Tambor De Freno: Características, Tipos, Función, Reemplazo Y Más

El tambor de freno es una pieza importante en el sistema de frenado antiguo que todavía se encuentra a menudo en los frenos traseros de los automóviles urbanos y algunos sedanes. Identificable por su forma de campana, está equipado con 2 mordazas que se separan y frotan contra el tambor para activar el frenado.

Estos pueden ser menos comunes que los frenos de disco, pero todavía están en automóviles. Lo interesante de estos es que su diseño básico tiene varias décadas, pero sigue siendo muy confiable para ser usados todavía y por ello te hablaremos sobre todo lo relacionado con él.

tambor de freno

Índice()

    Principales características

    Un tambor de freno es una pieza cilíndrica de metal resistente a la fricción, la fricción y el calentamiento. Se adjunta a los bujes traseros para proporcionar frenado del vehículo, siendo así un componente principal del sistema de frenado de tambor trasero.

    Dentro de los tambores de freno se encuentra el kit de freno que consta de unas piezas conocidas como las zapatas y el cilindro de rueda que se alimenta con líquido de frenos presurizado desde el cilindro maestro a través de las mangueras del sistema.

    Al presionar el pedal del freno, la presión del líquido accionará el cilindro de la  rueda que separará las zapatas de freno para crear fricción dentro del tambor que ralentizará o detendrá el vehículo.

    Hay varios tipos de tambores de freno:

    • Tambor de freno con cubo de rodamiento (rodamiento cónico o cilíndrico).
    • Tambor de freno sin buje de cojinete: En este el cojinete está montado en el muñón del eje trasero.

    ¿Cómo funciona el tambor?

    En el interior de la campana formando el tambor se ubican 2 mordazas provistas de pastillas redondeadas de un tambor de freno, dichas mordazas se separan para rozar el tambor cuando el conductor acciona el pedal del freno. Es la acción de esta fricción la que detendrá el movimiento del vehículo.

    Sin embargo, los frenos de tambor son menos conocidos que los frenos de disco por su eficiencia, especialmente en conducción dinámica. También son más sensibles al calor, lo que reduce la resistencia al frenado. Por lo que, cuando este tipo de freno comienza a funcionar mal en la parte trasera, se vuelve más difícil frenar.

    Y es fácil reconocer cuando comienzan a fallar, ya que varios indicadores del tablero anuncian que es hora de que un experto revise el tambor de freno y el sistema de frenado del vehículo.

    ¿Cuándo se debe reemplaza?

    Varias pistas alertan sobre la necesidad de cambiar un tambor de freno. Comenzando con una sensación de sacudida repentina del vehículo y el pedal del freno al pisarlo, así como el freno de mano tampoco funciona bien y hay demasiado juego cuando lo activas.

    Además de estas alertas el vehículo emite ruidos molestos al frenar, incluidos chirridos o estruendos. En este caso, debes revisar los revestimientos de las mandíbulas, mirando a través del orificio testigo o en las mandíbulas. El frenado no será el mismo según el lado del vehículo.

    Por lo que debes comprobar también el nivel del líquido de frenos. Es decir, el nivel del líquido del depósito o de las ruedas. Si estos muestran una fuga, será necesario reemplazarlo. Sin embargo, de no presentar fuga alguna igual debes recordar que un tambor de freno requiere mantenimiento por lo que se recomienda revisarlo cada cierto tiempo.

    Los mecánicos aconsejan desempolvarlo cada 60.000 kilómetros y cambiar el revestimiento cada 30.000 kilómetros. Debe cambiarse cuando su vida útil supere los tiempos que pueden variar de 80.000 a 140.000 kilómetros.

    ¿Cómo reemplazar, diagnosticar y hacer su mantenimiento?

    A diferencia de los frenos de disco, los frenos de tambor permiten reducir la velocidad presionando los forros en la superficie interna del tambor de freno asegurado las ruedas. Como todos los sistemas de frenado, estos sufren un desgaste normal durante el uso debido a la fricción.

    Debido a esto, el mantenimiento y reemplazo del tambor de freno así como todo su sistema de frenado primero requiere de su desmontaje. El trabajo es relativamente sencillo y no toma más de media hora en un vehículo ordinario, se realiza de la siguiente manera:

    Parte 1: Prepara el vehículo y retira la rueda

    Lo principal que debes realizar te lo describiéremos a continuación en 4 pasos:

    Paso 1. Comienza por estacionar tu automóvil en una superficie plana y abierta. Detén el motor y verifica que el freno de mano esté aplicado para evitar cualquier riesgo de movimiento del vehículo. Luego colócate gafas de seguridad con una máscara protectora o gafas protectoras y reúne tus herramientas o materiales para comenzar.

    Paso 1.

    Paso 2. Afloja las tuercas de las ruedas antes de levantar el vehículo. Para esto, toma la llave de rueda y suelta cada tuerca una o dos vueltas, girando la llave en sentido antihorario. Simplemente afloja las tuercas sin quitarlas.

    Te recomendamos aflojar estas tuercas antes de que el automóvil esté sostenido por el gato, mientras el automóvil todavía está apoyado en el suelo, ya que las ruedas están estacionarias y aún soportan el peso del automóvil, lo que te permite hacer el esfuerzo de aflojarlas sin mover las ruedas.

    Paso 2

    Paso 3. Levanta el auto. Esto lo lograrás colocando tu gato en la ubicación adecuada cerca del tambor de freno que se reemplazará. Entonces, localiza la ubicación donde se instalará el gato. Por lo general, este es un punto resistente en el chasis para evitar daños al automóvil durante el levantamiento.

    • No coloque el gato debajo de una moldura de plástico inyectado o una superficie de metal frágil.

    Después de ubicar el gato levanta el auto lentamente. Si no estás seguro de cómo hacer esto, sigue las instrucciones de operación del gato para hacer el trabajo de manera segura. Solo debes asegurarte de utilizar soportes de gato resistentes o bloques de madera para sostener el automóvil.

    • No utilices nunca materiales como bloques de hormigón que puedan crear situaciones muy peligrosas, ya que pueden romperse o comprimirse bajo el efecto del peso del vehículo.

    Paso 3

    Paso 4. Desatornilla las tuercas de las ruedas y retíralas. Después de haber hecho los pasos mencionados anteriormente, ya puede terminar de quitar las tuercas con el extractor. Si es necesario, retira el tapacubos y utilízalo como “plato” para almacenar las tuercas.

    Cuando se quitan las tuercas, desmonta la rueda tirando de ella. Si nunca ha realizado esta operación, no extraigas más de una rueda a la vez, ya que la otra rueda te servirá de referencia cuando vuelvas a montar la rueda que has extraído.

    Paso 4

    Parte 2: Desmonta el tambor

    Para desmontar el tambor de freno con éxito haz los pasos que te describiremos a continuación:

    Paso 1. Desatornilla el tornillo de ajuste para aflojar las pastillas de freno. Para ello localiza el orificio de acceso en el exterior del tambor y gira el tambor de modo que este orificio quede alineado con el tornillo de ajuste del mismo.

    Este tornillo es bastante grande, tiene una ranura y se encuentra debajo del diámetro horizontal en la parte trasera del tambor. Entonces, gire el tornillo de ajuste completamente en sentido antihorario para que las pastillas de freno se desprendan de la rueda y tira del tambor de freno para separarlo de la rueda.

    Paso 5

    Paso 2. Desmonta el tambor de freno si es necesario. Con un destornillador, retira los tornillos que aseguran el tambor de freno a la rueda y jálalo firmemente hacia ti. Si este es difícil de desmontar, retíralo con un destornillador y un mazo de goma o con un extractor de tambor de freno.

    Paso 6

    Paso 3. Si persiste algún problema, usa un destornillador y un mazo de goma. ¿Qué aras? Desliza el destornillador debajo del collar del tambor y golpea ligeramente con el mazo la parte superior del mango del destornillador o el tambor en sí. No golpees con fuerza, ya que esto es para despegar el tambor y no para cincelarlo.

    Paso 7

    Paso 4. Si esto falla, retire el tambor de freno con un extractor colocando los 3 ganchos del extractor a la misma distancia en el cuello del tambor. Solo asegúrate de que el tornillo central del extractor coincida con el centro del cubo de la rueda.

    Luego aprieta correctamente el tornillo de fijación del extractor con un destornillador de forma segura para asegurar el extractor alrededor del tambor de freno, pero no aprietes demasiado de todos modos.

    Por último, golpea suavemente la parte trasera del tambor de freno con un martillo de adentro hacia afuera. El tambor debe salirse de la rueda.

    Paso 8

    Parte 3: Diagnosticó y mantenimiento

    Ahora que ya tienes conocimientos básicos de como desmontar el tambor de freno y dicho sistema de frenado, es momento de mostrarte esos puntos clave a los que debes prestar mucha atención para un mantenimiento exitoso de dichos frenos de tambor:

    1.     Limpia el tambor

    Con el tiempo, los frenos de tambor acumulan una gran cantidad de suciedad y barro, simplemente por las condiciones en las que se utilizan. Cuando desmontes el tambor de freno, límpialo a fondo quitando el barro y la suciedad.

    Es posible utilizar varios productos de limpieza. Sin embargo, algunas personas recomiendan usar solo productos especialmente diseñados para limpiar los frenos, mientras que otras piensan que se pueden limpiar simplemente con agua y jabón.

    Paso 9

    2.     Reemplaza las pastillas de freno

    Los forros también se desgastan con el tiempo por rozar el interior del tambor, como las pastillas de los frenos de disco. Así que verifica las especificaciones del fabricante y si tus pastillas de freno ya no tienen el grosor correcto, tómate la molestia de cambiarlas.

    Para ello, retira los resortes de retorno de los revestimientos con unos alicates. Puede quitar los pivotes y los resortes de retorno con unos alicates para resortes de freno si los posees. Ten en cuenta que algunas pastillas de freno se pueden quitar al final de este paso. De lo contrario, continúa quitando el cable del freno con un destornillador.

    Paso 10

    3.     Revisa los cilindros de las ruedas en busca de fugas

    En la mayoría de los vehículos, los frenos de tambor son hidráulicos. Si hay alguna fuga en el sistema hidráulico notarás la presencia de líquido dentro del tambor y en las pastillas de freno. En este caso, el rendimiento del sistema de frenado probablemente se reduce.

    Si es necesario, reemplaza el cilindro de rueda defectuoso aflojando el tubo conectado al cilindro. Luego desatornilla los pernos de fijación en la parte posterior e instala un cilindro nuevo y vuelve a montar los accesorios del freno, después el tubo del sistema de líquido y aprieta los tornillos.

    Paso 11

    4.     Inspecciona las mangueras del sistema de frenos en busca de posibles daños

    En términos generales, si tu automóvil tiende a girar hacia un lado durante el frenado y la pinza de freno está intacta, probablemente haya una fuga en el circuito hidráulico del sistema de frenos. Para reemplazar las mangueras defectuosas en un sistema como este, primero debes aflojar y quitar las mangueras viejas y sus accesorios, utilizando una llave de boca o una llave de tubo.

    De ser necesario, asegúrate de tapar el circuito para evitar la pérdida de líquido. Luego corta una tubería de longitud suficiente y fíjala a la tubería existente, con accesorios de bronce. También puedes reemplazar la manguera por completo.

    Por otra parte, como ocurre con otras operaciones de mantenimiento de frenos, es necesario rellenar el líquido y purgar el circuito de frenos al final del mantenimiento.

    Paso 12

    5.     Recuerda rehacer los cojinetes de las ruedas

    Dado que puedes acceder fácilmente al interior de la rueda, puedes aprovechar la oportunidad para limpiar y rehacer los cojinetes. Para empezar, desmonta el buje. Retira los pasadores de ensamblaje, lo que significa que debes romperlos antes de extraer los rodamientos.

    Limpia los cojinetes colocándolos en un recipiente lleno de gasolina y agitándolos, luego enjuágalos con agua y lubrica los cojinetes agregando suficiente grasa nueva, ya sea manualmente o con una herramienta de engrase.

    Paso 13

    6.     Reemplaza el tambor de freno al final de la operación

    Tan pronto como finalices el mantenimiento, vuelve a montar con cuidado el tambor de freno y la rueda realizando las operaciones de desmontaje en orden inverso. Si reemplazaste el cilindro de la rueda, verifica que esté instalado correctamente. Además, asegura las pastillas de freno a las zapatas y reemplaza los pasadores y resortes, usando pinzas o mordazas.

    • Antes de reemplazar el tornillo de ajuste, limpia bien las roscas con un agente penetrante. Finalmente, reemplaza el tambor.

    Paso 14

    7.     Termina volviendo a ensamblar la rueda

    Coloca la rueda en su ubicación y apriete las tuercas, pero no intentes apretarlas completamente. Bajar el vehículo y colócalo en el suelo para terminar apretando firmemente las tuercas.

    • Para distribuir las fuerzas uniformemente en la rueda, aprieta las tuercas una tras otra describiendo una estrella.

    Tambor De Freno

    También puede interesarte: Cárter del Motor. Qué es, Importancia, Partes y Tipos

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir