Las 7 Fallas más Comunes del Servofreno

El servofreno es uno de los elementos principales que constituyen el sistema de frenado con el cilindro maestro, la pastilla de disco, la línea hidráulica y el cilindro de rueda. Vamos a ver la importancia de este dispositivo en el coche y las fallas más comunes del servofreno.

Este importante dispositivo está controlado directamente por el pedal del freno, y tiene el efecto de multiplicar la acción de frenado.

La función del servofreno es amplificar el frenado y, por lo tanto, facilitarlo. En realidad, es una fuente de energía auxiliar destinada a reducir el esfuerzo que produce el conductor sobre el pedal del freno.

La experiencia, confirmada por los cálculos, ha demostrado que sin un servofreno no es posible lograr una desaceleración suficiente en vehículos que pesan 1200 kg y más sin exagerar el pedal.

Hoy en día, el servofreno se ha vuelto muy utilizado para proporcionar comodidad adicional.

Las 7 Fallas más Comunes del Servofreno
Servofreno
Índice()

    Fallas más Comunes del Servofreno

    Los fabricantes de automóviles especifican que el servofreno no tiene una vida útil fija, como es el caso de varios componentes del sistema de frenos, como por ejemplo el cilindro maestro.

    Es el estado del pedal del freno el que puede proporcionar información sobre si el servofreno está defectuoso o no. Además, cuando falla, puede causar un desequilibrio importante en el sistema de frenado, pero también una presión de aceite de freno insuficiente, que ya no puede accionar el frenado.

    No hace falta decir que los riesgos de accidentes y derrapes se multiplican. Si el servofreno no funciona, es imperativo cambiarlo sin perder tiempo. Aquí te presentamos la lista de fallas:

    1. Pedal de freno duro y difícil de activar

    Esta es la falla más común del servofreno. Por lo general indica problemas de vacío en el sistema. Si el servofreno no tiene el suficiente vacío, el pedal se hace muy difícil de empujar.

    Si tienes suerte, puede ser problemas en la línea de vacío, aunque lo ideal es revisar todo el sistema.

    2. Existe un retardo en el frenado del coche

    Esto generalmente pasa en los modelos de reforzador de freno que tienen integrado un filtro como parte de su sistema. Este filtro se puede obstruir con el tiempo, y hace que el servofreno se retrase en su acción.

    Si el servofreno se activa con un ligero retraso, el coche no frenará exactamente en el momento que lo necesites, y esto aumenta el riesgo de accidente. Se debe llevar el coche a un taller especializado que revise el sistema y cambie el filtro.

    3. Cambio de posición del pedal

    Si notas que el pedal del freno poco a poco ha cambiado de altura en su posición habitual, esto indica problemas en el servofreno. Por lo general, con esta falla verás el pedal más arriba. También lo sentirás más duro de activar.

    Debes intervenir el sistema de inmediato. Lleva el coche a tu técnico de confianza.

    4. La acción de frenado es más extensa

    Esto es lo que se conoce como “frenos largos”, en los que el frenado se realiza pero en un tiempo y trayecto más largo del necesario. Da la sensación de accionar pero de forma más lenta de lo habitual.

    5. En el frenado, el pedal llega hasta el piso

    Esto puede ser indicativo de pérdida de líquido de freno en el sistema, pero también puede ser un servofreno con problemas. Lo ideal es hacer revisar con personal cualificado.

    6. Ruido de aire al pisar el pedal

    Cuando el pedal suena como un ruido de aire escapando o un silbido cada vez que lo pisas, es porque el servofreno tiene una fuga de vacío que hace que pierda eficiencia. Esta es otra falla que necesita intervención técnica de inmediato.

    7. Disminución de las RPM del motor al pisar el pedal

    El servomotor, para su funcionamiento, necesita vacío generado por el motor. Pero si el servofreno tiene algún problema interno, puede exigir más vacío del necesario, afectando el desempeño del motor.

    Esto se nota cuando pisas el pedal del freno, y el motor se ralentiza. No es una falla grave inmediata, pero ya está avisando que está funcionando mal y que puede dañarse de un momento a otro.

    Incluso, puede darse el caso de que al pisar el freno, el motor en ralentí, se apague. Esto, sin duda, es una falla en el servofreno y debes gestionar su reparación lo antes posible.

    También te puede interesar: Las 30 Fallas Comunes de la Ford F150

    Funcionamiento del Servofreno en el Sistema de Frenado

    Hoy en día, el servofreno por vacío es el más común en los automóviles. Se llama así porque utiliza vacío, que se crea en los conductos de succión y el motor para un frenado más eficiente.

    El servofreno está compuesto por una bomba, un cuerpo neumático principal y un grupo de ajuste, luego se conecta mediante varillas y palancas al pedal del freno.

    Cuando el conductor presiona este último, transmitirá presión al servofreno, que a su vez transferirá una fuerza multiplicada desde la palanca inicial al cilindro maestro, que impulsará el líquido de frenos a ambos frenos (delantero y trasero) a través de las líneas hidráulicas.

    Los servofrenos de vacío montados en controles hidráulicos son una parte integral del circuito hidráulico para controlar los frenos. Su acción amplifica la del conductor sobre el pedal cuando el motor está en marcha.

    Si el motor está parado, la acción del servofreno es cero. Aún es posible frenar, pero con una mayor fuerza en el pedal del freno.

    Independientemente de las soluciones técnicas que se adopten, todos los dispositivos incluyen una servoválvula, un cilindro de vacío y un pistón de empuje hidráulico.

    Dependiendo del caso, el pistón hidráulico es independiente del cilindro maestro controlado por el pedal (Hydrovac), o constituye, por el contrario, tanto el cilindro maestro como el dispositivo de servofreno.

    Las 7 Fallas más Comunes del Servofreno
    Ubicación del Servofreno en el coche

    Partes del Servofreno

    La fuerza proporcionada por el servofreno debe ser proporcional a la ejercida por el conductor en su pedal de freno. El amplificador de vacío consta de las siguientes partes esenciales:

    El cilindro de control

    El cilindro de control, de diámetro bastante grande, tiene un pistón que forma parte integrante de un vástago central destinado a transmitir el empuje de este pistón.

    El pistón se mantiene en reposo en un extremo mediante un resorte helicoidal montado concéntricamente al cilindro. La acción del vacío produce una diferencia de presión en una de las caras del pistón, lo que provoca el desplazamiento de este último con su varilla de empuje central.

    La fuerza de empuje ejercida sobre el vástago central del pistón es función de la diferencia de presión entre las dos caras del pistón: cuanto mayor es esta diferencia, mayor es el empuje y mayor la acción del servofreno.

    La diferencia de presión ejercida sobre el pistón se mide en proporción a la fuerza producida por el conductor sobre el pedal del freno, mediante una servo-válvula.

    Algunos servofrenos incluyen, en lugar del cilindro y su pistón, una cámara circular de gran diámetro provista en su centro de una membrana acoplada a la varilla de empuje central.

    La membrana, en reposo, se mantiene en un extremo de la cámara por medio de un resorte helicoidal. El principio de funcionamiento es idéntico al del dispositivo con pistón, el empuje en el vástago central se produce por la diferencia de presión en las caras de la membrana.

    Cualquiera que sea el sistema que se utilice, la varilla central actúa sobre un cilindro maestro de freno hidráulico.

    El dispositivo de servo-control

    El dispositivo de servo-control consta de dos válvulas integrales, una de las cuales se comunica con el canal de vacío y la otra con el aire libre. En una dirección, mover las válvulas primero cierra un paso y luego abre el otro.

    En la dirección opuesta, el pasaje que estaba abierto se cierra y el pasaje opuesto, cerrado, se abre a su vez. Sin embargo, en una posición intermedia, determinada exactamente, los dos pasos están cerrados al mismo tiempo.

    Esta posición de equilibrio es adoptada por las dos válvulas cuando el vacío en el cilindro de control del servofreno provoca un empuje proporcional a la fuerza ejercida por el conductor sobre el pedal.

    Para lograr este servo-control del servofreno, las dos válvulas son controladas por el pedal del freno o por medio del circuito hidráulico.

    Una membrana sensible a la variación de presión que actúa en el cilindro corrige la posición de las válvulas. Por lo tanto, si el conductor frena lo suficientemente fuerte, desplaza fuertemente las dos servo-válvulas.

    Por el contrario, si ejerce una presión moderada sobre el pedal, las dos válvulas se desvían ligeramente de su posición de equilibrio y vuelven a su posición media, gracias a la membrana del dispositivo, en cuanto se produce una pequeña diferencia de presión en el cilindro de freno.

    Una pequeña diferencia de presión da como resultado una acción débil del servofreno, mientras que una gran diferencia de presión provoca una gran fuerza de frenado en la varilla de empuje central.

    Cuando se sueltan los frenos, las válvulas se mueven en la dirección opuesta al apriete, atenuando así la diferencia de presión hasta la liberación del servofreno.

    El dispositivo Hydrovac

    Independientemente del pedal del freno, el dispositivo Hydrovac no tiene partes móviles externas y se puede colocar en casi cualquier lugar. La línea desde el cilindro maestro del freno controlado por el pedal debe pasar a través del Hydrovac.

    Este dispositivo aumenta la fuerza de frenado que ejerce el conductor gracias al vacío que se extrae del colector de admisión del motor. El cilindro de vacío, de un diámetro bastante grande, tiene un pistón conectado mecánicamente al pistón hidráulico de un cilindro maestro unido al dispositivo.

    La membrana de la servo-válvula está asociada a una válvula doble. Este diafragma está integrado con un pistón que está sujeto a la presión hidráulica del pedal del freno.

    El Bloque de cilindros servo-maestro

    Este dispositivo reúne en una sola unidad el control del pedal de freno, la servo-válvula, el pistón del servofreno y el cilindro maestro del freno hidráulico. La varilla de empuje del pedal acciona directamente la servo-válvula colocada al lado del pistón del servofreno o dentro del pistón mismo.

    Cuando el conductor presiona el pedal, el servofreno se mueve y tiende a cerrar la servo-válvula, lo que limita la acción del freno, dependiendo de la “presión” del pedal. La acción completa del vacío en el servo solo se obtiene si se presiona fuertemente el pedal.

    ¿Cómo Cambiar el Servofreno?

    Debes saber que reemplazar un servofreno no es muy complejo, pero requiere cierta habilidad y mucha paciencia ya que los pasos son bastante largos. De hecho, primero se debe desmontar el antiguo antes de poder instalar el nuevo. Con respecto al desmontaje, es imperativo seguir el siguiente procedimiento:

    • Vacía el líquido de frenos del sistema. Chequea el estado y comprueba si amerita cambio o lo puedes volver a usar.
    • Quita el cilindro maestro. Esto lo puedes hacer aflojando los tornillos de sujeción con una llave combinada.
    • Desconecta los conductos de aire y la guaya de control y selección de marchas si es necesario. En algunos modelos este paso debes obviarlo.
    • Quita las protecciones del salpicadero si es necesario para facilitar el trabajo.
    • Quita la cubierta de plástico detrás del pedal de freno.
    • Quita la varilla de empuje del pedal. Generalmente está unida al pedal, con un clip o anillo de retención.
    • Baja el Servofreno. Para esto debes aflojar y quitar los tornillos que fijan el servofreno.

    Para montar el nuevo servofreno, todo lo que tiene que hacer es repetir los pasos mencionados anteriormente, pero en orden inverso.

    Por otro lado, es necesario llenar el circuito de frenos con el aceite recomendado y luego bombear el pedal del freno varias veces antes de realizar un rodaje o una prueba en carretera.

    Cuando el conductor suelta el pedal, la válvula deja entrar aire por detrás del servofreno y éste, bajo el efecto de un resorte, vuelve a su posición inicial. La servo-válvula, el servofreno y el cilindro maestro están colocados uno cerca del otro.

    En los coches con motor diésel, el vacío necesario para que funcione el servofreno se proporciona mediante una bomba de vacío controlada por el motor del vehículo. Suele ser una bomba de paletas.

    Las 7 Fallas más Comunes del Servofreno
    Servofreno instalado

    Para Finalizar

    También te puede interesar: Las 6 Fallas Comunes del Convertidor de Par

    En el mercado de las autopartes y los coches, existe una gran cantidad de configuraciones, modelos y tipos de servofrenos. Pero todos funcionan bajo el mismo principio.

    Las fallas aquí reseñadas son las más comunes, pero no significa que sean las únicas. Se pueden dar fallas de servofreno con algunas características diferentes, y que debes comprobar mejor con la ayuda de técnicos especializados.

    Debemos hacer énfasis en la necesidad de realizar la reparación y/o cambio de inmediato, al presentarse alguna de estas fallas. El sistema de frenado forma parte del sistema de seguridad de tu coche, y debe funcionar perfectamente para evitar accidentes.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir