Las 6 Fallas Comunes de la Sonda Lambda

Las sondas Lambda desempeñan un papel fundamental en la reducción de las emisiones de gases de escape y del consumo de combustible, así como en la optimización del rendimiento del motor. Conocer las fallas comunes de la Sonda Lambda te ayudará a identificarlas y poder tomar los correctivos necesarios.

Saber cuándo ha fallado el sensor de oxígeno o el sensor de O2 de tu automóvil, puede ahorrarte dinero en tarifas de diagnóstico y piezas desperdiciadas. Los sensores de oxígeno son una parte vital del sistema de gestión del motor. Se utilizan para realizar dos funciones críticas. Además, resulta que son fáciles de reemplazar.

Fallas Comunes de la Sonda Lambda
Sonda Lambda
Índice()

    ¿Qué es una Sonda Lambda?

    En términos simples, un sensor lambda mide la cantidad de oxígeno en los gases de escape para garantizar que el motor esté quemando combustible correctamente.

    Los sensores lambda se introdujeron en 1977 para mejorar la eficiencia de los motores de los automóviles. Instalados en vehículos de gasolina y diésel, ayudan a reducir la cantidad de emisiones nocivas, principalmente gases como el monóxido de carbono y contaminantes, producidos por tu automóvil.

    Los sensores están diseñados para funcionar dentro de la legislación gubernamental sobre gases de escape. Debido al papel que desempeñan en el funcionamiento del coche, también son ampliamente conocidos como sensores de oxígeno o sensores de O2.

    Cómo Funciona el Sensor Lambda

    Uno de los sensores más importantes de los automóviles modernos es el sensor de oxígeno. También conocido como sensor de O2, monitorea la cantidad de oxígeno no quemado presente en el escape cuando los gases salen del motor.

    Al monitorear los niveles de oxígeno, el sensor proporciona un medio para medir la mezcla de combustible. El sensor de O2 le permite a la computadora saber si la mezcla de combustible se está quemando rica (no hay suficiente oxígeno) o pobre (demasiado oxígeno).

    Conocer la relación de combustible-aire permite que el motor de tu vehículo realice los cambios necesarios para garantizar que el coche funcione como debería. Esta relación de aire combustible se conoce como relación estequiométrica. Pero la mayoría la conocemos como relación Lambda.

    Corriendo con mezcla rica

    Cuando el coche funciona con mezcla rica, significa que no hay tanto aire en la mezcla como debería. Con una mezcla rica, hay un exceso de combustible sin quemar. El combustible no quemado genera contaminación, lo que estamos tratando de evitar.

    Corriendo con mezcla magra

    Cuando hay demasiado aire en la mezcla de combustible, se crea una mezcla pobre de combustible. Una mezcla de combustible pobre tiende a producir más contaminantes de óxido de nitrógeno. También puede causar un rendimiento deficiente del motor y posibles daños al motor.

    ¿Cómo se corrige la mezcla de combustible?

    Tu automóvil tiene al menos un sensor en su sistema de escape, para medir la cantidad de oxígeno en los humos después de la combustión del combustible.

    En los automóviles modernos, a menudo hay 2 sensores. El primero es directamente después del motor y antes del convertidor catalítico. El segundo se coloca después del convertidor catalítico para monitorear el funcionamiento general.

    Tu sensor lambda convierte la cantidad de oxígeno presente en el escape en una señal eléctrica y envía la señal a la computadora que controla el funcionamiento del motor. La ECU (unidad de control del motor) procesa las lecturas y envía las señales necesarias al motor para realizar las compensaciones de cómo mezclar el combustible y el aire para que la relación vuelva a su punto óptimo.

    El voltaje que crea el sensor opera entre 0.1V y 0.9V. Una lectura de 0,1 V se traduce en una mezcla de combustible pobre y una lectura de 0,9 V, una lectura rica. El voltaje óptimo para una mezcla perfecta es de 0,45 V.

    Fallas Comunes de la Sonda Lambda

    Los sistemas de control de motores de automóviles modernos se basan en la información de varios sensores para regular el rendimiento del motor, así como sus emisiones y otras funciones vitales.

    Cuando estos sensores no brindan información precisa, el conductor puede experimentar un mayor consumo de combustible, problemas de conducción, fallas en las emisiones y otras fallas. Vamos a verlas.

    1. Luz indicadora Check Engine en el tablero

    Una luz de control del motor iluminada, podría ser una señal de un problema más serio, como con el convertidor catalítico, o algo tan pequeño como un tapón de gasolina suelto, por lo que siempre se requiere una mayor investigación.

    Sin embargo, podría indicar que hay un problema con tu sensor lambda o incluso con otra parte de tu sistema de escape o emisiones. Cualquier taller de reparación debe poder leer qué activó la luz de verificación del motor, por medio de un escáner.

    2. Ralentí irregular

    Al existir problemas con el sensor lambda, no llegará la señal correcta a la ECU para realizar las correcciones en el sistema de encendido, afectando directamente el ralentí.

    Cuando el ralentí es irregular, la señal puede estar llegando pero con muchas variaciones, indicando que el sensor puede estar contaminado. En esos casos lo ideal es verificarlo y si es posible, cambiarlo.

    3 Aumento del consumo de combustible

    Si de repente, notas que el coche está consumiendo más combustible de lo normal, puede ser por una falla en el sensor lambda. Este sensor, puede haberse quedado pegado en una señal fija indicando mezcla magra, haciendo creer a la ECU que necesita aumentar el nivel de combustible.

    En estos casos, hay que cambiar la sonda lambda.

    4. Pérdida de potencia

    También puede darse el caso, en el que sientes que el coche ha perdido fuerza. Y aunque esto puede ser por varios motivos, uno de ellos puede ser el sensor lambda. Cuando el sensor lambda se daña y da una señal de mezcla rica fija, la ECU ajustará hacia una mezcla magra, haciendo perder potencia en el motor.

    5. Falla de la prueba de emisión de gases

    Si al realizar la prueba de emisión de gases, no obtienes los resultados esperados, debes comprobar el estado de la sonda lambda y el estado del convertidor catalítico.

    Ambos son los responsables de que el coche no sea tan contaminante. Su buen funcionamiento te asegura pasar la prueba de emisión de gases.

    6. Problemas con el catalizador

    Una falla de sonda lambda de forma continua, puede dañar el catalizador. Por ello, si en la comprobación, notas que el catalizador está dañado o funciona mal, automáticamente debes comprobar también el funcionamiento de la sonda lambda.

    El catalizador por lo general se daña cuando la mezcla es rica en combustible, el sensor no corrige, y aun así se sigue usando el coche. Con el tiempo, el exceso de temperatura daña el catalizador. Es una falla que puedes resolver y sale mucho más económica, si detectas la falla en el sensor lambda y lo cambias.

    También te puede interesar Las 5 Fallas Comunes del Sensor de Detonación

    Tipos de Sondas Lambdas

    Puedes encontrar sensores de oxígeno en dos variantes:

    • unidades de ajuste exacto.
    • sensores universales.

    Los sensores de O2 de ajuste exacto vienen con el arnés de conexión completo y son “plug and play” hechos para una aplicación específica.

    Las unidades universales son simplemente sensores en espiral que requieren que los cortes y empalmes en el sensor original de tu vehículo usando ese conector para cumplir con tu arnés existente.

    Esto permite a los proveedores ofrecer menos números de pieza que cubran una gama más amplia de vehículos y aplicaciones. Otro beneficio adicional de los sensores universales de O2 es que son más rentables que las unidades de ajuste exacto.

    Algunas personas dudan en usar el sensor de tipo universal dado el trabajo necesario para instalarlos. Son más adecuados para vehículos con sensores de fuente más difíciles o combinaciones de motores extrañas.

    Cómo saber si el sensor lambda no funciona correctamente

    El síntoma más común relacionado con un sensor de oxígeno defectuoso es una caída repentina en la economía de combustible de tu vehículo. Otros efectos inmediatamente aparentes de un sensor defectuoso son los cambios drásticos en el rendimiento del motor, la potencia general y la respuesta.

    También es posible un olor de tu escape debido al combustible extra que se consume.

    • Rico olor a combustible del sistema de escape.
    • El rendimiento de tu motor se verá afectado, a menudo fallará, se cortará o no arrancará.
    • Cuando el motor está en ralentí, o simplemente funcionando, se sentirá áspero y lleno de bultos en comparación con lo normal.
    • El rendimiento del motor es deficiente.
    • El consumo de combustible es más alto de lo normal.
    • Tu coche no pasa una prueba de emisiones.
    • La luz de advertencia del motor se ilumina en el tablero.

    Señales de problemas en el sensor lambda

    Siempre que se detecte que una sonda Lambda está contaminada, debe ser sustituida. Sin embargo, tras la sustitución, comprueba siempre el funcionamiento del catalizador. La contaminación puede dañar el catalizador reduciendo su capacidad.

    Otro tipo de contaminación es la de combustible rico, en la que el aspecto del sensor es excesivamente marrón oscuro o negro. Esto se debe a una mezcla incorrecta y rica en combustible, y puede ser causada por un calentador del sensor dañado o un sistema de combustible defectuoso.

    En estas circunstancias, comprueba el sistema de combustible y mide los gases de escape. Comprueba también el control del calentador de la sonda lambda, y sustituye la sonda de ser necesario.

    Fallas Comunes de la Sonda Lambda
    Sonda lambda dañada

    Inspección Visual Inicial de la Sonda Lambda

    • Comprueba si el conector y el cable del sensor están dañados. Cualquier tipo de daño afectará a la señal del sensor.
    • Comprueba si el manguito de protección del sensor presenta signos de daños que puedan indicar una abolladura o una grieta en el interior. Es importante que el elemento del sensor esté intacto para que funcione correctamente.
    • Comprueba que el conector del sensor está limpio intacto y hermético, y que no haya signos de grasa, lubricantes o productos químicos en él. Estos pueden afectar a las delicadas señales de salida del sensor del sensor, que son muy sensibles a la contaminación.

    Cómo Probar una Sonda Lambda

    Hay varias formas de probar una sonda lambda. Vamos a verlas.

    1. Comprobación mediante un probador de gases de escape

    Una forma rápida y sencilla de medir el rendimiento de tu sensor lambda es con un analizador de emisiones de gases. El valor lambda se calcula a partir de la composición cambiante de los gases de escape durante 60 segundos, para comprobar que la relación mantenida siempre funciona a 1.

    2. Comprobación mediante un multímetro

    Debes usar un multímetro de alta impedancia con pantalla digital. El multímetro debe conectarse en paralelo a la línea de señal del sensor y configurarse en 1V o 2V. Cuando enciendas el motor, debería aparecer una lectura entre 0.4 y 0.6V.

    Una vez que el motor alcanza la temperatura, la lectura debe alternar entre 0.1 y 0.9V. La velocidad ideal del motor para obtener las mejores mediciones debe ser de 2500 rpm.

    3. Comprobación mediante un osciloscopio

    Conecta el osciloscopio a la línea de señal. Establece un rango de voltaje de 1 a 5 V, y un tiempo de 1 a 2 segundos y, nuevamente, haz funcionar el motor a 2500 rpm.

    La altura de amplitud de la forma de onda entregará un voltaje máximo y mínimo (0.1 a 0.9V) y el tiempo de respuesta y la duración del período mostrarán la frecuencia (0.5 a 4Hz).

    4. Comprobación mediante un probador de sensor Lambda

    Puedes comprar un dispositivo diseñado exclusivamente para la medición de tu sensor Lambda. Como lo harías con un osciloscopio o multímetro, conecta el probador a la línea de señal, y cuando alcance la temperatura correcta, su lectura se mostrará usando una escala LED.

    Reemplazo de la Sonda Lambda

    Siempre debes verificar la recomendación del fabricante, ya que existen diferentes tipos de sensores y necesitas la opción correcta para tu ECU. Cuando se trata de reemplazar un sensor lambda, aquí hay algunos consejos para una instalación limpia y correcta:

    • Limpia bien la rosca del escape.
    • Aplica solo el tipo correcto y suministrado de grasa a las roscas del sensor. No engrases la punta del sensor.
    • Aprieta el sensor únicamente al par de apriete prescrito. Utiliza una llave dinamométrica con un casquillo adecuado. El exceso de torque es peligroso para cualquier sensor con un elemento calefactor, ya que puede agrietar la cerámica interna y hacer que el sensor falle.

    Aquí te damos un ejemplo de un procedimiento típico de ajuste de un sensor Lambda. Lee el procedimiento completo, puedes obtener algunos consejos útiles.

    Paso 1

    Antes de intentar quitar el antiguo sensor, busca la ubicación del sensor en tu automóvil y revisa alrededor para acceder. Piensa un poco en qué tipo de herramientas pueden entrar allí para quitarlo, y piensa si puedes ingresar allí con los brazos y el cuerpo para girar la herramienta correctamente.

    Revisa si sería mejor atacar el trabajo desde arriba del automóvil o debajo de él. La gran mayoría de los sensores tienen un tamaño de rosca de 18 mm. Esto significa que necesitarás un dado de 22 mm o una llave para quitarlo. Consulta la hoja de datos correspondiente para el tamaño de la rosca.

    Algunos sensores están ubicados en la tubería de bajada en ángulo recto con el piso.

    La capacidad de usar un enchufe estándar está determinada por la longitud del cuerpo del sensor, así que eso también debes comprobarlo antes de realizar cualquier compra.

    Fallas Comunes de la Sonda Lambda
    Ubicación de sonda lambda

    Paso 2

    Desconecta la batería del vehículo, esto es especialmente importante en vehículos con asignaciones de ECU adaptables. La configuración almacenada en la computadora del motor se habrá corrompido por cualquier sensor defectuoso y dejar la batería apagada durante un par de horas restablecerá la ECU a la configuración de fábrica.

    Es posible que algunos sistemas de ECU deban restablecerse con una herramienta de escaneo adecuada.

    Paso 3

    Para acceder al cableado del sensor Lambda, tendremos que retirar la tapa superior del motor. Retira todo lo que necesites para tener un buen acceso a los clips de cableado, arneses, etc.

    Paso 4

    Localiza el conector y retíralo de su clip. Cuanto más largo sea el arnés de cableado, más tiempo llevará este trabajo. Algunos automóviles también tienen un arnés largo debajo del vehículo. Esto no dificulta el trabajo, solo exige más tiempo.

    Paso 5

    Retira el conector de cableado del arnés del vehículo. Presta atención al mecanismo del clip de bloqueo, no lo separes de un tirón, utiliza un par de alicates o un destornillador si es necesario para soltar el mecanismo de bloqueo.

    Algunos mecanismos de bloqueo son más crípticos que otros.

    Paso 6

    Una vez que el mazo de cables esté libre, y antes de atacar el sensor en sí, verifica la longitud del mazo de cables con el nuevo. Verifica también el tipo de conector y finalmente verifica el estado del conector en el lado del vehículo del arnés de cableado.

    Rocía con WD-40 para limpiarlo un poco. Si lo deseas, puedes usar alcohol industrial, limpiador de contactos, limpiador de frenos, limpiador de carburadores, para limpiarlo después. Luego déjalo secar y verifica que los contactos aún estén en buenas condiciones.

    Paso 7

    Coloca la herramienta de extracción en el sensor. Debes estar preparado para algo de resistencia al aflojar el sensor. Si el sensor es difícil de quitar, puedes usar un soplete y líquido penetrante para cambiar el sensor de la misma manera que cualquier otro sujetador agarrotado.

    Solo ten cuidado de limpiar el área cuidadosamente después; los contaminantes no son buenos para el nuevo sensor. Si usas un soplete, no derritas nada. Utiliza una pequeña placa de metal temporal recortada para proteger las áreas vulnerables.

    Las llaves de boca no son adecuadas para algunos sensores atascados, por lo que tendrás que utilizar un poco de buen juicio al intentar girarlo. Si sientes que estás a punto de redondear los planos hexagonales, detente.

    Considera cortar el mazo de cables para colocar una llave de anillo. También puedes usar una combinación de soplete y WD-40 para aflojar el sensor. A veces, golpear el extremo exterior de la llave con un martillo ayudará a mover el sensor. WD-40 no contiene silicona y, por lo tanto, es seguro para sensores.

    Paso 8

    Al sacar el sensor, comprueba el modelo y tamaño con el sensor nuevo. Ten en cuenta que los sensores de diferentes fabricantes pueden verse ligeramente diferentes. Si se ha pedido la especificación correcta del sensor para el motor, no habrá ningún problema.

    Paso 9

    Retira la cubierta protectora de plástico de la rosca del nuevo sensor y atorníllalo en el colector / tubo de bajada. Recuerda que también tendrás que girar todo el arnés.

    Una vez que la junta de metal entre en contacto con la superficie de sellado, vuelve a usar la llave combinada o el dado. Gira la llave hasta que la junta se sienta correctamente comprimida.

    El montaje es muy parecido a colocar una bujía. Aunque el sensor puede haber sido difícil de quitar, no hay necesidad de apretarlo demasiado a la hora de montarlo. Los valores de torque del sensor Lambda son:

    • De 35 a 45 Nm para sensores M18.
    • De 18 a 23 Nm para sensores M12.

    No muchas personas tienen una llave dinamométrica capaz de medir un valor tan bajo, por lo que debes asegurarte de que la arandela de sellado (que ya está en el nuevo sensor) esté segura.

    Paso 10

    Una vez que el sensor esté apretado, conecta el mazo de cables y el conector en sus clips. Coloca las cubiertas que puedas haber alterado y vuelve a conectar la batería.

    Ten en cuenta que tu coche puede tardar un poco más en arrancar de lo habitual y puede que no funcione correctamente durante unos segundos a medida que la ECU se readapta.

    En la mayoría de los vehículos, la luz de advertencia de la ECU, si se enciende, debería apagarse en unos pocos segundos. Además, la ECU también deberá adaptarse una vez más a su estilo de conducción durante las primeras horas de funcionamiento. ¡Todo listo!

    ¿Con qué frecuencia se debe reemplazar un sensor lambda?

    También te puede interesar: Las 7 Fallas Comunes del Sensor MAF

    Los sensores de oxígeno no se encuentran entre los elementos de mantenimiento que deben reemplazarse con regularidad, como los filtros de aceite y aire, por lo que generalmente se reemplazan solo cuando fallan.

    Debido a la naturaleza de su operación y su posición en un ambiente extremadamente caliente y sucio, el sensor lambda se desgastará con el tiempo.

    Varias cosas pueden afectar la vida útil de estos sensores, pero por lo general, debería durar entre 80.000 y 160.000 kilómetros.

    Los primeros sensores no tenían un elemento calefactor. Necesitaban que la temperatura de escape alcanzara un calor específico para funcionar. Los sensores modernos están equipados con un elemento calefactor, que quita gran parte de la presión del sensor.

    Estos sensores más nuevos tienen una vida útil mucho más larga.

    Consejo: El sensor lambda debe revisarse periódicamente para asegurar su correcto funcionamiento.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir