Las 10 Fallas Comunes de la Cremallera de Dirección

Por mucho que no nos guste, el problema de la cremallera de dirección en el coche es, sin duda, una de las fallas más críticas, porque es responsable de cambiar la dirección de nuestro automóvil, y por ende de gran riesgo de accidente.

Una cremallera de dirección desgastada puede hacer que pierdas el control parcial o total sobre el volante de tu automóvil, lo que puede provocar un accidente fatal.

No hace falta decir que el mantenimiento de la cremallera de dirección es un procedimiento importante del automóvil y es costoso. Entonces, la pregunta es, ¿Cómo podemos saber si necesitamos una reparación de la cremallera de dirección sin desmontarla de nuestro automóvil?

La buena noticia es que no es tan difícil si sabes qué buscar. De hecho, aquí están las 7 fallas más comunes de la cremallera de dirección que puedes identificar por ti mismo.

Las 10 Fallas Comunes de la Cremallera de Dirección
Cremallera de Dirección Hidráulica
Índice()

    ¿Qué es una cremallera de dirección?

    La cremallera de dirección es un conjunto de engranajes de piñón y cremallera encerrados en una carcasa de metal. Es de gran importancia porque no podemos cambiar la dirección del automóvil sin ella.

    Por ejemplo, cuando queremos dar un giro en U, giramos nuestro volante en sentido horario en un movimiento circular. El trabajo de la cremallera de dirección es convertir este movimiento de rotación en un movimiento lateral a través del engranaje de cremallera y piñón.

    Debido a que la cremallera de dirección está conectada a las ruedas del automóvil, cuando se mueve hacia la izquierda o hacia la derecha, también lo harán las ruedas del automóvil.

    A lo largo de los años, hemos visto grandes mejoras en los diseños de cremallera de dirección para una mayor comodidad. En términos generales, hemos evolucionado desde el uso de una cremallera de dirección sin asistencia eléctrica, a una cremallera de dirección asistida hidráulica y finalmente a una cremallera de dirección asistida eléctrica.

    Básicamente, todos estos bastidores de dirección funcionan igual. Pero los bastidores de dirección asistida hidráulica y los bastidores de dirección asistida eléctrica vienen con componentes adicionales para brindarnos esa potencia de giro adicional.

    El primero usa fluido de dirección hidráulica mientras que el otro usa sensores y motor eléctrico para darte ese impulso adicional de potencia para conducir el coche.

    El problema con la cremallera de dirección será diferente según el tipo de cremallera de dirección de tu coche. Diferentes partes conducirán a diferentes tipos de fallas, y eso significa que la forma en que las diagnostiques será diferente.

    Por ejemplo, puedes tener un problema de fuga de líquido en una cremallera de dirección asistida hidráulica, pero no en una cremallera de dirección asistida eléctrica. Es imperativo que primero averigüemos qué tipo de cremallera de dirección está usando nuestro automóvil antes de seguir adelante.

    Por último, es importante comprender esa afirmación, porque diagnosticar un automóvil puede ser un asunto muy complicado. A veces, puedes encontrar una falla muy poco común que solo encontrarás en un determinado modelo de automóvil.

    A veces, una cremallera de dirección defectuosa puede presentar síntomas que son extremadamente similares a los síntomas de otra pieza defectuosa. Con el tiempo, aprendes a distinguir las pequeñas diferencias que separan una falla de la otra. En realidad, todo se reduce a la experiencia. En caso de duda, consulta con tu taller mecánico local.

    ¿Por Qué Falla una Cremallera de Dirección?

    Aunque generalmente son una pieza bastante resistente hecha de acero, en realidad es bastante común que una cremallera de dirección falle en un vehículo más antiguo.

    Debido a su ubicación, está expuesta tanto a altas temperaturas bajo el capó como a todo tipo de elementos debajo del automóvil. Los golpes repetidos de los escombros de la carretera pueden dañar los bujes internos y provocar una fuga.

    El fluido puede contaminarse, permitiendo que entre arena abrasiva en los engranajes. No hay nada que puedas hacer con respecto a esos dos primeros problemas, pero el mantenimiento preventivo ayudará a que una cremallera de dirección dure más.

    Específicamente, es importante cambiar el líquido de la dirección asistida a tiempo para obtener el máximo rendimiento y confiabilidad.

    Fallas más Comunes de la Cremallera de Dirección

    La cremallera de dirección no tiene una vida útil definitiva. Depende en gran medida del diseño de la cremallera de dirección, el modelo de automóvil, el comportamiento de conducción y el estado de la carretera.

    Para poner en perspectiva, hemos visto cremalleras de dirección que han fallado en un año, pero también cremalleras de dirección que están en perfectas condiciones de funcionamiento incluso después de diez años.

    Pero, en general, la mayoría de los conductores tendrán que reemplazarlas una o dos veces durante el período de propiedad del automóvil. Cuando observes alguno de los síntomas siguientes, es una buena idea que la revisen o la reemplacen de ser necesario.

    1. Fugas de líquido de dirección

    Comencemos con las fallas de cremallera de dirección más fáciles de identificar: una fuga de líquido de dirección.

    Este problema es exclusivo de las cremalleras de dirección asistida hidráulica porque la cremallera de dirección no asistida y la cremallera de dirección asistida eléctrica no utilizan líquido de dirección.

    Entonces, ¿Cómo saber si tienes una fuga de líquido de dirección?

    Bueno, si encuentras una mancha de aceite en tu estacionamiento, sabes que algo está pasando. Lo primero que debes hacer es asegurarte de que sea realmente líquido de dirección.

    Hay una gran cantidad de líquido automotriz (aceite de motor, líquido de frenos, líquido de transmisión, etc., etc.) en tu automóvil y tal vez no sea el líquido de dirección el que tenga pérdidas.

    De todos modos, la forma más fácil de saberlo con certeza es echar un vistazo al depósito de líquido de dirección. ¿Está dentro del nivel de líquido óptimo especificado por el fabricante del automóvil?

    Si no está dentro del indicador de nivel “MIN” y “MAX” en el depósito, ¿Cuándo fue la última vez que lo recargaste?" El líquido de dirección no es algo que deba reponerse cada dos meses. Si se está agotando, puedes comenzar a sospechar que tienes una fuga de líquido de dirección.

    Como regla general, si tienes que rellenar constantemente el líquido de dirección cada mes o con más frecuencia, sabes que tienes una fuga en alguna parte.

    Una fuga de líquido de dirección no significa automáticamente que necesites una nueva cremallera de dirección. La fuga puede provenir de muchas partes. Las fugas más comunes de líquido de dirección provendrán de:

    • La cremallera de dirección.
    • La bomba de dirección.
    • Las mangueras y tubos de goma.

    Para comprobar si hay una fuga, todo lo que necesitas es un par de buenos ojos y saber dónde buscar. Si puedes encontrar la fuente, sabrás lo que debe solucionarse.

    • Deja que el automóvil se enfríe durante al menos una hora. Es muy importante evitar quemarse.
    • Revisa el piso y ve si puede detectar algún goteo de líquido.
    • Abre el capó y ve si puedes detectar algún componente húmedo.
    • Intenta inspeccionar las piezas cercanas a los componentes húmedos para ver si gotea de la pieza en sí, o si gotea desde arriba.
    • De lo contrario, levanta tu auto. Trae una linterna y métete debajo del auto.
    • Nuevamente, intenta encontrar los componentes húmedos.
    • También puedes usar un guante y presionar las mangueras de goma y ver si están duras y escamosas. El caucho pierde su elasticidad con el tiempo y eso podría provocar fugas. Si es así, debes cambiarlas.

    2. Fluido bajo o descolorido

    La mayoría de los manuales del propietario te recuerdan que debes revisar periódicamente el líquido de la dirección asistida, ya que puede ser un indicador temprano de problemas.

    Retira la tapa del depósito y observa el nivel y el estado del líquido. Si el vehículo requiere líquido de transmisión automática (ATF), entonces debe estar lleno, rojo y limpio. Si el vehículo requiere líquido de dirección asistida normal, entonces será de color marrón claro o transparente.

    Si el nivel de líquido es bajo, agrega más hasta que alcance la línea completa y realiza una prueba de manejo. Si el líquido se decolora, el agua u otros contaminantes pueden quedar atrapados en el sistema, lo que requiere un lavado de la dirección asistida.

    Si el líquido es espumoso, es posible que entre aire en el sistema, generalmente a través de una manguera agrietada. Deben haber dos mangueras que corran desde la cremallera de dirección: una línea de alta presión que la alimenta con líquido y una línea de baja presión que devuelve el exceso de líquido al depósito de la bomba.

    Verifica la línea de baja presión, es de mayor diámetro que la línea de alta presión, y reemplázala si encuentras algún daño. Otro síntoma común de la falta de líquido es la resistencia a los giros a bajas velocidades, un gemido o un gruñido cuando las ruedas se giran completamente hacia un lado.

    3. Juego o desajuste en la dirección

    Cuando conduzcas en la carretera, intenta sentir si tu automóvil responde al volante. Si giras el volante ligeramente, pero tu automóvil aún navega en línea recta sin cambiar de dirección, tienes lo que se llama como “Juego de dirección”.

    Si sospechas que tienes este problema de cremallera de dirección, intenta los siguientes pasos para realizar el diagnóstico en tu cremallera.

    • Estaciona tu automóvil en un lugar seguro.
    • Después de eso, asegúrate de que las ruedas de tu automóvil estén rectas. Haz esto devolviendo el volante a la posición original de las 12 en punto.
    • Enciende el motor.
    • Asegúrate de que el freno de mano esté activado.
    • Luego, puedes mover el volante hacia adelante y hacia atrás entre las posiciones de las 10 y las 2 en punto.
    • Trata de sentir si tu volante se siente demasiado ligero en cierto lugar del movimiento.
    • Además, con el automóvil parado, resulta útil mirar las ruedas del automóvil mientras también balanceas el volante. Ve si las ruedas del automóvil se mueven cuando giras el volante.

    A algunas personas les resulta más fácil diagnosticar cuando el automóvil está en movimiento. Pero, de nuevo, recuerda priorizar la seguridad.

    • Primero, ve a un camino seguro para probarlo. Idealmente, un estacionamiento grande y con muy poco tráfico.
    • Después de eso, asegúrate de que las ruedas de tu automóvil estén rectas. Haz esto devolviendo el volante a la posición original de las 12 en punto.
    • Pon la marcha en “D” y conduce lentamente.
    • Luego puedes mover el volante hacia adelante y hacia atrás entre las 9 y las 3 en punto.
    • Trata de sentir si tu volante cambia la trayectoria de tu automóvil y en qué momento.

    Si tienes una dirección que no responde, el volante se sentirá muy ligero. Es como si el volante estuviera desconectado del coche. Además, su automóvil no cambiará de dirección.

    Esto es molesto y peligroso de manejar porque no puedes realizar los cambios adecuados en la trayectoria del automóvil como lo deseas. Una dirección que no responde suele ser el resultado del desgaste de la cremallera de dirección.

    Requerirá algunas herramientas especiales y conocimientos técnicos para repararla. Habla con un especialista en reparación de cremalleras de dirección si tienes este problema.

    4. Vibración del volante

    Si sientes que tu volante tiembla, podría ser un problema de cremallera de dirección desgastada. La vibración es especialmente notable cuando conduces por carreteras irregulares, como en una carretera en construcción.

    No tienes que acelerar para que la vibración se manifieste, solo la velocidad de conducción normal sería suficiente. Un consejo rápido.

    Deberías sentir la mayor parte del temblor proveniente del volante. Recuerda prestar mucha atención al diagnosticar esto porque la carretera también es irregular y puede hacer que el automóvil también se mueva. La gente a menudo lo confundirá entre los dos.

    Lo que siempre tratamos de tener en cuenta es la gravedad del temblor. Algunas vibraciones son solo movimientos leves del volante que apenas puedes sentir, algunas son tan fuertes que casi tienes que agarrar el volante con fuerza para que no se mueva.

    Además, también debes tratar de escuchar cualquier ruido que acompañe esta vibración.

    5. Dirección errante

    En este caso, sentirás que el vehículo necesita una alineación, casi como si le estuvieras haciendo un favor al conducir en línea recta, cuando en realidad no quiere.

    La sensación es como si estuvieras luchando contra el viento constantemente a velocidades de autopista, haciendo constantes correcciones de trayectoria, incluso si es un día sin viento.

    Luchar contra un automóvil con exceso de inclinación en la dirección es una forma agotadora y peligrosa de conducir. Programa una alineación en tu centro de llantas favorito para descartar esa falla.

    Si la alineación es sólida y no hay un desgaste excesivo en los extremos de la barra de dirección, el brazo pitman u otros componentes, es probable que sea el bastidor y la cremallera de dirección.

    6. Olor a quemado

    Este es un poco difícil, ya que el olor a quemado por sí solo puede ser causado por casi cualquier situación de sobrecalentamiento. Si tienes algunos de los síntomas anteriores y notas un olor a quemado en el compartimento del motor, es probable que el bastidor se esté sobrecalentando.

    Es probable que esto se deba a la falta de líquido de dirección asistida, ya sea por una fuga o por un bloqueo en una manguera o tubería interna. Prueba con un lavado fluido y cambio total del líquido.

    7. Ruido al girar

    Un sonido de golpe o golpeteo es otra señal de un problema en la cremallera de dirección. El ruido metálico sonará como si alguien estuviera llamando a tu puerta pero desde debajo de tu auto.

    Cuando gires el volante, intenta escuchar este ruido de golpes. Normalmente se puede escuchar cerca de donde descansa tu pie.

    Esto no debe confundirse con un ruido de clic rápido causado por el eje de transmisión cuando gira tu automóvil. El ruido metálico debería golpear una vez y luego hacer una pausa antes de otro golpe.

    En algunos casos, puedes volver a escucharlo cuando devuelves el volante a la posición original. Si lo hace, puedes comenzar a sospechar que tienes una cremallera de dirección desgastada.

    Sin embargo, vale la pena señalar que el diagnóstico basado únicamente en el ruido puede ser un asunto muy complicado. Esto se debe a que hay muchos tipos diferentes de ruido y de dónde podrían provenir, lo que indica un mal soporte, montaje, etc.

    También depende del modelo de tu automóvil y los tipos de cremallera de dirección que utilicen.

    Si también notas alguno de los síntomas anteriores, es útil adivinar si tu cremallera de dirección está defectuosa. Este ruido metálico es una buena indicación de una cremallera de dirección desgastada. Sin embargo, te recomendamos que busques la opinión de un profesional antes de concluir el diagnóstico.

    8. Volante duro al girar - Rigidez

    La cremallera de dirección asistida está diseñada para hacer que la dirección sea más fácil y cómoda. Debería sentirse sin esfuerzo cuando conduzcas tu automóvil a pesar de que los automóviles pesan más de 1000 kilogramos.

    Si tienes que luchar para girar el volante, es muy probable que te encuentres con un problema de cremallera.

    Se puede encontrar un modo de falla del volante ajustado tanto en el sistema de dirección asistida hidráulica como eléctrica. Vale la pena señalar que la cremallera de dirección puede no ser el culpable aquí. También podría ser causado por la bomba de dirección, motor, fallas electrónicas, etc.

    Hay diferentes tipos de tirantez. Lo que significa que puedes sentir una tensión diferente y en diferentes circunstancias. Se puede sentir algo de tensión de forma intermitente, algunas tensiones se sienten mucho más pesadas que otras.

    Diferentes tipos de apriete del volante podrían indicar fallas en diferentes componentes. El golpe es que a veces las diferencias son pequeñas y es difícil expresar un sentimiento en palabras.

    De todos modos, así es como puedes probar la rigidez.

    • Primero, enciende el motor de tu automóvil.
    • Deja el motor en ralentí durante un minuto para que se caliente.
    • Luego, mueve el volante de la posición de bloqueo a bloqueo durante 10 veces para calentar el sistema de dirección asistida.
    • Siente el esfuerzo de la dirección. Toma nota mental de ello.
    • Mantén el freno de mano y la marcha en “P”.
    • Aumenta las RPM del motor a 3000 rpm.
    • Mueve el volante de un bloqueo a otro.
    • Siente de nuevo el esfuerzo de dirección. Toma otra nota mental de ello.

    Bueno, la buena noticia es que una dirección rígida no detendrá el volante por completo. Aún puedes conducir el automóvil, aunque requerirá mucho más esfuerzo. Sin embargo, puede volverse peligroso dependiendo de qué tan grave sea y qué tan fuerte seas tú.

    Pero, de cualquier manera, debes arreglarlo lo antes posible. Te recomiendo que no realices un recorrido de larga distancia hasta que lo arregles debido a algo que llamamos "fatiga de la dirección".

    Conducir largas distancias es muy agotador. Agregar la fatiga de la dirección a la ecuación es solo un negocio arriesgado.

    9. El volante no regresa

    Al girar nuestro volante, debería volver a la posición original de las 12 en punto. Nuevamente, puede variar en gravedad. Por ejemplo, algunos volantes no regresan en absoluto, algunos regresarán, pero solo a la posición de las 9 o las 3 en punto, algunos regresan, pero de manera muy irregular y no se siente suave.

    Este problema de la cremallera de dirección podría ser causado por un sistema de dirección asistida obstruido, o tal vez incluso por un problema de desalineación del automóvil.

    Basado en experiencias pasadas, te sorprenderás al saber que el brazo de control también podría estar causando este problema.

    Si deseas reproducir el síntoma, puede intentar los siguientes pasos:

    • Primero, ve a una carretera espaciosa para probarlo.
    • Enciende tu motor.
    • Pon la marcha "D" y conduce lentamente, no aceleres.
    • Asegúrate de tener suficiente espacio para maniobrar tu automóvil.
    • Gira el volante.
    • Suéltalo, pero prepárate para agarrarlo nuevamente, recuerda que tu volante no regresa.
    • Al soltarlo, observa cómo regresa el volante, si lo hace.
    • Agarra el volante y ajusta la trayectoria de tu automóvil.
    • Repite hasta que estés seguro.

    10. Bamboleo extremo

    Es inteligente que no conduzcas en esta condición y llamar al mecánico de tu automóvil de inmediato. El bamboleo lo sentirás por completo en el volante, y perderás todo control sobre tu vehículo.

    Este problema se encuentra más comúnmente en el sistema de dirección asistida eléctrica y generalmente requiere un reemplazo en lugar de una reparación. No hace falta decir que es costoso.

    Las 10 Fallas Comunes de la Cremallera de Dirección
    Cremallera de Dirección Eléctrica

    ¿Cuánto Tiempo Lleva la Reparación de una Cremallera de Dirección?

    Por lo general, esta reparación puede durar uno o dos días. El desmontaje e instalación de la cremallera de dirección puede ser muy laborioso, dependiendo del modelo de tu coche.

    Algunos modelos de automóvil toman más tiempo que otros porque cada configuración de automóvil se configura de manera diferente.  Todo esto depende de la marca, modelo y año del coche.

    Además, debes considerar si tus mecánicos están disponibles y si pueden obtener las piezas de recambio de la cremallera de dirección.

    Hacer una reparación y reemplazo de la cremallera de dirección por cuenta propia, es definitivamente una tarea difícil de hacer. No recomendamos hacerlo, porque hay muchas cosas que podrían salir mal si no sabes lo que estás haciendo.

    Nuestra recomendación es que lo lleves a algún taller especializado.

    ¿Qué Comprobar Después de la Reparación?

    También te puede interesar: Las 4 Fallas Más Comunes del Alternador

    Hay algunas cosas que no puedes perderte después de cambiar la cremallera de dirección. En primer lugar, recuerda comprobar el nivel de líquido de dirección y asegurarte de que esté entre el nivel recomendado por el fabricante.

    Esto se debe a que el líquido de dirección se filtra durante el reemplazo de la cremallera de dirección. Sin el líquido, la cremallera de dirección no puede funcionar correctamente.

    Además de eso, asegúrate de realizar una alineación del automóvil después de cambiar la cremallera de dirección. De lo contrario, tu automóvil no conducirá en línea recta.

    Además, te recomiendo mantenerte alejado de la alineación manual de bricolaje en casa. De todos modos, la alineación de automóviles es relativamente barata en comparación con los beneficios que puede brindar.

    La cremallera de dirección permite que tu automóvil gire y cambie de dirección. Una cremallera de dirección defectuosa comprometerá el control de la dirección. Esto pone en peligro tu seguridad y la de los demás en la carretera. En algunos casos, puede provocar un accidente fatal. No tomes esta información a la ligera.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir