El ECM o Módulo de Control Electrónico

Una de las reparaciones más costosas que podrías tener que hacer en tu automóvil es el cambio de ECM. Los problemas con el ECM o módulo de control electrónico del motor, pueden ser especialmente frustrantes porque es un componente electrónico especializado.

Eso significa que, a diferencia de otros tipos de problemas mecánicos que pueden acumularse debido al desgaste regular y resolverse cuando comienzas a ver pequeños síntomas, los problemas de ECM pueden ocurrir de repente.

Para empeorar las cosas, cuando ocurren estos problemas, puede ser difícil repararlos, ya que pocos talleres de reparación son capaces de trabajar en la electrónica sensible.

Como expertos en automóviles, te brindaremos toda la información que necesitarás para saber qué síntomas debes buscar y qué opciones de reparación pueden ser mejores para ti.

ECM o Módulo de Control Electrónico
Módulo de Control Electrónico
Índice()

    ¿Qué es un ECM o Módulo de Control Electrónico?

    El ECM o módulo de control electrónico del motor es exactamente lo que parece, ayuda a controlar el motor. Es un tipo de unidad de control. Hay una serie de unidades de control en todo tu vehículo que regulan cómo funcionan los diferentes componentes, se pueden encontrar regulando los sistemas de aire y calefacción de tu automóvil, la transmisión, las puertas corredizas y los controles de la carrocería.

    Si algo tiene un componente eléctrico, es probable que tenga una unidad de control involucrada.

    El ECM en sí, es una placa de circuito que puede controlar la energía y la dirección en la que fluye la electricidad. Básicamente, es una computadora que tiene en cuenta la información de todos los demás sistemas para asegurarse de que se entregue la cantidad correcta de energía al motor.

    Para ello, obtiene energía de la batería del automóvil y luego envía electricidad a los sensores del motor y otros sistemas en todo el automóvil. Esos sensores le devuelven información para que el módulo pueda monitorear el resto del automóvil. Como puedes ver, el módulo es vital para que el automóvil funcione.

    Señales de que tienes un ECM dañado

    Si tienes un problema con el ECM de tu coche, lo notarás. Un ECM defectuoso causará problemas constantes en los sistemas del automóvil. La luz de verificación del motor se encenderá y el automóvil a menudo se apagará o no arrancará en absoluto.

    Es posible que el motor funcione mal debido a una falla de encendido al arrancar, que la transmisión no cambie correctamente y haga un sonido metálico rechinante, o que el automóvil se detenga ocasionalmente sin ninguna razón aparente.

    También te puede interesar

    Fallas Comunes de un ECM

    Con suerte, descubriste la falla de tu ECM debido a algo menos catastrófico que tu automóvil no arranque. Cuando un ECM falla, puede o no activar cualquier forma de alerta. Esto puede dificultar la resolución de problemas y llevar a un diagnóstico erróneo de una computadora que no funciona.

    Debido a que los ECM son una parte eléctrica, no una parte mecánica, muchos mecánicos pasan por alto los posibles problemas del ECM por completo. Esto puede conducir a costosas reparaciones de otros componentes del motor, y los propietarios invirtiendo cientos y hasta miles de euros en su vehículo mientras persisten los problemas.

    Afortunadamente, existen ciertos síntomas que puedes tener en cuenta desde el principio para detectar si el Módulo de Control Electrónico del motor está fallando.

    1. Se activa la luz Check Engine

    El síntoma más fácil de reconocer es cuando la luz de advertencia "Check Engine" se enciende en el tablero. Por supuesto, hay muchas razones posibles por las que esta luz de advertencia se ilumina.

    Pero en los casos en que el Módulo de Control Electrónico del motor detecta problemas con sus componentes electrónicos, circuitos y / o sensores, inmediatamente hará que se encienda la luz de advertencia Check Engine.

    A veces, el ECM también lo hará por error. Para averiguar si la unidad de control del motor realmente tiene problemas, debes buscar los códigos de falla específicos en la computadora de tu vehículo. Esto se realiza con un escáner.

    Estos códigos identificarán la raíz del problema. Consulta con el fabricante, el manual del propietario o varios recursos en línea para obtener más información sobre los códigos de fallas de tu coche específico.

    Si la luz de verificación del motor de tu vehículo permanece encendida constantemente y nunca se apaga, es muy probable que tu vehículo tenga el ECM defectuoso.

    2. Fallas de encendido del motor o se atasca

    Otro síntoma que puede seguir a la iluminación de una luz de advertencia es un motor que falla o incluso se para. Realmente tampoco habrá coherencia con estos problemas. El patrón de fallas de encendido del motor y de las paradas será aleatorio, lo que dificultará la identificación del problema específico del motor.

    A menudo, esto se debe a que el módulo de control del motor está fallando y está alimentando al motor con información falsa. Si el problema empeora, el rendimiento del motor se deteriorará mientras está funcionando.

    3. Pobre kilometraje de combustible

    Dado que se necesita una relación aire-combustible adecuada para que un vehículo funcione de manera óptima, un ECM defectuoso no entenderá cuánto combustible debe enviarse a la cámara de combustión.

    Esto significa que a menudo se envía demasiado combustible para quemar en el proceso de combustión. El resultado es que tu vehículo funcionará con mezcla rica, y consumirá más combustible del necesario.

    No solo tendrás que presupuestar más gasolina cada mes, sino que no le harás ningún favor a la atmósfera, y corres el riesgo de dañar el sensor Lambda y el Catalizador.

    4. Rendimiento deficiente del motor

    Alternativamente, un ECM defectuoso también puede causar que no se entregue suficiente combustible a la cámara de combustión. Esto significa que cuando pisas el acelerador, tu automóvil simplemente no acelera como solía hacerlo.

    Incluso puede temblar y vibrar un poco, especialmente al intentar subir colinas, cuando hay mucho peso extra en el automóvil o cuando está remolcando algo. También puedes experimentar un ralentí brusco debido a que no tiene suficiente combustible para las condiciones.

    5. El coche no arranca

    El peor síntoma es cuando tu automóvil no arranca en lo absoluto. Puede ser difícil de arrancar al principio, pero luego, nunca volverá a arrancar. Esto sucede después de que la unidad de control del motor tiene una falla completa y no funciona.

    Si revisas la batería del automóvil, el motor de arranque y otros componentes eléctricos comunes, y el vehículo aún no arranca, el ECM defectuoso debería ser la siguiente cosa lógica a considerar.

    Una vez que eso sucede, el motor no tiene un sistema informático para controlar y guiar su propia funcionalidad. Aunque es posible que aún puedas dar algo de arranque el motor, no arrancará porque la computadora no le proporciona la información importante que necesita para realizar su trabajo.

    Nuevamente, podría haber otras razones por las que tu motor no arranca también. La única forma verdadera de saber si este síntoma está relacionado con una ECM dañada es hacer que la inspeccione un técnico automotriz certificado, con su escáner correspondiente.

    Diagnóstico del Módulo de Control Electrónico

    Si sospechas que el Módulo de Control Electrónico de tu vehículo está dañado o no funciona, debes llevar el coche inmediatamente al concesionario, taller de reparación o centro de servicio más cercano.

    Al elegir un centro de servicio para verificar si tienes el ECM dañado, asegúrate de visitar uno que utilice el último equipo de diagnóstico informático para verificar la computadora a bordo de tu automóvil.

    Si bien hay muchos talleres de reparación y centros de servicio excelentes que tienen el equipo necesario para diagnosticar el ECM dañado, si deseas estar absolutamente seguro de que tu automóvil está correctamente diagnosticado, considera llevar tu vehículo a un concesionario que venda tu vehículo en particular.

    Al visitar un concesionario autorizado, siempre tendrás la seguridad de que el equipo utilizado para diagnosticarlo proporciona las lecturas y los resultados más precisos. Esto ayudará al mecánico o al técnico a reparar mejor tu vehículo.

    Además, te proporcionará mayor seguridad, ya que, al ser un concesionario de la marca, ya tendrán mayor experiencia sobe el modelo de tu coche, y tienen la facilidad de conseguir el repuesto original.

    ECM o Módulo de Control Electrónico
    ECM o Módulo de Control Electrónico

    Reparación de un ECM dañado

    La reparación del ECM del motor se puede realizar de varias formas. La primera y más sencilla forma de reparar un ECM es si hay un problema con la fuente de alimentación. A menudo, estos pueden ser reparados por un mecánico o electricista calificado, rectificando cualquier cortocircuito o mala conexión.

    Sin embargo, la mayoría de los problemas de ECM son el resultado de un error en el propio software. Esto no es común. Si bien las sobrecargas de energía, los rayos y los cortocircuitos pueden provocar daños en la placa de circuito, estos resultan en daños físicos al hardware. En esos casos, es necesario reemplazar el ECM.

    En el raro caso de que exista un problema con el software de tu ECM, potencialmente puedes solucionar el problema “flasheando” el firmware para restablecerlo a las especificaciones de fábrica.

    Si estás trabajando por tu cuenta, esta es una propuesta arriesgada. Los vehículos específicos y los ECM específicos requieren un software específico, la mayoría del cual no está disponible.

    Básicamente, a menos que se trate de un simple problema de suministro de energía, los ECM son difíciles de reparar.

    Tener un ECM reparado puede ser difícil porque son muy complejos. La mayoría de los talleres de reparación no están equipados con las herramientas para repararlos adecuadamente, por lo que para reparar su módulo, lo más probable es que tenga que enviarlo a una ubicación especializada que tenga la capacidad de repararlo.

    Debido a que reparar un módulo existente es tan complicado, la mayoría de las personas prefieren optar por un reemplazo completo del ECM. Para un reemplazo de ECM, tendrás que llevar el automóvil a un taller de reparación donde se haya pedido un ECM nuevo.

    Reemplazar el ECM debería ser bastante simple porque generalmente se colocan en el compartimiento del motor, que es de fácil acceso.

    Reemplazo de un ECM dañado

    Los módulos de control electrónico del motor no están diseñados para ser reparados por el propietario promedio de un automóvil. Si bien algunos talleres, se especializan en la reparación de estos módulos, también es cierto que no lo hacen con todos los modelos y marcas de coche.

    A menos que un mecánico calificado te indique lo contrario, la mejor opción es casi siempre reemplazar tu ECM.

    Mecánicamente hablando, reemplazar el ECM es relativamente simple. Sin embargo, es una pieza cara y debe combinarse con el vehículo correcto para que funcione correctamente. Como resultado, el primer paso es asegurarse de que el ECM sea de hecho, el causante del problema.

    Hay otras partes que podrían estar fallando y hacer que tu ECM funcione incorrectamente. El más obvio es el mazo de cables. Si hay un cortocircuito en su cableado, puede hacer que tu ECM falle o que obtenga una mala lectura de uno o más de sus sensores.

    Revisar todos los cables de su arnés de cableado puede ser un dolor de cabeza, pero es mucho más asequible que reemplazar el ECM por completo.

    Más allá del arnés de cableado, es una buena idea verificar las entradas y salidas de los dispositivos conectados, así como los fusibles de esos dispositivos conectados.

    Verifica las entradas de la batería, el interruptor de encendido y los sensores de neumáticos que están conectados al ECM. Verifica las salidas en sus inyectores de combustible, bomba de combustible, bujías y motor de arranque.

    Si todas esas partes funcionan bien, puedes confirmar que tu ECM está dañado. El siguiente paso en su reemplazo es encontrar el ECM correcto. Consulta con el fabricante para verificar la marca, modelo y año de tu automóvil. Ten a mano el número de VIN, ya que esta puede ser la forma más fácil de buscar qué ECM necesitarás.

    Costo de Reemplazo del Módulo de Control Electrónico

    Si se descubre que realmente tienes el Módulo de Control Electrónico del motor defectuoso, no tendrás más remedio que comprar una unidad de reemplazo o posiblemente repararla. El costo del reemplazo de la unidad de control del motor dependerá en gran medida de la marca y modelo de tu vehículo.

    Cuanto más complejo y tecnológicamente avanzado sea un vehículo, más costosa será la reparación. Las ECM para las marcas de vehículos de lujo costarán mucho más que las de un automóvil económico.

    En promedio, puedes encontrar que el costo de una ECM oscile entre 300 euros y 1.200 euros, mientras que los costos de mano de obra son aproximadamente de 100 a 200 euros para la reprogramación e instalación.

    Es posible que puedas ahorrar algo de dinero en una ECM renovada o reparada, pero eso generalmente conlleva riesgos.

    El propietario promedio de un automóvil económico terminará gastando cerca de los 800 euros en un trabajo de reemplazo. En algunas circunstancias, la garantía existente del vehículo puede cubrir este gasto si la ECM falla en ese tiempo prestablecido.

    A veces puedes tener un problema con el Módulo de Control Electrónico, que simplemente se puede reparar. Esto sin duda te ahorrará el enorme gasto de tener que pagar una unidad completamente nueva.

    Sin embargo, en la mayoría de los casos, será necesario reemplazar la unidad.

    Para Cerrar

    También te puede interesar: Bobina de Encendido. Funcionamiento, Tipos y Como Probarla

    El ECM, es un componente principal a bordo de tu automóvil. Se utiliza para regular muchos sistemas y subsistemas en el motor, el tren de transmisión y otros componentes principales de tu coche.

    El módulo de control electrónico del motor es una de las partes importantes de tu vehículo. Algunos mecánicos lo llaman el “cerebro” del automóvil, y eso no está lejos de la realidad. Controla otros sistemas, como el módulo de control de potencia, el encendido, la sincronización del motor y otras funciones esenciales del motor. Cuando se daña, debes solucionar el problema de inmediato.

    Esperamos que esta información te sirva y puedas identificar este tipo de fallas antes de que empeore.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir