Las 7 Fallas Comunes del Radiador

Antes de pasar a decirte cómo puedes diagnosticar las Fallas Comunes del Radiador, te explicaremos exactamente qué es un radiador y qué hace. Si sale vapor de debajo del capó, una luz de advertencia de temperatura se ilumina en rojo brillante en el tablero o la aguja en el indicador de temperatura se acerca a la marca alta, es hora de salir de la carretera y apagar el motor lo antes posible.

Los problemas en el sistema de refrigeración del coche son especialmente de atención por afectar directamente el motor del coche, el componente más costoso de reparar. Y el radiador es parte fundamental de la refrigeración del motor.

Fallas Comunes del Radiador
Radiador
Índice()

    ¿Qué es un Radiador?

    El radiador del automóvil es un componente del sistema de enfriamiento que mantiene el motor de tu vehículo funcionando a temperaturas ideales. Este intercambiador de calor está ubicado en la parte delantera del automóvil y contiene dos tanques de agua conectados por muchos tubos estrechos.

    El refrigerante caliente sale del motor y se bombea a través de uno de los tanques hasta el núcleo. A medida que el automóvil se mueve, se fuerza aire más frío entre todos los tubos estrechos. Esta acción extrae el calor del refrigerante. El fluido enfriado luego se bombea fuera del radiador y regresa al motor, completando el ciclo e iniciándolo nuevamente.

    ¿Cómo Funciona el Radiador?

    Los radiadores son intercambiadores de calor. El refrigerante se bombea alrededor del motor, recogiendo energía térmica a medida que atraviesa las diferentes partes y sistemas.

    El radiador, que generalmente está hecho de aluminio o algún metal altamente conductor, luego canaliza este refrigerante en tubos delgados, a menudo conocidos como aletas, que están expuestos al aire que corre por la parte delantera del automóvil.

    El exterior del metal se enfría, lo que disipa la energía térmica del refrigerante, enfriando a su vez el líquido. Este líquido frío luego se recircula en el motor para recoger más calor y ayudar aún más al proceso de enfriamiento.

    Debido a que el radiador usa tubos delgados y un sistema de bomba de refrigerante, es propenso a fallas y bloqueos con el tiempo. Muchos problemas que ocurren en el radiador se pueden resolver con una acción temprana y la debida diligencia.

    Debido a que el radiador es tan importante para el motor, vigilar su rendimiento debería ser una preocupación para todos los propietarios de coches.

    Fallas comunes del radiador

    Todo coche produce calor. No solo de la combustión en el motor, sino también de las piezas que se mueven rápidamente, como los cojinetes de las ruedas. Sin un enfriamiento adecuado, tu automóvil podría sobrecalentarse o incluso incendiarse.

    Tu radiador es la defensa número uno contra las altas temperaturas del motor, entonces, ¿Cómo puedes asegurarte de que esta pieza funcione correctamente? Y lo que es más importante, ¿Cuáles son las señales de que tu radiador podría estar sufriendo problemas?

    1. Calentamiento excesivo

    Cuando falla el radiador, lo más probable es que el automóvil se sobrecaliente. Es posible que veas vapor saliendo del motor o que el indicador de temperatura te indique constantemente que el motor se está calentando demasiado.

    Normalmente, los automóviles operan alrededor de 90ºC a 105ºC. Si comienzan a calentarse más, pueden ocurrir daños en todo el motor. Ten en cuenta que en el verano, es probable que las temperaturas suban por encima de la marca de calor alto, debido al clima más cálido.

    Sin embargo, las lecturas consistentes de tu medidor de calor deben tomarse como un indicador de que hay algún tipo de problema con el radiador.

    Si experimentas un sobrecalentamiento constante, entonces podría deberse a que el radiador se está corroyendo internamente debido a la oxidación, la acumulación de depósitos internos o los desechos que impiden que el refrigerante circule correctamente dentro del motor.

    ¿Qué puedo hacer?

    Aborda el problema de inmediato, ya que es probable que reparar un radiador sea menos costoso que reparar otras partes importantes del motor que se dañarán por un enfriamiento ineficiente.

    En primer lugar, sin embargo, puedes verificar y reemplazar el refrigerante en casa, y ver si esto tiene algún efecto, para asegurarte de que no sea simplemente un problema con refrigerante sucio o viejo.

    Si reemplazar el refrigerante no tiene ningún efecto, acude a un mecánico para que revise el radiador. También ten en cuenta que todos los demás problemas de esta lista provocarán un sobrecalentamiento, por lo que, si lo prefieres, asegúrate de verificar los otros síntomas antes de llevar el automóvil al garaje.

    2. Fugas de refrigerante

    ¿Has observado manchas de refrigerante de colores brillantes en las áreas donde tu automóvil ha estado estacionado durante la noche? Esto podría deberse a fugas o grietas en el radiador.

    También puede pasar, que estás agregando refrigerante al radiador con más regularidad de lo habitual, en respuesta a la luz de bajo nivel de refrigerante. Esto sin lugar a dudas es un indicativo de fuga, ya que el refrigerante no es necesario reponerlo tan seguido.

    La carcasa o las aletas de enfriamiento en el radiador pueden acumular daños con el tiempo, especialmente si el radiador se obstruye debido a una fuerte acumulación de óxido.

    El uso de refrigerante o agua del grifo de baja calidad, en lugar de agua destilada, puede agregar contaminantes al refrigerante que aumentan las posibilidades de que se acumule óxido. La falta de enjuague regular del radiador también puede aumentar el óxido.

    Fallas Comunes del Radiador
    Mantén el nivel de refrigerante

    ¿Qué puedo hacer?

    Si no resuelves los problemas con el sistema de refrigeración rápidamente, esto podría provocar daños por golpe en el motor debido al sobrecalentamiento. Lleva tu vehículo a un mecánico profesional, quien realizará una prueba de presión con tinte de color para determinar si el radiador está roto, lo que podría significar un radiador de reemplazo.

    3. Acumulación de lodos

    Si tu refrigerante parece descolorido, a menudo un color de aceite oxidado, entonces debes investigar más a fondo, ya que esto puede significar que no está circulando correctamente en tu motor.

    A menudo, la comprobación del depósito de desbordamiento del refrigerante puede ser clave para comprobar rápidamente el estado del refrigerante.

    Con el tiempo, a medida que ocurren problemas en el radiador, esto puede evitar que el refrigerante circule de manera efectiva dentro del motor, lo que lleva a la acumulación de lodos dentro del sistema.

    Una causa puede ser un problema del enfriador de la transmisión dentro del radiador. Con el tiempo, la barrera entre el líquido de la transmisión y el refrigerante se erosiona y causa contaminación.

    ¿Qué puedo hacer?

    En primer lugar, si el problema no es tan grave, puedes realizar un lavado del radiador para eliminar el refrigerante viejo, ya que esto puede resolver el problema.

    Si esto no resuelve el problema, ten en cuenta que puede haber muchas causas de contaminación del refrigerante dentro de tu motor. Independientemente del culpable, el refrigerante degradado no ayudará a disipar el calor del motor. Acude al mecánico que podrá proporcionar un diagnóstico adecuado y asesorarte sobre una solución.

    4. Aletas exteriores del radiador bloqueadas

    El sistema bombea refrigerante caliente a los tubos delgados de metal en las aletas en la parte delantera del automóvil. El aire enfría rápidamente el metal y, a su vez, reduce el calor del refrigerante en el interior.

    Este es el mecanismo clave que permite que el automóvil regule el calor. Si las aletas se bloquean, el aire no puede circular también, lo que impide la pérdida de calor necesaria para mantener el sistema trabajando de forma óptima.

    Todo lo que esté en el aire puede quedar atrapado en las aletas. Desde pedazos más grandes de polen, insectos, suciedad, hojas o incluso hollín, todas estas partículas pueden alojarse entre las aletas y, con el tiempo, a medida que se acumulan los bloqueos, estos a su vez pueden atrapar aún más material.

    Incluso parte de ese material, puede doblar las aletas, empeorando la situación.

    ¿Qué puedo hacer?

    Afortunadamente, este es uno de los problemas más sencillos de solucionar de nuestra lista. Retira cualquier cubierta del radiador y usa una manguera de jardín con una boquilla difusora para eliminar cualquier residuo atascado en el radiador.

    También existen peines para aletas que te pueden ayudar en la limpieza de las aletas.

    5. Aletas de radiador dobladas o dañadas

    Si las aletas del radiador se dañan, las roturas y dobladuras en el metal pueden bloquear e impedir que el flujo de aire llegue al refrigerante.

    Acabamos de ver cómo las partículas pueden bloquear las aletas del radiador. Los trozos más grandes de roca o grava que se desprenden de estas delicadas piezas de metal también pueden causar daños, dobleces y deformaciones. Incluso es posible que los problemas se originen durante un proceso de limpieza o trabajos de mantenimiento.

    ¿Qué puedo hacer?

    Si crees que el daño a las aletas es pequeño, entonces es posible usar alicates de pico de pato para enderezar las áreas problemáticas, agarrando la sección dañada con las puntas planas en las mandíbulas, usa el alicate para aplanar suavemente cada aleta. O el mismo peine de aleta que usaste para la limpieza.

    Si el daño es extenso, es preferible reemplazar el radiador.

    6. Problemas con la calefacción

    ¿Estás notando que el motor ha estado funcionando durante un tiempo, pero no sale suficiente calor por las rejillas de ventilación traseras? De hecho, podrías estar buscando un problema con un radiador obstruido.

    Si el núcleo del calentador del radiador está obstruido o tiene una fuga, entonces la falta de refrigerante caliente en el núcleo del radiador puede provocar que no se caliente suficiente aire para elevar la temperatura en la cabina del automóvil.

    ¿Qué puedo hacer?

    Comprueba el termostato para asegurarte de que este no sea el problema principal. Si el termostato parece estar funcionando correctamente, entonces debes revisar el radiador.

    7. Manguera de radiador colapsada

    ¿Notas problemas con el sobrecalentamiento de tu automóvil a altas revoluciones o a alta velocidad en la carretera abierta? Aunque este problema es difícil de diagnosticar, podría deberse a una manguera del radiador colapsada.

    La mayoría de los colapsos de mangueras son causados por una tapa del radiador defectuosa que crea un vacío. Las tapas están diseñadas para liberar parte de la presión negativa causada por la contracción del refrigerante.

    Si esto no sucede, puede colapsar la manguera del radiador.

    ¿Qué puedo hacer?

    En la mayoría de los casos, este problema se puede solucionar simplemente limpiando la tapa vieja del radiador o comprando una nueva. Sin embargo, si el problema del sobrecalentamiento no desaparece, puede ser aconsejable que un mecánico revise el sistema de refrigeración antes de que se produzcan más daños.

    También te puede interesar: La Culata del Motor. Función, Características y Tipos

    Cómo Diagnosticar un Radiador Defectuoso

    Con tantos componentes trabajando juntos, no puedes ir directamente al radiador, a menos que ya sepas que es parte del problema. Debes realizar una serie de comprobaciones para dar con la falla.

    1. Revisión del termostato

    Para un control adecuado de la temperatura del motor, el termostato debe hacer su trabajo. Puedes encontrar esta pieza al final de la manguera superior del radiador.

    Regula el flujo de refrigerante a través del sistema de refrigeración. Cuando las temperaturas alcanzan el punto deseado, se abre para permitir que el fluido del sistema de enfriamiento fluya libremente. Cuando tu radiador deja de funcionar correctamente, hay una presión adicional en el termostato. Esto conduce a un mal funcionamiento.

    La válvula comúnmente se atasca cerrada o abierta. Cuando no se abre, el motor se sobrecalienta. Tocar las mangueras del radiador le permite saber si el termostato está atascado. La manguera superior debe estar caliente mientras que la inferior estará fría.

    Si el termostato se atasca abierto, tu motor nunca alcanzará la temperatura adecuada. Esto hace que uses más combustible. Por eso es imperativo que arregles un radiador defectuoso de inmediato. De lo contrario, podría dañar tu motor y estos otros componentes del sistema de enfriamiento.

    Para comprobar el funcionamiento del termostato, necesitarás una pistola de temperatura infrarroja. Luego, sigue estos sencillos pasos:

    1. Calienta el motor de tu coche. Dale suficiente tiempo.
    2. Busca las mangueras del radiador. Hay una manguera de radiador superior e inferior en tu automóvil.
    3. Escanea las temperaturas de la manguera del radiador con la pistola de infrarrojos. Espera a que tu motor se sobrecaliente y mide ambas mangueras.
    4. Si ambas mangueras permanecen frías, o solo una se calienta, entonces tienes un termostato defectuoso. No intentes tocar las mangueras. Obviamente, pueden calentarse mucho y podrías quemarte la mano.

    2. Revisión de radiador obstruido

    Si tu radiador tiene una obstrucción interna, el flujo de refrigerante está restringido. Si tiene una obstrucción externa, puede hacer que el flujo de aire se restrinja y provoque un sobrecalentamiento. Esto es lo que debes hacer para verificar:

    1. Tu motor debe estar frío. Déjalo estacionado y apagado hasta que no esté nada caliente.
    2. Mira dentro del radiador. Debes quitar la tapa e inspeccionar si hay escombros. Si tienes una obstrucción interna, deberá reemplazar el radiador.
    3. Busca obstrucciones externas. Examina la parte delantera de tu radiador en busca de escombros que podrían haberlo obstruido. Deberías poder limpiar una obstrucción externa con una manguera de jardín o aire comprimido.
    Fallas Comunes del Radiador
    Radiador visible en su posición

    3. Revisión de fuga del sistema de refrigeración

    Si hay una fuga en el sistema de enfriamiento, tu motor se sobrecalentará. Debes reparar esto de inmediato si deseas evitar daños mayores. Para realizar esta verificación, necesitarás un probador de presión del sistema de enfriamiento y un kit de tinte refrigerante.

    1. Enfría el motor completamente.
    2. Quita la tapa de presión y colócala en un lugar seguro.
    3. Sigue las instrucciones del fabricante y aplica presión con tu probador. No excedas lo que está escrito en la tapa del radiador.
    4. Examina el sistema en busca de una fuga.
    5. Si es necesario, agrega un poco de tinte refrigerante después de quitar tu probador.
    6. Vuelve a poner la tapa del radiador y enciende el motor.
    7. Debes estar atento a una fuga revisando si el tinte se nota. A veces, se necesitan días de conducción regular hasta que veas el tinte, esto indica una fuga lenta.

    4. Revisión de tapa de presión del sistema de enfriamiento defectuosa

    ¿Puede una tapa del radiador en mal estado causar sobrecalentamiento? Si. Si la tapa no mantiene la presión, el refrigerante comienza a hervir y provoca un sobrecalentamiento del motor.

    Mantén tu probador de presión del sistema a mano para esta verificación también.

    1. Enfría el motor completamente.
    2. Desenrosca la tapa de presión y retírala.
    3. Usa el probador de presión en la tapa. Asegúrate de que contenga la cantidad recomendada de presión, según la tapa. Si no, reemplázala.

    5. Revisión de bomba de agua averiada

    Necesitas una bomba de agua operativa para mover el refrigerante a los conductos y mangueras de tu sistema de enfriamiento. Si llega a existir un sobrecalentamiento por cualquier motivo, la bomba lo sufre, y comenzarás a ver fugas de refrigerante por su sello.

    Otra situación que hace fallar a la bomba, es trabajar en vacío o con burbujas de aire. Por eso, el sistema de refrigeración debe tener el nivel indicado de refrigerante, y no tener restos de aire.

    Cuando una bomba de agua se daña, no hace circular la cantidad adecuada de refrigerante. Esto también provoca un sobrecalentamiento del motor. No querrás verificar esto hasta que hayas realizado primero la inspección del termostato.

    1. Enfría el motor completamente.
    2. Quita la tapa de presión.
    3. Arranca el motor y observa el refrigerante para ver si comienza a circular.
    4. Si no se mueve, podrías necesitar una bomba de agua.
    5. Mira la bomba de agua. Puede que tenga signos de una fuga. Busca manchas húmedas o residuos secos de color verde o blanco.

    6. Revisión del ventilador del radiador defectuoso

    Cuando falla el ventilador de enfriamiento, tu motor se sobrecalienta.

    1. Aparca el coche.
    2. Busca el ventilador de enfriamiento. Puede ser mecánico o eléctrico, pero el motor lo impulsa.
    3. Arranca el automóvil y deja que el motor se caliente.
    4. Cuando la temperatura del motor suba más de lo normal, inspecciona el ventilador de enfriamiento. Si no se enciende o parece que va lento, este podría ser su problema. Para un ventilador mecánico, debes reemplazar el embrague. Con un ventilador eléctrico, primero debes diagnosticar el circuito.

    7. Revisión de la junta de culata defectuosa

    El problema que nadie quiere tener es un problema interno con el motor, pero sucede a menudo. La forma de evitarlo es reparar los defectos del sistema de refrigeración de inmediato.

    Para realizar esta verificación, necesitarás un kit de prueba de bloque.

    1. Enfría el motor.
    2. Retira la tapa del radiador.
    3. Conecta tu probador de bloques. Asegúrate de seguir las especificaciones del fabricante.
    4. Debes estar atento a la indicación de los gases de combustión en tu sistema de enfriamiento. Si muestra evidencia de gases, debes desmontar la culata para solucionar problemas adicionales.

    Como puedes ver, averiguar si tienes un radiador defectuoso es más complicado que simplemente mirar la pieza. Esto se debe a que el sistema de refrigeración contiene varios componentes y, cuando un aspecto no funciona correctamente, provoca los mismos síntomas. No se puede decir automáticamente que un termostato o radiador es el culpable solo porque el motor se sobrecalienta.

    8. Revisión del núcleo del calentador

    Si alguna vez has visto el núcleo del calentador, sabrás que parece un radiador pequeño. En el interior, incluso funciona igual. El trabajo principal del núcleo de un calentador es producir aire caliente para tu cabina. Cuando la suciedad se atasca en los tubos del núcleo del calentador, no se puede calentar.

    Además, cuando el motor comienza a sobrecalentarse, el núcleo del calentador falla a temperaturas y presiones intensas. Las ventanas del automóvil comienzan a empañarse y las tablas del piso pueden permanecer mojadas por una fuga.

    Cómo Cambiar el Radiador de tu Coche

    Antes de reemplazar tu radiador, el primer paso es revisar las mangueras y los clips. Podría ser que uno de estos se haya deteriorado y, por lo tanto, provoque una fuga de líquido dentro del motor.

    Inspecciona todas las mangueras en busca de grietas o fatiga y observa los clips en busca de signos de corrosión. Estas piezas se pueden reparar de forma relativamente económica.

    Sin embargo, si encuentras que la falla está dentro del propio radiador, debes realizar un cambio. Entonces haz un dibujo detallado de cómo estas mangueras y clips se unen al radiador, lo que facilitará su reinstalación después del proceso de reemplazo.

    1. Purga todo el refrigerante del sistema

    Puedes hacerlo por el tapón de purga del mismo radiador, o desconectando una de las mangueras inferiores del sistema. Coloca un balde debajo para recoger todo el refrigerante de tu coche. Si el líquido que queda dentro del radiador no fluye, introduce suavemente un trozo de cable en el orificio del tapón, lo que debería ayudar a que el líquido fluya desde la pieza.

    Muchos automóviles con transmisión automática también usan el radiador para enfriar el líquido de la transmisión, así que ten cuidado al quitar estos tubos y usa un balde o bandeja para recolectar cualquier exceso de líquido que aún esté dentro del sistema.

    2. Retira las conexiones del ventilador y la batería

    La siguiente etapa en el proceso es mirar el ventilador. Este será extraíble o atornillado a la unidad. Debe existir más información sobre esto en el manual del propietario.

    Si puedes quitar el ventilador, quítalo del radiador junto con el protector contra salpicaduras si tu vehículo tiene uno. También es importante quitar las conexiones de la batería antes de comenzar a drenar el refrigerante. Esto por seguridad.

    3. Bajar el radiador dañado

    Después de desconectar las mangueras del radiador, asegúralas con una pequeña bolsa de plástico y una goma elástica. Esto evitará que entre suciedad en el sistema de refrigeración de tu automóvil.

    Retira el radiador de su base, desenroscando los tornillos que sujetan la pieza en su lugar. Este debería ser un proceso rápido y sencillo. Luego desliza suavemente el radiador hacia afuera.

    Puede darse el caso de que haya ciertos pernos ocultos a la vista en la parte inferior de la unidad. En casos particularmente complicados, consulta el manual del propietario para obtener más detalles sobre cómo quitar la pieza.

    También se puede dar el caso en el que debas desarmar otros componentes del coche para poder sacar el radiador de su posición, debido al espacio necesario. Procede con cautela y en caso de dudas, haz un croquis de lo que necesitas desarmar, o tómale una foto.

    4. Montar el radiador nuevo

    Desliza el radiador de repuesto a la posición correcta y asegúralo. Luego instala todas aquellas piezas o sistemas que hayas bajado para poder sacar el radiador.

    Reemplaza las mangueras por unas nuevas y realiza la conexión al sistema refrigerante. Luego llena la pieza con refrigerante. Ahora debes probar el sistema de refrigeración haciendo funcionar tu automóvil e inspeccionando los clips y las mangueras en busca de más fugas cuando el motor está apagado.

    Si todas las señales son claras, entonces el reemplazo ha sido exitoso y tu automóvil está listo para funcionar.

    Un Plan de 3 Pasos para Evitar Problemas con el Radiador

    De alguna manera, todas las fallas del sistema de refrigerante, están relacionadas entre sí. Haz las siguientes tres cosas y le darás a tu radiador la mejor oportunidad para un rendimiento sin problemas:

    Cambia el refrigerante cada 40.000 kilómetros. Esto evitará la oxidación y también minimizará la acumulación de depósitos minerales.

    Revisa las mangueras y abrazaderas con regularidad. Una grieta, una abrazadera suelta, un orificio pequeño u otro problema deben abordarse de inmediato.

    Realiza un programa de revisión de refrigerante regular. Aproximadamente cada semana, asegúrate de que el nivel de refrigerante de tu radiador esté lleno. Si es necesario, agrega refrigerante adicional al tanque de desbordamiento. Y controla el indicador de temperatura del motor mientras conduces.

    ¿Puedo Conducir con Una Falla de Radiador?

    También te puede interesar: El Sistema de Refrigeración del Coche. Componentes, Tipos, Consejos

    Tu radiador es uno de los héroes anónimos del motor. Es responsable de las funciones esenciales de intercambio de calor en el sistema de enfriamiento de tu automóvil. Trabajando en conjunto con el termostato y la bomba de agua, el radiador juega un papel importante en la distribución del refrigerante y también en el mantenimiento de la temperatura del refrigerante.

    Un radiador de bajo rendimiento tiene efectos muy nocivos para tu coche. El sobrecalentamiento, por ejemplo, puede dañar la junta de la culata, y acelerar el proceso de desgaste interno. Continuar conduciendo con una falla en el radiador y un sobrecalentamiento, te acarreará un gasto considerable a la hora de reparar.

    Lo recomendable es detener el coche al detectar el sobrecalentamiento, y dejar que el motor se enfríe. Luego, si no puedes mantenerlo a una temperatura normal de trabajo, debes buscar una grúa y remolcarlo hasta tu taller de confianza.

    Un radiador está diseñado para durar toda la vida útil del vehículo, pero eso no siempre sucede. A veces puede fallar y requerir reemplazo mucho antes. Pero si se mantiene adecuadamente, tu radiador debería durar entre 8 y 10 años.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir