Control De Tracción, Que Es, Tipos, Funciones Y Mas

Antes de nada, quizás no sepas a qué nos referimos exactamente con Control de tracción. Déjanos aclararlo. Con este término nos referimos la fricción de un cuerpo con una superficie, literalmente. Un ejemplo es la que se produce en los neumáticos con el contacto de la calzada.

Así que cuando hablamos de tracción hablamos de la potencia que desarrolla el motor y que es transmitida a las ruedas delanteras o traseras por medio de los ejes. ¿Claro, no? Pues dependiendo de cómo ésta sea, tu coche puede ser de una u otra forma.

En este artículo Te contamos todo lo que tiene que ver sobre el control de tracción sus ventajas, inconvenientes y funciones para que estés empapado sobre este elemento tan importante a lo hora de conducir un vehículo.

Cuando por alguna razón es necesario comprar un auto, es imprescindible saber el tipo de tracción, ya sea integral o a las cuatro ruedas, los cuales no sólo sirven para andar por el campo sino que además se utilizan en los desplazamientos diarios.

Control de Tracción 1

Los distintos tipos de conducción y el tipo de pavimento exigen una tracción específica para que el coche agarre en las curvas y no pierda la trayectoria al realizar un cambio brusco en la dirección. Siempre se ha dicho que la propulsión trasera requiere de más habilidad para controlarla, con lo que todo el que presuma de sus dotes al volante dirá que la prefiere por encima de la delantera o de la integral.

Índice()

    Historia del Control de Tracción

    El predecesor de los sistemas modernos de control de tracción puede encontrase en los primeros coches de alto par motor o de gran potencia en las ruedas traseras. Estos comenzaron a limitar el de una rueda con respecto a la otra, mediante un sistema conocido como Positraction.

    Este sistema conseguía transferir la potencia a las ruedas de forma individual reduciendo así el deslizamiento de estas, aunque permitía en algunos casos que la rueda patinase. Bosch fue el primero en fabricar el sistema de serie en 1986 y Mercedes-Benz fue la marca de automóviles pionera e introductora del sistema electrónico de control de tracción en el mercado.

    Anteriormente, en 1971 la división Buick de la General Motors introdujo el MaxTrac, que utilizaba un sistema capaz de detectar el deslizamiento de las ruedas y de modificar el mecanismo de transmisión para proveer a las ruedas de la máxima tracción posible, sin deslizamiento. Una exclusiva de Buick en el tiempo, que fue opcional para todos los modelos de coches, incluyendo el Riviera, Estate Wagon, Electra 225, Centurion y el popular LeSabre. Cadillac también introdujo el TMS (Traction Monitoring System) en 1979 en el rediseñado Eldorado. Fue criticado por su lenta reacción y frecuentes fallos.

    El control de tracción, se comenzó a aplicar a los autos comerciales en la década de los 80s, específicamente en el año 1986, su creador fue la casa Alemana Bosch; fue implementado en los coches de uso cotidiano para prevenir las pérdidas de adherencia de las llantas y así evitar que las mismas se patinen cuando el conductor se pasa en la aceleración o cuando la superficie sea muy deslizante.

    Los sistemas de controles de tracción, son denominados de diferentes formas dependiendo del fabricante, las más comunes son TCS o ASR. Su principal función es evitar la pérdida de adherencia en las ruedas en motrices del coche, dependiendo si el mismo es tracción delantera FWD, tracción trasera RWD o tracción en las cuatro ruedas AWD; en situaciones como el inicio de marcha o curvas que tengan un radio muy cerrado, en las que aplicar mal la potencia signifiquen un deslizamiento de las llantas y por lo tanto una pérdida de control.

    Te invitamos a leer:  Los Resortes de Suspensión, Qué son, Cómo Funcionan y Tipos

    ¿Qué es el Control de Tracción?

    El control de tracción lo que hace es simplemente restar potencia al motor cuando una de las ruedas motrices patina y el conductor sigue acelerando, por ejemplo, al arrancar sobre firme deslizante. Funciona de forma completamente automática, y la única intervención que te permite es desconectarlo mediante el botón que tienes junto al lado del freno de mano.

    Desconectarlo puede venir bien en un momento dado si te quedas atascada (por ejemplo en la nieve), pues en este caso sí puede ser más fácil sacar el coche modulando la fuerza que llega a las ruedas con el embrague y el acelerador. Lo más probable es que no tengas que utilizar nunca ese botón, pero al menos así sabes para qué sirve.

    Si alguien lo pulsa por error (donde está ubicado no es difícil) se encenderá un testigo naranja en el cuadro con un símbolo de una rueda como echando tierra hacia atrás. Si la luz está encendida, entonces el sistema está desactivado. Se activa de nuevo volviendo a pulsar el botón, o cada vez que arranques el coche.

    El funcionamiento del ESP es bastante más complejo, pues lo que hace es estabilizar el vehículo para que no pierda la trayectoria. Para ello el sistema se sirve de unos sensores que detectan si el coche gira sobre su eje central, y comparan este movimiento con el ángulo de giro del volante.

    Si es necesario, el ESP frenará de forma selectiva una o varias ruedas para compensar la posible aparición de un subviraje (el coche tiende a seguir recto) o de un sobreviraje (el coche comienza a deslizar de la parte trasera, lo que puede provocar un trompo).

    ¿Cómo Funciona Control de Tracción?

    El control de tracción funciona de diferentes formas, todo depende del fabricante de autos y el tipo de vehículos. Sin embargo, los sistemas de control de tracción más utilizados aplican el ABS a la rueda que patina o reducen la potencia del motor cuando se detecta el patinaje de la rueda. Estos sistemas retardan la potencia de una, dos, tres o las cuatro ruedas, según la transmisión del vehículo, cuando una rueda pierde tracción.

    Control de Traccion 2

    Todo esto es un esfuerzo por mitigar el deslizamiento y ayudar a impulsar el vehículo en la dirección de la marcha. Ya sabes, ser capaz de conducir el coche cada vez que el clima se convierte en una ventisca, agregó.

    El sistema trata de recuperar adherencia al piso con las siguientes acciones.

    – Retardar o suprimir la chispa a uno o más cilindros.
    – Reducir la inyección de combustible a uno o más cilindros.
    – Frenar la rueda que ha perdido adherencia.

    Si no conducimos de una manera moderada, podemos obligarlo a trabajar demasiado: por un lado, se somete a un gran esfuerzo a los frenos y por otro, los cortes secos de aceleración provocan movimientos bastante bruscos del motor sobre sus soportes y envejecen de forma prematura.

    Clases de Control de Tracción

    En un automóvil hay dos clases de Control de Tracción: El que reduce la potencia del motor al detectar que la llanta no pude transmitir su esfuerzo al asfalto y el que trabaja sobre el sistema de frenado, al retener la rueda que ha perdido tracción.

    En ambas circunstancias, todo radica en que el sistema de seguridad ABS mantenga la comunicación con el dispositivo que gestiona el motor. En pocas palabras y a manera de esquema, se pude decir que, a través de los sensores del ABS, el sistema de gestión del motor va a detectar si se envía demasiada potencia a los neumáticos y estos han comenzado a patinar.

    ¿Qué es la Tracción AWD?

    El AWD consiste en una tracción permanente en las cuatro ruedas. Este tipo de tracción inteligente, por lo general, no requiere de la intervención del conductor. Ya que el procesador del vehículo monitorea permanentemente la rotación de los ejes delanteros y traseros.

    Incluso de las ruedas de forma independiente, asignando mayor potencia a aquellas que más lo necesitan y bloqueando la transmisión de torque a las que patinan (para redistribuir esa fuerza donde haya mayor agarre).

    La tracción AWD, es recomendable para todos aquellos que conduzcan por zonas rurales o urbanas, en ciudades con las estaciones del año marcadas, donde además de un clima templado, hay lluvias y/o nieve.

     Puede ser que consuma hasta un 30% más que los vehículos de tracción en 2 ruedas, pero ese consumo adicional se traduce en mayor seguridad tanto para el conductor, como para sus pasajeros. La tracción en 2 ruedas es mejor dejarla para aquellas zonas donde no hay lluvias y los caminos son mayoritariamente parejos y asfaltados.

    Tipos de Control de Tracción

    Los diferentes tipos de Tracción son: 2WD, FWD, RWD, 4WD y AWD y te las describiremos cada una pero ante todo  sabe usted ¿Cuál es la diferencia entre uno y otro?

    Uno de los aspectos básicos en el movimiento de todo vehículo es su tracción y torque. Este proceso mecánico es lo que conecta el motor con las ruedas, llevando la fuerza que da la capacidad de movimiento. Y, dependiendo de la configuración del auto, esta potencia podrá transmitirse a las ruedas traseras, delanteras, a todas, o a cada una de forma independiente.

    La palabra tracción proviene del latín (“tractio”) y se refiere a la acción y consecuencia de tirar de una cosa para desplazarla y hacer que se mueva. Y así, este término que en algún minuto se pudo haber referido a un caballo moviendo una carreta, hoy se aplica para un motor que permite desplazar un vehículo.

    Este proceso hoy cuenta con distintas configuraciones, dependiendo de marcas, modelos y propósito de cada vehículo, y aquí te explicaremos las distintas variantes. La tracción más conocida y presente en la mayor cantidad de vehículos es la tracción simple, o tracción en 2 ruedas.

    De ese grupo, un porcentaje importante usa tracción delantera (FWD), es más, incluso en los vehículos 4x4, gran parte de ellos dirige su potencia principal o totalmente a un eje cuando no están en condiciones offroad.

    Sin embargo hoy, un creciente número de vehículos cuenta con la opción de tracción en las cuatro ruedas, llevando la potencia del motor tanto a las ruedas delanteras como traseras. Para poder entender más acerca de las distintas opciones de tracción disponibles en los vehículos, y las siglas asociadas, te damos un detalle de cada una de ellas a continuación.

    1. Tracción Simple o 2WD (“two wheel drive”)

    Ya sea que tengas un auto, SUV o camioneta la tracción simple o “2WD” es por lo general la forma de tracción estándar presente en la mayoría de los vehículos que vemos día a día en la calle. La tracción puede darse ya sea en el eje trasero o en el delantero. Y es aquí cuando aparece las siglas RWD (Rear Wheel Drive) o tracción trasera y FWR (Front Wheel Drive) o tracción delantera.

     

    1. Tracción Simple Frontal (“front wheel drive” o “FWD”)

    Presente en la mayoría de los vehículos (que además cuentan con el motor adelante). La tracción frontal pone tanto la dirección del vehículo como la potencia del mismo en la parte delantera, lo que hace que requiera de menos engranajes y da mayor estabilidad al acelerar, así como al subir pendientes.

     Es el tipo de tracción más estándar y, por lo tanto, es la de menor costo de producción en la actualidad. Es ideal para quienes buscan un vehículo para transitar en la ciudad, con un clima templado estable y caminos pavimentados.

    1. Tracción Simple Trasera (“rear wheel drive” o “RWD”)

    La tracción trasera se encuentra normalmente en antiguos SUV urbanos, pero también en vehículos de alto desempeño; donde se busca optimizar la velocidad y potencia del motor en la parte trasera mientras que mediante una buena suspensión y manejo, se optimiza su dirección de forma separada.

     Este tipo de tracción tiende a ser menos efectiva en caminos resbaladizos (con agua, nieve u otro tipo de líquidos). Su uso por lo general está orientado a transitar por carreteras (e incluso competencias de velocidad) y es ideal para quienes buscan un vehículo más emocionante para conducir.

    Por su mecánica, distribuye mucho mejor la potencia del motor al acelerar así como al llevar carga pesada en el vehículo (en caminos pavimentados). Como dato curioso, para derrapar un vehículo, las tracciones RWD y AWD son las ideales.

    Control de Traccion 3

    1. Tracción Doble (4x4) o 4WD (four wheel drive)

    Cuando hablamos de 4x4 o tracción doble nos referimos a vehículos todoterrenas, orientados a conducción offroad. Estos vehículos actualmente se dividen en 2 grupos y su elección, además de depender del gusto personal, se debiera basar en las condiciones de uso diario.

    Los vehículos con este tipo de tracción envían la misma potencia de torque a cada de los ejes de rueda del vehículo; para incrementar el agarre al terreno. Esta tracción es particularmente adecuada para soportar superficies con variaciones muy extremas de camino, como por ejemplo pendientes rocosas e irregulares, cruces de ríos, zonas montañosas o para uso frecuente en lugares con lluvia o nieve abundante. Por ello, es común que se asocian a vehículos de trabajo, que requieren desplazase permanentemente en estas condiciones adversas.

    En este tipo de vehículos es el conductor, a través de una palanca o dispositivo de comando, quien cuenta con la opción de usar tracción 2WD a 4WD a discreción. Al tener como foco principal la conducción en terrenos extremos, tienden a ser menos eficientes en el consumo de combustible.

    Otro aspecto relevante para la tracción 4x4 son las modalidades continua y automática. En el primer caso, estos vehículos operan de un modo similar, pero menos eficiente, a la tracción AWD. Derivan de forma permanente tracción a las 4 ruedas, a veces con la opción de controlar mecánicamente la distribución del torque en los ejes delantero o trasero.

     En el segundo caso, de tracción 4x4 parcial, el conductor puede modificar con un botón o palanca si activa o no la modalidad 4WD. De no hacerlo, usualmente tendrá tracción trasera (RWD). Esta última opción es mucho más eficiente, ya que permite adecuar la tracción a las necesidades del terreno.

    Tracción Delantera Ventajas y Desventajas

    La tracción delantera indica que el impulso propulsor llega a las ruedas delanteras del coche donde también se encuentra el sistema de dirección del coche. En estos modelos el motor también se ubica en la parte superior del coche.

    Ventajas de la tracción delantera

    • El control sobre el coche es fácil, ágil y total, cuando tiene tracción delantera.
    • Con tracción delantera, por lo general, el coche no necesita de árbol de transmisión, lo que permite evitar peso y que el vehículo sea más ligero. El consumo de carburante es menor en consecuencia.
    • Se recomienda para conductores nóveles y especialmente si se tiene que conducir a menudo con condiciones meteorológicas adversas.
    • El mantenimiento mecánico de este tipo de coches en el capítulo de mecánica suele ser más económico, según los mecánicos.
    • La amplitud interior de las plazas traseras de un coche con tracción delantera es mayor puesto que el grueso de piezas y sistemas se implementa en la parte anterior.

    Desventajas de la tracción delantera

    • Los neumáticos delanteros son los grandes perjudicados de tener tracción anterior en el coche. El desgaste es más acusado y se acorta su vida útil. Es un detalle muy importante a la hora de revisar y mantener la salud de las ruedas de un coche con tracción delantera.
    • El peligro de subviraje: un vehículo de tracción delantera tiene más probabilidad de sufrir pérdida de adherencia en el eje delantero y dejar sin control al conductor sobre su coche.
    • Exige que el conductor esté atento en la toma de curvas, rebajando la velocidad, especialmente si nota que la dirección del coche se torna suave, descontrolada y el vehículo se desplaza hacia el interior de la curva. Es importante mantener siempre el peso sobre el eje delantero que es el que comanda.

    Tracción Trasera Ventajas y Desventajas

    En el caso de tracción trasera la propulsión pasa a las dos ruedas posteriores del coche que se denominan motrices. Se trata de un tipo de propulsión pensada para coches deportivos que alcanzan mayores velocidades, pero en circuitos o vías en perfecto estado. Ofrece un mayor agarre al asfalto.

    En las tecnologías de propulsión trasera el motor puede colocarse longitudinalmente en la parte delantera, central o trasera del vehículo. Puesto que se trata de coches deportivos o similares, el motor disfruta de mayores cilindradas, pero también necesita más espacio.

    Ventajas de la tracción trasera

    • Máxima agilidad en la conducción.
    • El control del coche en las curvas es especialmente delicado.
    • Se recomienda para conductores con experiencia y pericia al volante.
    • El peso total se reparte de forma más equitativa, lo que hace que el desgaste de piezas y ruedas sea más homogéneo.
    • La tracción –agarre de las ruedas al terreno sobre el que se circula- es mayor cuando se tiene un coche 4×2 con tracción trasera.

    Desventajas de la tracción trasera

    • El sobreviraje es el gran problema de los coches con tracción trasera. Es un fenómeno peligroso y de difícil control para los conductores.
    • Cuando giras el volante y como consecuencia de la velocidad o el terreno, el coche puede girar más de lo previsto o necesario provocando el sobreviraje que hace que las ruedas traseras pierdan fricción con el asfalto.
    • Un conductor novel puede perder el control de un coche con tracción trasera con relativa facilidad con fatales resultados.
    • El tren de transmisión necesario para disfrutar de tracción trasera es más importante y grande, lo que implica que se le resta espacio al habitáculo interior. Este tipo de coches son, por tanto, menos confortables para los viajeros.
    • El consumo de combustible es superior, si se compara con un coche de tracción delantera, principalmente por el peso, pero también porque suelen ser coches con mayor potencia, velocidad y cilindrada.

    Tracción total: 4x4, todas las ruedas son motrices

    Los tradicionales 4x4, los clásicos coches para ir por terreno no apto para la circulación se caracterizan precisamente por montar tracción integral que hace que sus cuatro ruedas sean motrices, disfrutando del máximo agarre al suelo.

    La transmisión del motor de un coche 4×4 dirige su potencia a las cuatro ruedas, por lo que el control del coche en superficies complicadas o que presenten condiciones de agarre mermadas por fenómenos como la lluvia o la nieve es mayor.

    Ventajas de los coches con tracción total

    • Son los 4x4 los coches más seguros y recomendables para transitar por vías no aptas o con condiciones atmosféricas adversas. Atención si este es tu caso, precisas de un Seguro de Coche que también responsa en este tipo de escenarios.
    • La robustez del coche es máxima, lo que permite máxima resistencia en situaciones de torsión extrema, que suelen ser habituales cuando se circula por firmes irregulares y poco aptos para el tránsito motor.
    • Es el vehículo adecuado para una conducción campera habitual.

    Desventajas de un coche 4×4

    Si no vas a hacer un uso realmente campero de tu coche, es poco probable que un 4×4 te ofrezca las mejores condiciones y características. Aunque es cierto que hoy hay interesantes propuestas en el sector del motor, se combinan tracción total con otras ventajas de los coches urbanos o tracción 4×4 selectiva o automática en casos de necesidad.

    • La frenada en un 4×4 es menos eficiente.
    • Las curvas no son fáciles de tomar con un coche con tracción a las cuatro ruedas.
    • La facilidad de manejo, la flexibilidad y la sencillez no son compatibles cuando el vehículo tiene 4 ruedas motrices.
    • Los virajes son relativamente probables.
    • El peso es superior en los coches de tracción integral, lo que incrementa proporcionalmente su consumo.

    Salvo para un uso profesional y offroad habitual, la tracción integral no suele ser la más recomendable, especialmente si estás buscando un coche versátil que pueda responder a todas tus necesidades de movilidad, incluida urbana y largos trayectos.

    AWD Continuo y AWD Automático

    Al igual que los vehículos 4WD la mayoría de los All Wheel Drive cuenta con dos modalidades. Una de tracción en las 4 ruedas y otra en la que solo da potencia a las ruedas delanteras, En el caso de los autos y SUV Subaru los sensores se mantienen activos en todo momento, derivando en una tracción ajustada individualmente a las ruedas que lo necesiten. Esta modalidad es imperceptible para el conductor y los pasajeros y asegura una mayor estabilidad y suavidad en la conducción.

    ¿Cuál es el mejor tipo de tracción según mis necesidades?

    Todo depende del lugar donde te desplaces con mayor frecuencia. Seguramente para quienes usan su vehículo para trabajar en condiciones extremas y pasan el día en condiciones off road, el 4WD sea la mejor opción.

    Sin embargo, para quienes requieren mayor versatilidad, el AWD es la mejor opción, ya que se desempeña de forma óptima tanto en carretera como en condiciones más extremas. Además, la tracción AWD se encuentra en una mayor variedad de vehículos, por lo que es posible tenerla en SUV pequeños, medianos o familiares, al igual que en vehículos más deportivos y en sedán.

    Partes del sistema de Control de Tracción

    Este sistema emplea la instalación del freno y se aprovecha del sistema de seguridad ABS para funcionar. Ambos buscan mejorar la motricidad del automóvil y evitar que los neumáticos patinen sobre una superficie deslizante o al haber una aceleración fuerte, de manera que el ASR se desempeña como diferencial autoblocante.

    El Control de Tracción, similar al control de estabilidad, usa los sensores del ABS para funcionar. Diferente al segundo sistema, el de tracción solo evita que hayan pérdidas de motricidad por aceleración excesiva. No es capaz de recobrar la trayectoria del automóvil en caso de que se presente sobreviraje o subviraje.

    Elementos adicionales del Control de Tracción

    El ASR usa casi todos los elementos del ABS, solo requiere de algunos elementos más como:

    • Un bloque de electroválvulas extras TC
    • La presencia de presocontacto de seguridad dentro de la cámara de amplificación
    • Los Testigos TCS y TCS CONTROL
    • Una central de control simultáneo del ASR y ABS

    ¿Es posible desactivar el control de tracción (ASR)?

    En la gran mayoría de las situaciones, sí, es posible desactivarlo, mas no se recomienda. Hay ocasiones donde es necesario, por ejemplo cuando el piso es resbaladizo por naturaleza (ejemplo: lodo / barro) y dado que el vehículo entiende que estamos patinando y es peligroso, no nos permite avanzar; debido a eso, podemos desactivarlo temporalmente, cruzar el obstáculo, y luego volver a activarlo.

    Control de tracción y la conducción sobre nieve

    Para la situación en la que nos encontremos en un pavimento altamente deslizante, como lo es el cubierto por la nieve, el control de tracción deja de ser un asistente, para convertirse en un problema. Al patinar constantemente las ruedas, el coche pensara que se encuentra en una situación extrema y nos dejara sin la posibilidad de acelerar.

    Es por ello que en estos casos se debe desactivar el mismo, utilizando el interruptor o colocándolo en la velocidad que automáticamente lo desactiva, en caso de ser un coche más viejo; esto para lograr patinar las ruedas y así conseguir el agarre necesario bien sea llegando al asfalto excavando la nieve con los neumáticos, o solo haciéndolas patinar para ir avanzando sobre ella.

    Control de Traccion 4

    Gracias a la evolución de la industria automotriz, podemos encontrar hoy en día en nuestros coches de uso diario, tecnologías como esta, que proporcionan ayuda para conductores en situaciones que no todos van a saber controlar, reduciendo así el número de accidentes. Siendo esto el objetivo primordial de todas las marcas en materia de seguridad vial.

    Si te ha gustado y crees que has aprendido algo nuevo sobre el Control de Tracción  y si te sirvió de algo la información y recomendaciones de nuestro artículo, no dudes en dejar un comentario y compartirlo.

    Te invitamos a leer:  Solucionar Las Fallas En El Sistema De Encendido En Un Honda CR V

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir