Cómo Lavar el Coche Correctamente en 3 Pasos

Atacado por todos lados por los contaminantes propios del día a día, el coche debe lavarse regularmente. Esto es algo de sentido común, pero la idea es querer hacerlo bien. ¿Cómo lavar el coche correctamente? Pues, aquí te lo mostramos.

El lavado de tu automóvil le trae muchos beneficios a la pintura y a la carrocería. Además de darle ese toque elegante que pierde al estar sucio y desprolijo. Muchas personas dejan esto en manos de expertos, mientras otros, prefieren hacerlo ellos mismos, para ahorrarse un dinerito al año.

Lo cierto es que, como todo en esta vida, no debes lavar el coche por lavarlo, debes hacerlo con técnica y sabiendo lo que estás haciendo. Por eso hemos preparado esta guía, para ayudarte y darte esos tips que te pueden faltar para realizar el trabajo tú mismo.

Cómo Lavar el Coche Correctamente en 3 Pasos
Cómo Lavar el Coche Correctamente en 3 Pasos
Índice()

    Cómo Lavar el Coche Correctamente en 3 Pasos

    Los principales pasos para el lavado de tu coche, realmente están basados en el sentido común. Sin embargo, hay pequeñas cosas que puedes hacer y mejorar para que tu automóvil quede reluciente, y no falles en el intento.

    1- Empieza con una buena ducha

    Cuanto más sucio esté tu coche, más esencial será la ducha. Puedes realizar este trabajo en casa usando un simple chorro de agua, una limpiadora de alta presión o llevarlo a un centro de lavado. Este paso elimina la suciedad y el barro que se adhiere a la carrocería, para evitar rayar tu pintura con la esponja.

    La ducha se debe realizar de abajo hacia arriba para que los restos de agua sucia que fluyen, no marquen la superficie y se evacuen mejor sobre una superficie ya limpia.

    Empieza por las partes especialmente propensas a ensuciarse: umbrales laterales, puertas, parachoques, etc.

    La ducha es clave para proteger la pintura de tu coche. Con ella, te deshaces de todo aquello que pueda afectar la pintura en el siguiente paso. Muchas personas se saltan este paso, pero los resultados hablan por sí solos.

    2 - Lavado con champú

    Este es un paso de lavado meticuloso. Facilita aflojar las manchas rebeldes y eliminarlas una por una. En este proceso, se recomienda comenzar siempre con el capó del vehículo.

    Por lo tanto, para cuando lo rodees, el detergente habrá tenido tiempo de hacer efecto y remojar las manchas rebeldes y los insectos secos.

    Si usas hidrolimpiadora, usa el sistema de succión de detergente más limpio para aplicar el champú concentrado. Coloca el tubo de succión en el recipiente de detergente y ajusta la densidad de la mezcla.

    Para facilitar ciertas operaciones en los umbrales o debajo del cuerpo, usa una lanza de codo o una manguera flexible.

    Si lo haces de forma manual, es preferible utilizar dos cubos, uno en el que remojarás tu esponja para empaparla con solución jabonosa (champú + agua tibia), y el otro en el que la enjuagarás.

    Así, la suciedad se libera en uno de los cubos, el agua del champú quedará limpia durante todo el lavado de la carrocería y evitas cualquier riesgo de rayones.

    Con una esponja, comienza por el capó, luego el techo y termina con los umbrales.

    3 - Enjuague y limpieza

    Sobre todo, debes tener sumo cuidado. De hecho, cuanto más oscuro sea el automóvil, más rastros de jabón o cal restantes serán visibles después del secado.

    Enjuaga esta vez de arriba a abajo comenzando con el techo hacia el parabrisas y la ventana trasera. Insiste en la orilla de las ventanas, los intersticios de las puertas, para evitar posibles combaduras.

    Un buen enjuague también ayuda a eliminar el último polvo y suciedad. El uso de un chorro de agua fría sigue siendo la mejor solución para enjuagar eficazmente la carrocería.

    Sin embargo, ten cuidado de no rociar el suelo para evitar que la suciedad presente rebote y se pegue de nuevo al coche. Limpiar con una gamuza es un paso fundamental para eliminar todo rastro de agua y cal de la carrocería.

    Luego de todo esto, lo ideal es utilizar un pulidor para aplicar una cera protectora y hacer que tu pintura brille sin esfuerzo.

    ¿Cómo hacer brillar tu pintura?

    Hay muchos productos en el mercado que son lo suficientemente efectivos para renovar la carrocería de tu automóvil y hacerlo más brillante. Son abrillantadores que se aplican a la superficie a tratar con un paño suave que no suelte pelusa.

    Tan pronto como el esmalte esté lo suficientemente extendido, basta con pulir con movimientos circulares con un paño adecuado.

    También te puede interesar Cómo Pulir un Coche

    Consejos para Lavar el Coche

    La limpieza exterior manual, elaborada con productos adecuados, es sin duda el método de lavado más eficaz y más completo. Utiliza únicamente productos dedicados a la carrocería, formulados para ser eficientes, respetando los materiales.

    Y, sobre todo, elige el momento adecuado para actuar. Por lo tanto, nunca laves tu vehículo al sol o cuando la temperatura sea demasiado alta en verano (40 °C) o demasiado fría en invierno (7 °C).

    Esto no solo puede alterar el efecto de los productos y el resultado final del lavado, sino que también puede suponer un riesgo para las superficies tratadas.

    Elige los productos adecuados

    Un champú de brillo está hecho para limpiar y dar una apariencia pulida a una pintura que se mantiene regularmente. En cuanto al pulimento, es el pequeño extra el que, además, lo protegerá de los ataques.

    Los renovadores de carrocería están destinados a eliminar el velo opaco de las pinturas antiguas. Reavivan los colores pero tienen una acción solo superficial.

    Todos los coleccionistas lo saben, la calidad del producto es fundamental. Para vehículos que “cuidan”, lo mejor es usar champús de cera Carnauba que no solo limpian, sino que protegen y dan brillo a la superficie.

    Cuando se aplica a la superficie, la cera protege la carrocería de tu automóvil del calor, los rayos UV, la oxidación, la humedad y la contaminación.

    Tu carrocería en invierno

    Por sorprendente que parezca, es fundamental lavar el coche en invierno. De hecho, cada año se vierte una gran cantidad de sal en la red de carreteras para eliminar la nieve o derretir el hielo.

    Y los kilómetros de carreteras que no están cubiertos con esta mezcla son salados indirectamente por los vehículos que han circulado previamente por las carreteras tratadas. Sin embargo, la sal es particularmente corrosiva y daña tu automóvil si no se limpia rápidamente.

    Para evitar la degradación de tu pintura y tu carrocería, recuerda lavar bien tu automóvil, especialmente el chasis y las ruedas. Esto evitará que se forme óxido en el marco y en el piso.

    Rodillos de cepillo, rápido pero no recomendable

    Muchos automovilistas utilizan cepillos de rodillos para lavar sus coches. Es una solución simple, rápida y eficiente que se encuentra a menudo en áreas de estaciones de servicio y en centros de lavado. Sin embargo, se deben preferir los rodillos de microfibra antes que los de cerdas sintéticas. Y de estos hay muy pocos.

    Las máquinas equipadas con rodillos de cerdas sintéticas son susceptibles de rayar la pintura de la carrocería debido a las fibras rígidas de sus cepillos. Además, con cada paso, acumulan suciedad y partículas en los vehículos que pueden, a la larga, provocar micro-arañazos en el barniz.

    Así que, nuestra recomendación es que evites este tipo de lavado, a menos que los rodillos estén equipados con microfibra.

    La limpiadora de alta presión, eficiencia infalible

    El lavado a alta presión permite limpiar tu automóvil con precisión, porque permite aflojar la suciedad sin esfuerzo donde se necesita. Para evitar quitar el barniz, la lanza no debe estar demasiado cerca del cuerpo.

    Una distancia de 40 a 50 cm es razonable y suficiente para eliminar el polvo y los rastros sin riesgo de micro-rayones. El uso de este tipo de limpiador también significa no mantener la lanza demasiado cerca de los sellos, ya que estos pueden expandirse bajo presión.

    Si las manchas se resisten, puedes utilizar un detergente, pero no abrasivo, capaz de eliminar rastros de insectos y excrementos de pájaros.

    Las estaciones de lavado equipadas con este tipo de limpiadores son más onerosas que las que ofrecen los cepillos giratorios. Las fórmulas de lavado incluyen varios programas como:

    • Prelavado.
    • Lavado.
    • Enjuague anti huellas.
    • El secado.
    • Pulido.

    Este sistema de lavado a alta presión no deja huella en la carrocería gracias al uso de agua desmineralizada. El mejor resultado se obtiene si el automóvil no se deja secar a la luz solar directa.

    Ten cuidado con el limpiador de alta presión que usas en casa. Debe configurarse imperativamente a un chorro de moderado a débil, adecuado para el vehículo.

    Renovación total de tu coche

    Además de lavar la carrocería, no debes olvidar ciertos elementos como:

    • La óptica de los faros y luces traseras. Deben limpiarse con agua jabonosa o con un kit de renovación de faros.
    • El cromo. Para que brille, considera usar un paño empapado en jabón o vinagre de sidra.
    • Las llantas. No esperes a que estén demasiado sucias para limpiarlas porque el agua y los detergentes no son suficientes para eliminar las partículas incrustadas en la superficie de las llantas. Es recomendable utilizar un producto especialmente diseñado para este tipo de soporte.

    Para obtener un resultado notable, basta con pulverizar el producto en cada llanta y dejar actuar unos minutos. Frotando con un cepillo suave que no cause micro-rayones, la suciedad desaparece rápida y fácilmente. Finalmente, un aclarado con chorro de agua seguido de un pulido devuelve un brillo total a las llantas que parecen nuevas.

    • Parabrisas y ventanillas. Para garantizar una buena visibilidad, el parabrisas delantero, la luneta trasera y las ventanillas laterales deben estar siempre limpios y, por lo tanto, limpiados periódicamente.

    El lavador de parabrisas es bastante efectivo en el parabrisas, pero no siempre es suficiente para soltar insectos muertos. Existen métodos para limpiar adecuadamente las superficies de vidrio del automóvil sin dejar marcas. Aplica generosamente un producto de vidrio especial, luego aplica la escobilla de goma y luego limpia con un paño suave y limpio.

    Limpia tu coche sin agua, la fórmula ecológica

    También te puede interesar Cómo Limpiar el Salpicadero de un Coche

    Es posible limpiar tu coche sin agua y obtener buenos resultados. Es una técnica de mantenimiento económica y ecológica.

    Se trata de aplicar un producto para la limpieza en seco de coches, y luego limpiar el cuerpo con un paño de microfibra. Su eficacia está probada ya que ofrece una triple acción. Lava, brilla y protege siendo muy respetuoso con el medio ambiente.

    De hecho, no contiene ningún disolvente. Además, es práctico ya que no es necesario tener un punto de distribución de agua cerca. Es la solución ideal en camping, en edificación, pero también cuando la sequía impone medidas de restricción de agua.

    La desventaja es que, si el coche está muy sucio, corres el riesgo de los microarañazos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir