Las 8 Fallas Comunes del Mini Cooper

Elegante, deportivo y único, el Mini Cooper es fácilmente uno de los autos más reconocidos del mundo. Si bien son bastante divertidos y es un placer conducirlos, los nuevos propietarios querrán estar atentos a algunas Fallas Comunes del Mini Cooper.

El Mini Cooper es uno de los vehículos más conocidos en la carretera y un verdadero símbolo icónico de la actitud y el ingenio ingleses hacia el diseño de automóviles.

Desde las versiones clásicas que tomaron al mundo por asalto en los Rallys de París hasta el Dakar de antaño hasta los nuevos coches escolares rediseñados que circulan hoy en día, este es un vehículo que hace una declaración de estilo donde se encuentre.

Las 8 Fallas Comunes del Mini Cooper
Las 8 Fallas Comunes del Mini Cooper
Índice()

    Fallas Comunes del Mini Cooper

    Sin embargo, el Mini Cooper está lejos de ser perfecto. Hay una serie de fallas comunes que pueden ocurrir en un vehículo y su reparación podría costar una cantidad considerable de dinero.

    En la siguiente lista exploramos algunos de los problemas comunes que podrían actuar como una pequeña señal de alerta cuando se trata de comprar un modelo de segunda mano.

    1. Soporte del radiador delantero y manguera de refrigerante

    Este es más una prevención que una cura. Existe una debilidad bien conocida en la unidad frontal del Mini Cooper de segunda generación, ya que todo el conjunto que soporta el radiador, el ventilador y el condensador está hecho de plástico.

    Incluso el más mínimo golpe puede causar problemas importantes con esta estructura de soporte. La manguera de refrigerante se encuentra en la parte inferior de esta matriz y es especialmente vulnerable.

    Golpear una acera nunca es algo bueno. Como el Mini Cooper se encuentra un poco más abajo que el promedio de coches, la altura de una acera puede ser un problema para ellos.

    Cualquier golpe significativo en la parte delantera del vehículo puede dañar estos soportes. Los golpes más grandes también pueden dañar la manguera de refrigerante, lo que puede ser bastante costoso y problemático.

    Nuestra recomendación es evitar en lo posible tocar los bordes frontales de estacionamiento con un Mini Cooper. Inspecciona la pieza en busca de grietas y asegúrate de que no haya signos reveladores de daño antes de continuar con la compra.

    2. Ruido y vibración en la cadena de la distribución

    Una de las fallas más comunes con todos los minis de segunda generación, es el problema de la cadena de distribución suelta o floja, y se mostrará como un traqueteo, al arrancar en frío.

    El problema es causado por cambio de aceite poco frecuente y ciertamente es uno que no querrás ignorar, ya que es una reparación importante.

    A medida que la cadena de distribución y el ensamblaje se desgastan, pueden desarrollar un poco de holgura en el mecanismo. Es importante abordar el problema de inmediato, ya que puede provocar rápidamente más daños y mayores gastos si se ignora.

    El mantenimiento preventivo de tu Mini Cooper es importante, y este es un problema que se puede evitar si te mantienes al día.

    También te puede interesar Las 30 Fallas Comunes de la Ford F150

    3. Falla de la bomba de dirección asistida eléctrica

    A lo largo de los años, todos los automóviles han sufrido retiradas del mercado, y uno de los más notables del Mini Cooper ha sido una falla en la bomba de dirección asistida que provocó que varios vehículos fueran retirados del mercado.

    Si experimentas rigidez o respuestas lentas al girar el volante del Mini Cooper durante la prueba de manejo, entonces la bomba de dirección podría ser la culpable. Si bien es poco probable que experimentes este problema debido al retiro del mercado, podría ser un posible factor decisivo.

    El tema ha llegado incluso a plantearse en un retiro del mercado. La bomba de dirección asistida utilizada en el Mini Cooper es propensa a fallar. Por lo general, se atribuye a un nivel bajo de líquido o un ventilador de refrigerante defectuoso.

    Aunque de este caso aún no hay posición oficial por parte de la empresa, la falla sigue presentándose, aunque con menos frecuencia. Si tienes un Mini Cooper, lo recomendable es que inspecciones regularmente el funcionamiento de la bomba para detectar fallas en su rendimiento, o alguna posible fuga. Si tu bomba debe ser reemplazada, generalmente es una buena idea reemplazar las partes relacionadas, como el ventilador del refrigerante y las correas.

    4. Problemas de sincronización variable de válvulas (VVT)

    Otro problema relacionado con los cambios regulares de aceite es la sincronización variable de válvulas que es esencial para el buen funcionamiento del motor.

    Sin un suministro regular de aceite limpio, este intrincado sistema puede llenarse de lodo, bloqueando los pequeños conductos. Este es un problema bastante común en el Mini Cooper, ya que es muy fácil que esta acumulación ocurra en 30 mil o 40 mil kilómetros.

    El ralentí brusco, el estancamiento, todas las dificultades habituales del motor asociadas con la combustión son las señales de alerta que debes tener en cuenta.

    El sistema de sincronización del Mini Cooper requiere una gran cantidad de aceite para funcionar según lo previsto. Si el conjunto de distribución no tiene suficiente aceite, el aumento de la fricción puede provocar daños.

    Para evitar que ocurra este daño, es importante revisar y cambiar el aceite como parte de su mantenimiento de rutina.

    5. Fugas en la bomba de agua y en el termostato

    Una de las partes más vulnerables del Mini Cooper es la bomba de agua y el termostato, que comúnmente se sabe que tiene fugas en el motor después de un uso prolongado.

    Con tendencia a tener fugas, la bomba de agua y la carcasa del termostato deben reemplazarse cada 80.000 kilómetros. Las fugas se presentan desde la misma carcasa, por lo que la solución es, realizare el cambio total de la bomba o del termostato.

    Debes recordar que una bomba de agua con fuga puede presentar problemas en el sistema de refrigeración, lo que puede ocasionar graves problemas en el motor. Con esta falla, lo recomendable es atacarla de inmediato.

    6. Fallo del embrague

    A muchos propietarios de Mini Cooper les gusta conducir su automóvil por las calles del centro de la ciudad, y la naturaleza dura y exigente de este entorno, hace que el embrague pueda fallar.

    Busca un olor revelador a papel quemado y un embrague pegajoso, lo que indica que pueda estar teniendo problemas y probablemente deba reemplazarse.

    A menudo atribuido al desgaste extremo o al uso intenso, una falla del embrague es el lado más serio de los problemas del automóvil y puede generar costosas facturas de reparación.

    Ser consciente de sus limitaciones y conducir con sensatez contribuirá en gran medida a prevenir la falla del embrague de tu Mini Cooper. Por supuesto, cualquier embrague de cualquier marca será susceptible de desgaste y daño por uso, pero debes prestar especial atención al embrague de un Mini-Cooper.

    Las 8 Fallas Comunes del Mini Cooper
    Mini Cooper

    7. Problemas y fallas de transmisión

    No es tanto un fallo del coche en sí, sino un fallo de comunicación del fabricante. Contrariamente a algunas de las instrucciones que el propietario anterior pudo haber recibido con el Mini Cooper, el líquido de la transmisión debe cambiarse cada 50.000 kilómetros.

    Esto si no se hace en el tiempo correcto, podría costarte una gran cantidad de dinero en reparaciones. Los minis de cinco velocidades son más confiables, pero los fabricados antes de 2008 con transmisiones CVT requerirán una inspección más detallada.

    El Mini Cooper ha luchado durante mucho tiempo con problemas de transmisión. El fabricante sugiere que no cambies el líquido de transmisión por cuenta propia. Esto ha provocado problemas para muchos propietarios de Mini, y los mecánicos calificados recomiendan encarecidamente cambiar el líquido de la transmisión a intervalos regulares.

    La transmisión de un Mini Cooper es muy suave y serena al manejar, y parte del secreto se encuentra en la calidad del líquido de transmisión usado originalmente. Si usas otro tipo de líquido, de otra marca o con otras características, la transmisión te fallará.

    Y si dejas que el líquido pierda propiedades al pasarse el tiempo de cambio, también te fallará.

    8. Falla del turbocompresor

    Un problema común pero evitable que vemos con los Mini Cooper es la falla del turbocompresor. Las fallas del turbocompresor pueden ser catastróficas, por lo que es importante abordarlas a la primera señal de un problema. Como su nombre lo indica, un turbocompresor es un dispositivo que aumenta la potencia de salida de un motor.

    La causa principal de la falla del turbocompresor está relacionada con el aceite, generalmente debido a la falta de aceite o al aceite sucio. Las fallas del turbocompresor en los Mini-Cooper parecen ser causadas por los largos intervalos de servicio de aceite.

    Las fallas del turbocompresor pueden ser catastróficas, por lo que es importante abordarlas a la primera señal de un problema. Si experimentas cualquiera de las siguientes señales, es posible que estés en camino de una falla del turbocompresor.

    • Se enciende la luz de verificación del motor.
    • Escuchas un chirrido que suena como metal sobre metal.
    • Experimentas una gran pérdida de poder.

    Conclusión

    También te puede interesar Las 7 Fallas Comunes del Honda CR-V

    El Mini Cooper fue diseñado para ser un placer de conducir y un placer de manejar. Si bien hay algunos problemas a los que debe estar atento, es mejor dejar el trabajo técnico a los profesionales experimentados.

    El Mini Cooper es un vehículo sólido y confiable que se ve bien en la carretera y está respaldado por una ingeniería sólida. Es una excelente elección de automóvil y mantendrá su valor bastante bien en comparación con modelos de tamaño similar de diferentes fabricantes.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir