¿Qué Es Un Cambio Automático? Características, Funcionamiento Y Averías

Puede parecer simple desde el asiento del conductor, pero un cambio automático es uno de los sistemas más complejos del automóvil. Aunque, simplemente debes ponerlo en Drive y listo, como ocurre con la mayoría de las cosas en la industria automotriz, se requiere mucha complejidad para que este proceso parezca fácil.

Entonces, si eres amante de los autos y quieres aprender todo sobre la caja de cambio automático llegaste al sitio indicado. Desde su funcionamiento hasta las averías o problemas más comunes te detallaremos aquí.

Cambio automático

Índice()

    ¿Qué es?

    Una caja de cambio automático (transmisión automática) selecciona la relación de transmisión sin la participación del conductor, en un modo completamente automático. El propósito de la caja “automática” es el mismo que el de la “mecánica”.

    Su función principal es recibir, transformar y transferir las fuerzas de rotación del motor a las ruedas motrices del automóvil. Pero la “automática” es mucho más complicada que la “mecánica”. Incluye las siguientes unidades:

    • Convertidor de par: Proporciona directamente la conversión y transmisión del número de revoluciones.
    • Mecanismo de engranajes planetarios: Controla el convertidor de par.
    • Sistema de control hidráulico: Coordina el trabajo de la unidad de engranajes planetarios.

    ¿Cómo funciona?

    Para esto, el motor contiene un pesado cilindro de cigüeñal central que gira, lo que proporciona la potencia para girar las ruedas. La “velocidad del motor” es la rapidez con la que gira dicho  cigüeñal, esto es medido en revoluciones por minuto o “rpm”.

    Por otro lado, la mayoría de los motores generan la mayor parte de su potencia dentro de un rango de velocidades relativamente estrecho, pero para conducir el vehículo se requiere un rango más amplio. La transmisión de cambio automático es el eslabón vital que aumenta el par para acelerar luego de una parada o evita que el motor trabaje demasiado a velocidades de autopista.

    Por ello, una transmisión de cambio automático usa sensores para determinar cuándo debe cambiar de marcha, esto se realza usando la presión de aceite interno de la misma. Si bien, hay numerosos componentes metidos en la transmisión y su operación real es sencilla, los componentes clave son el convertidor de par y los engranajes planetarios.

    ¿Cuáles son los engranajes y cómo funcionan?

    En efecto, posee un engranaje central se llama “engranaje solar”, mientras que los engranajes planetarios más pequeños giran a su alrededor, sostenidos en un anillo llamado “portador planetario”. Todo esto es una gran corona dentada que rodea a todos y está engranado con los engranajes planetarios en su portador.

    Debido a esto, en lugar de utilizar una rueda dentada separada para cada marcha, las distintas velocidades de la transmisión de cambio automático se logran mediante combinaciones de marchas. Los engranajes solares, planetario y anular están engranados en varias combinaciones, como el engranaje anular exterior girando mientras el engranaje solar interior permanece estacionario.

    Esto se logra con pequeños embragues de fricción, que enganchan los engranajes para girar y bandas que los mantienen apartados para que no giren. Los embragues y las bandas son operados por pasadores y válvulas que se activan mediante fluido de transmisión presurizado.

    Por estas razones, al crear diferentes relaciones de transmisión, dicha transmisión de cambio automático toma la potencia del motor y la aumenta o reduce en su camino hacia el eje de salida, que envía potencia hacia las ruedas.

    Modos de funcionamiento del cambio automático

    Casi en todos los tipos de transmisiones de cambio automático en la actualidad tienen los mismos modos de funcionamiento que hace medio siglo, sin cambios importantes. El cambio automático se lleva a cabo de acuerdo con los siguientes estándares:

    • N - Enciende la posición neutral.
    • D - Avanza según las necesidades del conductor, se utilizan casi todas las etapas de los modos de velocidad.
    • P - Estacionamiento, utilizado para bloquear el par de ruedas motrices (el dispositivo de bloqueo está ubicado en la caja y no está conectado de ninguna manera con el freno de estacionamiento).
    • R - El movimiento hacia atrás está activado.
    • L (Si está equipado): Te permite acoplar una marcha más baja para aumentar el empuje del motor cuando conduces en condiciones difíciles de la carretera.

    Hoy en día, se considera que el diseño del tipo PRNDL es de uso común. Apareció por primera vez en los vehículos Ford y desde entonces se ha utilizado como el modelo más conveniente y práctico para cambiar de marcha en todos los vehículos del mundo.

    Principios técnicos de su funcionamiento

    Al cambiar de marcha, la transmisión de cambio automático debe desconectarse temporalmente del motor. En una transmisión manual, el conductor lo hace presionando el pedal del embrague, pero en una automática, es manejado por el convertidor de par.

    Para ello, hay dos componentes en forma de abanico dentro del convertidor de par que están lleno de líquido de transmisión. Un impulsor, que está conectado al cigüeñal del motor y a una turbina conectada al eje de entrada de la transmisión. A medida que el motor hace girar el impulsor, sus álabes mueven el fluido, lo que a su vez hace que la turbina gire.

    Dicho fluido se mueve en un circuito cerrado. Un tercer componente en forma de abanico, (el estator), se encuentra entre el impulsor y la turbina para ayudar a dirigir el movimiento del fluido. A medida que se presiona el acelerador para avanzar, el fluido mueve la turbina más rápido para enviar más potencia a través de la transmisión.

    De igual forma, a medida que reduce la velocidad el movimiento del fluido se ralentiza, la turbina deja de girar y el motor puede asentarse y funcionar al ralentí sin detenerse. La turbina y el impulsor no están conectados permanentemente y el impulsor siempre gira más rápido.

    Por otro lado, la mayoría de los vehículos utilizan un convertidor de bloqueo, que tiene un embrague mecánico que conecta temporalmente los dos componentes a velocidades más altas para ayudar a mejorar el ahorro de combustible.

    Por lo cual, una vez que esa potencia se ha transferido al eje de entrada de la transmisión, es hora de que los engranajes planetarios hagan lo suyo. El nombre de estos proviene de la forma en que están organizados.

    Problemas o averías

    Tu transmisión de cambio automático es un sistema crítico en tu vehículo y necesita el cuidado y la atención adecuada por tu parte para garantizar un funcionamiento duradero. Muchas personas no saben que el cambio automático puede costar más que un motor al reemplazarlo.

    Esto hace que sea importante que prestes atención a los siguientes síntomas y problemas en este artículo si deseas evitar una reparación mayor. Entonces, una transmisión de cambio automático que falla muestra estos signos:

    1.  Sensación de rechinar o temblar en el engranaje

    La transmisión de cambio automático normalmente funciona con suavidad al cambiar de una marcha a otra. No debes sentir ninguna sensación de rechinar, resbalar o temblar cuando tu automóvil cambia de marcha.

    Cuando una transmisión comienza a tener problemas, estos síntomas pueden parecer insignificantes. Sin embargo, es mejor prestar atención en este punto porque es probable que empeore con el uso.

    Si ya tienes sensaciones bastante discordantes cuando el automóvil cambia, es hora de que lo revises. Normalmente, cuando la transmisión de cambio automático tiene engranajes dañados, empeoran progresivamente.

    • Resumen: Este es un problema muy serio y el tiempo es muy importante. Asegúrate de llevar tu automóvil pronto a un especialista calificado en transmisión de cambio automático.

    2.  El automóvil no se engancha ni responde cuando está en marcha

    Cuando pones tu automóvil en marcha o marcha atrás, ¿responde inmediatamente o hay un retraso? ¿La transmisión no se activa en absoluto cuando lo pones en marcha? Ambos son señales que pueden indicar un problema. Podría ser un inconveniente con el fluido cuyas propiedades protectoras se han degradado y se han vuelto espesas.

    En este caso, un buen intercambio de fluidos podría ayudarte. Otras veces puedes estar experimentando un problema con el sistema informático. Y para ello, reiniciar la computadora del automóvil también puede resolver el problema.

    Esta es una solución que pudieras hacer tú mismo desconectando la batería durante unos 30 minutos. Lo que permitir que se reinicie. Si esto no ayuda, es hora de dejar que un mecánico de transmisión de cambio automático calificado lo busque.

    • Resumen: Cuando tu cambio automático no se activa o se retrasa, es hora de que alguien la mire. La mayoría de los problemas de estos síntomas son menores, pero es mejor averiguarlo con certeza para que luego no cueste más de lo necesario.

    3.  ¿Hace ruidos?

    Si de repente comienzas a escuchar un lloriqueo, un zumbido o un ruido metálico debajo de tu automóvil como nunca antes lo habías escuchado, es posible que tengas problemas de transmisión. Sin embargo, puede ser un problema menor, pero también podría indicar algo peor.

    Algunos ruidos que provienen de tu transmisión de cambio automático pueden ser causados por la descomposición del líquido de la transmisión automática. Este fluido tiene un gran trabajo para mantener lubricados una cantidad asombrosa de engranajes y componentes mecánicos.

    Con el tiempo y el uso, ese fluido pierde sus propiedades protectoras y no detiene esa fricción. La fricción es lo que daña ese complejo sistema. Así que si escuchas ruidos de golpe y sospechas que proviene de la transmisión, es posible que ya tenga una parte interna fallando. Si ese es el caso, es importante que un mecánico calificado de transmisión de cambio automático lo revise de inmediato.

    • Resumen: Algunos ruidos pueden ser problemas simples debido al fluido de su transmisión, mientras que otras veces pueden ser más graves. Ciertamente, revisa el líquido si puedes. Si está bajo, agrega algunos y entra al taller pronto para hablar con uno de los mecánicos de transmisión sobre el problema.

    4.  Huele a quemado

    Tu automóvil no debe tener olor a quemado y esto es algo de lo que debes preocuparte. Una de las causas más comunes de olor a quemado en la transmisión de cambio automático es el líquido sobrecalentado. El fluido de dicha transmisión tiene un papel muy importante en la protección de este sistema tan costoso y complejo para que funcione correctamente.

    Cuando la capacidad de lubricación del fluido de la transmisión disminuye, como ocurre con el tiempo y el kilometraje, se genera una fricción dañina entre todas las partes. La fricción provoca la descomposición de las piezas y la acumulación de escombros y probablemente lodos. Todos estos problemas juntos eventualmente conducen a una falla total de la transmisión.

    A veces, la causa es simplemente un nivel bajo de líquido. Eso generalmente es causado por una fuga porque en la mayoría de los automóviles, a diferencia del aceite de motor, el líquido de transmisión no disminuye con el tiempo. Además, esto puede suceder con el tipo incorrecto de líquido agregado a un vehículo en particular.

    • Resumen: Si hueles a quemado por la transmisión, es hora de actuar antes de que se convierta en un gran problema. Verifica su nivel de líquido si sabes cómo y llama o visita el taller mecánico para averiguar la causa.

    5.  Deslizamiento de engranajes

    ¿Tu automóvil se sale de marcha o pierde tracción cuando lo necesitas? Este es un problema de seguridad grave si es así. Si tu transmisión de cambio automático se desliza hacia adentro y hacia afuera de las marchas cuando estás detrás del volante, y necesita darle el acelerador para evitar un problema, eso da miedo.

    La computadora de tu automóvil le dice a la transmisión cuándo cambiar entre una marcha y otra. Además, le dice a tu automóvil cuándo enviar potencia a sus ruedas. Si algo no funciona bien aquí, la señal no se envía correctamente.

    • Resumen: El deslizamiento de las marchas es un problema de seguridad grave. Si la transmisión de cambio automático de tu automóvil entra y sale de las marchas, llama o pasa por el taller de inmediato y de forma segura.

    6.  Líquido de transmisión bajo o con fugas

    ¿Has visto un líquido rojo brillante o posiblemente rojo oscuro sucio en el piso de tu garaje o de tu entrada? Es probable que veas líquido de transmisión automática. Debido a que el líquido de la transmisión nunca debe tener fugas, esto podría provocar una avería muy grave y completa de la transmisión de cambio automático, lo cual es muy inconveniente y costoso (a menudo más que un motor nuevo).

    A diferencia del aceite de motor, el líquido de transmisión normalmente no disminuye debido al tiempo y al kilometraje como ya lo hemos mencionado anteriormente. Entonces, si vez que tiene poco líquido de transmisión, tienes una fuga en alguna parte.

    El bajo nivel de líquido puede crear una gran fricción que dañará las piezas internas y, finalmente, provocará una avería completa de la transmisión.

    ¿Qué tan grave es el líquido de transmisión bajo o con fugas? Si no haces nada, se convertirá en un problema muy grave. Pero no tiene por qué ser así. A veces, una fuga es un servicio de bajo costo solo para reemplazar una junta con fuga o posiblemente una manguera.

    Solo recuerde, no descuides un pequeño problema en tu transmisión de cambio automático a menos que desees un gran problema más adelante.

    • Resumen: Las fugas y el nivel bajo de líquido no son normales en la transmisión de cambio automático. Es probable que la reparación sea más pequeña si detecta el problema temprano.

    7.  Verifica que la luz del motor esté encendida

    Tu luz “Check Engine” está ahí para ayudarte a saber que hay un problema actual o próximo en tu automóvil. Pero la luz puede indicar un problema de muchos sistemas diferentes en el coche, no solo de la transmisión.

    Ya que tu transmisión contiene numerosos sensores que pueden detectar cualquier cosa inusual, mucho más de lo que puedes imaginarte. Estos sensores envían señales a la computadora de que algo anda mal. Luego, la luz de verificación del motor te transmite ese mensaje de que algo anda mal.

    ¿Por qué se revisó la luz de verificación del motor? Bueno, eso es porque si el problema está relacionado con la transmisión y una detección temprana indica un problema, su solución puede ser pequeña. Si esperas, podría haberse causado una gran cantidad de dolor y dinero innecesarios.

    • Resumen: Si la luz de verificación del motor está encendida, haz revisar de inmediato tu vehículo. Puede ser una cosa muy pequeña que la computadora haya detectado y podría ahorrarte mucho dinero debido a una reparación.

    Conclusión

    Muchos problemas con tu transmisión de cambio automático comienzan pequeños. Ignorar las señales como los síntomas enumerados anteriormente generalmente conduce a reparaciones muy costosas.

    Algunas reparaciones son pequeñas, asequibles y pueden evitar una factura enorme más adelante. Si tu tranquilidad y tu dinero son importantes para ti y experimentas alguno de estos problemas de transmisión automática, lleva tu automóvil al taller para obtener una opinión experta y asegurar la conexión de la transmisión de cambio automático con otros sistemas del vehículo.

    También puede interesarte: Como Ajustar El Embrague De Un Toyota Corolla

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir