindros y por lo tanto más válvulas tendrá.

    Para encontrar la cantidad de válvulas en tu coche, puedes consultar el manual del fabricante o la guía de mantenimiento que te dará la cantidad de cilindros presentes en tu vehículo.

    La Válvula de Escape

    Al igual que las otras partes del mecanismo de sincronización, como la varilla del empujador y el propio empujador, la válvula de escape debe tener un peso bastante reducido, para evitar la creación de grandes momentos de inercia durante el movimiento de ida y vuelta.

    Para asegurar el sellado de contacto de la parte con el asiento de la válvula, para este propósito, la parte inferior de la cabeza de la válvula de escape se achaflana en un ángulo de 45 o 30 grados, y luego necesariamente se pule.

    En los motores de automóvil, las válvulas de escape que han recibido la mayor distribución son las de cabeza plana o tulipa. Las válvulas con cabeza plana se diferencian de las de cabeza de tulipa debido a su menor masa, así como a una menor superficie de calentamiento.

    ¿Cómo detectar un mal funcionamiento de la válvula de escape?

    La válvula de escape no tiene una vida útil precisada. Las condiciones de funcionamiento de la pieza dependen de la calidad del aceite utilizado y también del uso de un combustible con el octanaje adecuado.

    La sustitución de la válvula de gases de escape se lleva a cabo si se quema y, por lo tanto, si aparecen mellas y grietas en su estructura.

    La presencia de fallas en la válvula de escape se indica por un funcionamiento inestable y un ruido específico del motor, sacudidas al presionar el pedal del acelerador, pérdida de potencia del motor, etc.

    Los especialistas en un taller de servicios pueden realizar diagnósticos precisos del estado de la pieza. Será necesario quitar la culata, es un proceso bastante laborioso que requiere habilidades de reparación de motores.

    Los técnicos revisarán los cilindros con un medidor de compresión y determinarán exactamente qué válvula está dañada.

    También es aconsejable reemplazar la válvula de escape dañada en estos mismos talleres especializados. Un montaje inadecuado del motor puede ocasionar reparaciones costosas o un reemplazo completo.

    La instalación de un nuevo sello de aceite, camisa de válvula o base también puede ser necesaria al mismo tiempo que la instalación de la válvula de escape, esto será decidido por los especialistas después de su inspección visual.

    También te puede interesar: Toma de Mechero, Funcionamiento, Características y Aplicaciones

    La Válvula de Admisión

    La válvula de admisión pertenece a la categoría de las válvulas de intercambio de gases, que suministran aire a los cilindros en un motor diésel o una mezcla de aire y combustible en un motor de gasolina.

    Por lo tanto, se abren uno o más canales para permitir que la mezcla no quemada entre completamente al cilindro con pérdidas mínimas. Aquí, la válvula de admisión tiene menos carga térmica que la válvula de escape, ya que la temperatura de la mezcla de aire y combustible es más baja que la temperatura de los gases de escape.

    La cámara del cilindro durante el tiempo de compresión y el de explosión, debe estar mucho más sellada en comparación con los ciclos de admisión o escape.

    La fuerza de apertura de la válvula se transmite a través del taqué, balancín o palanca basculante desde el árbol de levas, mucho antes de que alcance el punto inferior de la válvula de escape y el punto superior de la válvula de admisión.

    Es una medida que permite activar la admisión y el escape de mezclas de gases con la mayor rapidez posible. Dos resortes cierran la válvula de admisión para permitir que fluya el gas.

    La válvula de admisión consta de un vástago y una cabeza de bisel (ángulo truncado) de 45 grados, a veces menos. El bisel corresponde exactamente al asiento de la válvula que se fija en la culata en forma de anillo.

    Las válvulas de admisión suelen estar expuestas a una temperatura que alcanza los 500 grados, mientras que la válvula de escape alcanza los 600 grados pero no supera los 700 grados de todos modos. Para un motor funcionando al máximo, la velocidad de apertura y cierre de las válvulas es del orden de 50 veces por segundo.

    Debido a las altas tensiones y la corrosión que sufren, las válvulas de admisión están hechas de materiales resistentes, como aleaciones de cromo, silicio y acero. Pero al final se acaban gastando y hay que sustituirlas.

    ¿Cómo detectar un mal funcionamiento de la válvula de admisión?

    La verificación de los componentes se realiza en dos pasos. Primero, todos los sistemas se verifican en un banco especializado con una computadora.

    Luego se desmonta el sistema y la válvula. El componente se inspecciona por la ausencia de depósitos de carbón y daños mecánicos. Se debe tener mucho cuidado al ajustar la válvula y su posición en su base.

    Puedes encontrar que la válvula de admisión necesita un diagnóstico por los siguientes signos:

    • El motor emite golpes y otros sonidos extraños en cualquier modo de funcionamiento.
    • El motor falla.
    • Mayor consumo de combustible y aceite de motor.
    • El motor funciona mal a bajas revoluciones y se detiene solo al ralentí.

    Razones para el mal funcionamiento de la válvula de admisión

    El mal funcionamiento de la válvula de admisión o la falla total puede deberse al uso de combustible o aceite de motor de mala calidad. El uso de gasolina de bajo octanaje reduce el valor antidetonante del combustible, lo que coloca cargas pesadas en el conjunto del pistón.

    Como resultado, aumenta la temperatura de funcionamiento del motor. El depósito de carbón también se acumula en la cabeza de la válvula y, después de alcanzar un cierto grosor, se afloja y se desliza entre la base y la cara de la válvula. Esto provoca un sobrecalentamiento del cabezal de la válvula y un mal contacto con su base.

    A menudo, la razón del mal funcionamiento del componente es un espacio mayor o menor entre el zócalo y la válvula. Cuanto mayor es la distancia, más rápido se desgasta el componente y el motor funciona mal.

    Si la desviación es menor de lo normal, la válvula de admisión deja de realizar sus funciones. Además, el combustible no llega a tiempo a los cilindros. El uso de un vehículo con las válvulas desajustadas sobrecalentará el motor y hará que los cilindros fallen prematuramente.

    Una reparación no elimina ni los defectos más pequeños. Además, es fundamental sustituir la válvula en caso de que surja algún problema.

    Para desmontar la válvula de admisión, primero retira la correa de distribución y la cubierta del árbol de levas. Se recomienda marcar la secuencia de flip-flops y compensadores con un marcador.

    Para apretar los pernos de la tapa del árbol de levas, utiliza una llave dinamométrica. El par de apriete debe ser de solo 10 Nm.

    Para garantizar el mismo desgaste en todas las válvulas, todos los componentes deben reemplazarse al mismo tiempo, por ello, debes cambiar todo el conjunto completo.

    ¿Cuáles son los síntomas de una válvula dañada en un motor de gasolina o diésel?

    Las válvulas de tu motor, ya sea de gasolina o diésel, pueden dañarse y provocar varios problemas en el sistema del motor. Para detectar estos síntomas a tiempo, presta atención a las siguientes señales en tu automóvil:

    • Un chasquido: proviene de las válvulas, una o más de ellas ya no están sincronizadas correctamente.
    • Una pérdida de potencia del motor: debido a una válvula defectuosa, el motor ya no puede funcionar correctamente y por lo tanto no entregará la potencia esperada al cambiar de marcha.
    • Dificultad para arrancar el vehículo: hay que hacerlo varias veces antes de que arranque el motor.
    • Sobreconsumo de combustible: puede deberse a la presencia de una válvula quemada por los gases de combustión que se escapan entre la válvula y su asiento.

    En este tipo de situación, la válvula puede doblarse o quemarse. Debemos intervenir rápidamente antes de que el problema se propague a otras válvulas o afecte a otras partes críticas del sistema del motor, como los pistones o la culata.

    Válvulas de admisión y escape
    Válvulas

    ¿Cómo ajustar el juego de válvulas?

    La verificación de la holgura de las válvulas es un paso que se debe realizar cada 5.000 a 20.000 kilómetros, según las recomendaciones del fabricante. Muy ajustada podría quemar la válvula y hacer que pierda potencia, mientras que demasiado juego desgastará las válvulas prematuramente.

    Si tienes buenas habilidades como técnico mecánico de coches, sigue nuestra guía paso a paso para que lo hagas en casa.

    Material necesario:

    Paso 1

    Accede a las válvulas. Esta operación debe realizarse en frío. Abre el capó y localiza el motor. A continuación, desmonta los elementos que te impiden acceder a las válvulas.

    Retira todas las piezas necesarias para acceder a las válvulas de tu motor. Por supuesto, debes saber lo que estás haciendo. No es solo desarmar y ya, debes llevar metódicamente cada paso controlado y precisado.

    Paso 2

    Afloja las contratuercas de ajuste. Estas mantienen las válvulas en su lugar, hay que aflojarlas para acceder al juego.

    Paso 3

    Configura el ajuste del juego. Para hacer esto, gira el tornillo ranurado con un destornillador o la excéntrica en el extremo del levantaválvulas. Realiza esta acción hasta que obtengas el juego deseado.

    Paso 4

    Vuelve a ensamblar los elementos. Aprieta las contratuercas y vuelve a montar todos los componentes cuyo desmontaje fue necesario para acceder a las válvulas.

    ¿Cuál es el precio de un cambio de válvula?

    Una válvula no es una pieza muy cara. Según el modelo, puede costar entre 10 y 25 euros. Sin embargo, cambiarla es una intervención que puede resultar costosa.

    El mecánico necesitará algo de tiempo para acceder a las válvulas, esto a menudo requiere desmontar muchas partes del motor. Se calcula que puede costar entre 150 y 350 euros dependiendo del tiempo de mano de obra requerido.

    Para Cerrar

    También te puede interesar: Sistema de Inyección de Combustible. Funcionamiento

    Es necesario recordar que para realizar el ajuste del juego de válvulas, debes tener conocimiento previo. Intentar realizarlo como parte de un proyecto de bricolaje, no es recomendable.

    El ajuste debe ser preciso, ya que incide directamente en la sincronización con otros elementos en el motor. Realizar este trabajo por ti mismo, sin la experiencia y el conocimiento, puede acarrear daños graves en tu coche, con el consecuente gasto de dinero.

    Las válvulas de tu motor son fundamentales para asegurar el arranque de éste gracias a una buena explosión dentro de la cámara de combustión. Si están defectuosas, la sincronización con los pistones se dañará y podría provocar averías considerables. ¡No esperes para llevar tu coche a un taller de servicios cercano!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir