Tipos De Aceite Para Motor

En el mundo de los Autos existen muchos Tipos De Aceite Para Motor, y la mayoría de las personas se confunden por la variedad de fluidos que existen, a veces hasta no sabemos cual usar después de vencerse la garantía de nuestro vehículo o simplemente queremos buscar la economía.

El aceite del motor es el fluido encargado de mantener refrigeradas todas las piezas móviles que intervienen en el proceso de combustión y funcionamiento del motor de nuestro vehículo, de forma que si falta aceite en el motor, el bloque se fundiría inevitablemente a los pocos segundos -se griparía- por falta de lubricación dadas las altas temperaturas de funcionamiento y los altos niveles de fricción entre piezas que se producen.

El aceite es el encargado de mantener el motor correctamente lubricado y en un rango de temperaturas óptimo para su funcionamiento. Por esta razón, es fundamental llevar a cabo un correcto mantenimiento y cambiar el aceite tras un kilometraje marcado por el fabricante del coche o, en su defecto, tras un año uso.

Igualmente, también es recomendable comprobar periódicamente el nivel de aceite en el motor y elegir el mejor aceite para nuestro coche. Esto debe complementarse con un correcto mantenimiento del filtro del aceite, que es el encargado de filtrar el lubricante y retirar de la circulación las partículas metálicas y las impurezas que se producen durante el funcionamiento de la mecánica. Por ello aquí te diremos todo lo relacionado con los tipos de aceite para motores que debe usar tu vehículo.

Índice()

    Tipos de Aceites Lubricantes por su Naturaleza y Elaboración

    El aceite de motor puede ser clasificado en cuatro categorías básicas: aceite sintético, semi-sintético, de alto kilometraje y convencional.

    Aceites Minerales

    Los aceites minerales proceden del Petróleo, y son elaborados del mismo después de múltiples procesos en sus plantas de producción, en las Refinarías. El petroleo bruto tiene diferentes componentes que lo hace indicado para distintos tipos de producto final, siendo el más adecuado para obtener Aceites el Crudo Parafínico.

    Aceite de Motor Sintético

    El aceite de motor sintético es el resultado de un proceso de ingeniería química. Las moléculas del aceite sintético tienen una forma más uniforme y contienen menos impurezas que las moléculas de los aceites convencionales. En general, el aceite sintético ofrece un mejor desempeño en temperaturas extremadamente altas o bajas. Los aceites sintéticos están generalmente formulados con aditivos de alto rendimiento.

    Imagen de Tipos de Aceite para motor 1

    Los Aceites Sintéticos no tienen su origen directo del Crudo o petróleo, sino que son creados de Sub-productos petrolíferos combinados en procesos de laboratorio. Al ser más largo y complejo su elaboración, resultan más caros que los aceites minerales. Dentro de los aceites Sintéticos, estos se pueden clasificar en:

    • OLIGOMEROS OLEFINICOS
    • ESTERES ORGÁNICO
    • POLIGLICOLES
    • FOSFATO ESTERES

    Aceite de Motor Semi-Sintético

    El aceite de motor semi-sintético incorpora una mezcla de aceites a bases sintéticas y convencionales para ofrecer mayor resistencia a la oxidación (en comparación con el aceite convencional), además de brindar excelentes propiedades en bajas temperaturas.

    Aceite de Motor de Alto kilometraje

    El aceite de motor de alto kilometraje está especialmente diseñado para vehículos más viejos o vehículos recientes con más de 120,000 kilómetros. Gracias a su incomparable fórmula y a sus aditivos únicos, un aceite de alto kilometraje permite reducir el quemado de aceite y ayuda a sellar fugas que pueden presentarse en motores más viejos.

    Aceite de Motor Convencional

    La formulación de los aceites de motor convencionales tiene un rango amplio de grados de viscosidad y niveles de calidad. El aceite de motor convencional se recomienda para conductores con autos de motor sencillo y un estilo de manejo regular (en comparación con condiciones severas de manejo).

    Te invitamos a leer:   Tacómetro de Automóvil. Qué es, Cómo Funciona y su Utilidad

    Clasificación de los Aceites lubricantes por sus Aditivos Industriales

    Aditivos Antidescaste 

    La finalidad de los lubricantes es evitar la fricción directa entre dos superficies que están en movimiento, y estos aditivos permanecen pegados a las superficies de las partes en movimiento, formando una película de aceite, que evita el desgaste entre ambas superficies.

    Aditivos Detergentes

    La función de estos aditivos es lavar las partes interiores en el motor, que se ensucian por las partículas de polvo, carbonilla, etc., que entran a las partes del equipo a lubricar, motor, etc.

    Aditivos Dispersantes

    Este tipo de aditivos pone en suspensión las partículas que el aditivo detergente lavó y las disipa en millones de partes, reduciendo su impacto para la zona a lubricar.

    Imagen de Tipos de Aceite para motor 2

    Aditivos Diluyentesa

    Funciona a bajas temperaturas para reducir los microcristales de cera.

    Aditivos Espesantes

    Aumentan la viscosidad del lubricante por acción de la temperatura otorgando una presión constante.

    Aditivos Antiherrumbre

    Su propósito es reducir el óxido en el motor por la condensación.

     

    Tipos de aceite según su viscosidad

    Aceite Monogrado

    Diseñados para trabajar a una temperatura específica o en un rango muy cerrado de temperatura. En el mercado se pueden encontrar aceites monogrado SAE 10, SAE 20, SAE 30 y SAE 40, entre otros.

    SAE 10: empleado en climas con temperaturas menores a 0ºC.

    SAE 20: empleado en climas templados o en lugares con temperaturas inferiores a 0ºC. Antiguamente se utilizaba para el rodaje de motores nuevos. Actualmente no se recomienda su uso.

    SAE 30: sirve para motores de automóviles en climas cálidos.

    SAE 40: se usa para motores de trabajo pesado y en tiempo de mucho calor (verano).

    Los aceites monogrado no son solicitados actualmente por ningún fabricante de vehículos, dada su limitación a diferentes temperaturas. De hecho, son apropiados para su uso en zonas sometidas a pocos cambios de temperatura ambiente a lo largo del año.

    Si existen cambios importantes de invierno a verano, es necesario utilizar aceites de un grado SAE bajo para el invierno (SAE 10W) y otro aceite de grado SAE alto (SAE 40) para utilizar en verano.

     

    Aceite Multigrado

    Al otro lado encontramos los aceites multigrados, que sí que están diseñados para trabajar en un rango más amplio de temperaturas porque están formados por un aceite base de baja viscosidad así como de aditivos que evitan que el lubricante pierda viscosidad al calentarse.

    SAE 5W-30, SAE 10W-40 o SAE 15W-40 son, entre otros, algunos de los aceites multigrado que podemos encontrar en el mercado. La letra W, que indica invierno (Winter, en inglés), designa aquellos aceites de motor que cumplen con los requerimientos de viscosidad a bajas temperaturas.

    Veamos un ejemplo. SAE 10W – 40. Esto indica que este aceite se comporta como un SAE 10W cuando el motor se encuentra en bajas temperaturas, manteniendo la fluidez adecuada y favoreciendo el arranque en frío y como un SAE 40, más espeso, durante el funcionamiento del motor, cuando el aceite se encuentra a 60°C – 85°C.

    Así, para una mayor protección en fío, se deberá recurrir a un aceite que tenga el primer número lo más bajo posible y para obtener mayor grado de protección en caliente, un aceite que posea un número elevado para el segundo.

    Lubricante por Tipo de Servicio (API)

    Esta clasificación aparece en el envase de todos los aceites y consta de 2 letras. La primera letra determina el tipo de combustible del motor para el que fue diseñado, utilizando una “S” para motores a gasolina y una “C” para motores diesel. La segunda letra especifica la calidad del aceite según el orden alfabético. Cuando mayor sea la letra, mayor calidad. Actualmente, API-SN es el nivel de calidad más reciente y más alto en cuanto a motores de gasolina.

     

    Tipos de clasificación de los lubricantes: SAE y API

    Existe una nomenclatura específica para los aceites de motor. Esta clasificación viene fijada por dos normas internacionales estandarizadas que determinan las características de los lubricantes: la SAE y la API.

    Clasificación SAE

    La SAE es el acrónimo de Sociedad de Ingenieros Automotrices (del inglés Society of Automotive Engineers). Esta institución es la encargada de establecer una clasificación basada en la relación de la viscosidad del aceite con la temperatura a la que está sometido el motor durante su funcionamiento. De este modo, se realiza, por un lado, midiendo la viscosidad en frío a diferentes temperaturas bajo cero y, por otro, en caliente a 100 grados centígrados.

    Así, la SAE establece once tipos de aceite de motor que van desde 0W a 60. La W (que viene de winter, “invierno” en inglés) tras el número indica que es un aceite adaptado para emplearse a bajas temperaturas.

    El primer número de la nomenclatura SAE se refiere a la viscosidad en frío y a bajas temperaturas; es decir, al espesor del aceite en el arranque en frío, antes de que el motor se caliente. El segundo número indica la viscosidad cuando el aceite está caliente, por tanto, cuando el motor en funcionamiento alcanza su máxima temperatura.

    Imagen de Tipos de Aceite para motor 3

    Clasificación API

    El Instituto Americano del Petróleo (American Petroleum Institute, en inglés) ha desarrollado el sello de calidad API, que define unos estándares mínimos que todos los lubricantes deben cumplir en cuanto a la protección del motor y la conservación de los diferentes componentes mecánicos del automóvil.

    Así, dependiendo de las características técnicas del lubricante se categorizan alfabéticamente mediante dos letras:

    La primera letra especifica el tipo de motor para el que es apto (S, en caso de lubricantes específicos para motores de gasolina, y C, para lubricantes específicos de motores diésel, si bien sólo son válidos para motores diésel de maquinaria pesada, camiones, autobuses, etc, y no así para vehículos ligeros).

     La segunda letra indica el nivel de calidad del lubricante, siguiendo el orden alfabético de forma ascendente. De esta manera, los niveles actuales que podemos encontrar son los siguientes:

    • Motores gasolina: SH, SJ, SL, SM y SN.
    • Motores diésel: CH-4, CI-4, CJ-4, CK-4 (motores diésel vehículos pesados)

    En Repsol, hemos desarrollado una gama de aceites de la más alta calidad que están homologados y reconocidos por todos los fabricantes de automoción y entidades certificadoras.

    Los lubricantes Repsol Elite están diseñados por los expertos de nuestro Repsol Tecnology Lab para proporcionar una perfecta lubricación y una máxima protección en todo momento. Además, están específicamente formulados para adaptarse a cada tipo de motor: gasolina, diésel, eléctrico o híbrido.

    En concreto, la gama de lubricantes Hybrid está especialmente desarrollada para los vehículos híbridos con motores de gasolina y eléctricos tanto enchufables (PHEV) como no (HEV). Su tecnología fuel economy reduce el consumo de gasolina y las emisiones de CO2, convirtiéndolos en la generación de lubricantes más avanzada para aquellos usuarios comprometidos con la lucha contra el cambio climático y la conservación del medio ambiente.

    Elegir el tipo de lubricante adecuado y mantenerlo en buenas condiciones te permitirá circular de forma más segura y eficiente. Para ello, tan solo tienes que seguir las instrucciones del libro de mantenimiento del vehículo donde encontrarás indicado cuándo debes efectuar el cambio (generalmente viene señalado en kilómetros o en tiempo).

     No obstante, los expertos recomiendan hacer controles del nivel de aceite una vez al mes aproximadamente. Si no sabes cómo encontrar la variedad de aceite que más se ajusta a las necesidades de tu vehículo, puedes entrar en nuestra página web y utilizar el buscador de lubricantes que hemos diseñado para ti. Tan solo tienes que indicar el país e introducir la marca, modelo o versión de tu vehículo. ¡Así de sencillo!

    La letra W

    La "W" significa "Winter" (invierno en inglés). Para entender esto tomemos por ejemplo un aceite con descripción 15W 40, mucha gente asume que el 15W es el grado del aceite para bajas temperaturas y el 40 el grado para altas temperaturas, aunque hay cierta lógica en ello, también hay grandes diferencias.

    Si esto fuera cierto, un aceite 15W 40 sería grado 15 en baja temperatura y 40 en alta temperatura. Eso significa que este aceite "engrosaría" con el cambio de la temperatura, lo cual no es cierto. La realidad es que el aceite 15W 40 es más grueso en bajas temperaturas que en altas temperaturas.

    El número 15W realmente se refiere a la facilidad con la que el aceite puede ser "bombeado" en bajas temperaturas, mientras más bajo sea el número "W", mejores serán sus propiedades de baja viscosidad y el motor podrá ser arrancado a muy bajas temperaturas. Un aceite 5W 40 es mejor que un 15W 40 en arranque en climas muy fríos. Ese es el real significado del primer número con la W.

    ¿Qué pasa si no sigo las recomendaciones y cambio a otro aceite?

    No tiene por qué pasar nada grave, pero estamos haciendo oídos sordos a lo que recomienda el fabricante del motor, por lo que siempre corremos el riesgo de pasarnos de listos. A veces pecamos de desconfiados, pensando que las marcas de coches nos venden el aceite «amigo», pero nada más lejos de la realidad, se trata del aceite que optimiza el rendimiento tal y como funciona el motor.

    Por regla general, si elegimos un aceite que presente mejor fluidez a bajas temperaturas, facilitaremos el arranque… Salvo en aquellos casos en los que el coche tenga muchos años y kilómetros, por poner un ejemplo.

    Los motores con mucha edad tienen holguras, así que corremos el riesgo de que el aceite más fluido se cuele donde no debe y se consuma (se queme), emitiendo con ello un característico humo azul.

    Como anécdota, merece la pena echarle un vistazo al curioso caso de un Ferrari con varias decenas de años al que se le han cambiado las especificaciones dictadas por el fabricante y ahora va mucho mejor.

    Por el contrario, si el coche es nuevo y usamos un aceite con demasiada viscosidad, tardará más en llegar a todos los recovecos y no estaremos lubricando tan bien el motor en el arranque. Insistimos, cada coche, cada motor y cada momento tienen un aceite que da un óptimo rendimiento, por eso es mejor siempre confiar en los especialistas.

    ¿Qué ocurre si mezclo aceites?

    En términos generales, no tiene por qué pasar nada grave. Lo que hemos de tener en cuenta es que lo más seguro es que nos encontremos con una viscosidad no óptima. Si en un momento dado tenemos una emergencia: nos estamos quedando sin aceite y debemos rellenar el depósito, lo recomendable es tratar de hacerlo con un aceite de las mismas características de viscosidad.

    Si no es así, la mezcla de aceites nos dará como resultado uno de viscosidad diferente. Llegados a este punto, si metemos más aceite con mejor viscosidad, la resultante será algo mejor; si añadimos lubricante con peores características, bajará la «media». Lo que será seguro es no óptima: no será la viscosidad que nos marca el fabricante del motor, por lo tanto nunca estaremos exentos de averías.

    Imagen de Tipos de Aceite para motor 4

    También hay que tener en cuenta que puede que necesitemos adaptar la viscosidad en función de las condiciones de uso del vehículo, del medio ambiente y de las condiciones climáticas, pero eso no lo podremos decidir nosotros por nuestra cuenta (al menos no en la mayoría de casos). En estos casos lo recomendable es consultar con un especialista antes de hacer experimentos.

    Recomendaciones

    Si no estás seguro de qué aceite para motor utilizar, busca el consejo de un experto. Lo más recomendable es hacerle caso al fabricante, pero si hiciste alguna modificación al motor y necesitas más lubricación, acude a un mecánico que sepa cuáles son los parámetros que ahora tendrá el motor para obtener la mejor lubricación posible.

    El aceite es la sangre del motor, es lo que hace que todo funcione como debe. No olvides hacer los cambios de filtro y aceite necesarios para que tu motor se mantenga lubricado de manera óptima y pueda entregar su potencial en todo momento.

    Si te ha gustado y crees que has aprendido algo nuevo sobre los diferentes tipos de Aceites para motores, no dudes en dejar un comentario y compartirlo.

    Te invitamos a leer:  Parachoques: ¿Para Qué Sirve? Tipos, Dispositivos, Evolución Y Más

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir