Cómo Conducir un Coche Automático

Si bien la transmisión automática es cada vez más popular, algunos conductores aún no están familiarizados con este tipo de transmisión. ¿Cómo Conducir un Coche Automático? Sin embargo, es fácil y agradable tomar el control de la conducción de un vehículo de este tipo. Basta con conocer sus particularidades y con la condición de estar atento a determinados puntos.

Si nunca has conducido un coche así, no hay problema, simplemente sigue nuestros consejos de conducción con transmisión automática.

Cómo Conducir un Coche Automático
Cómo Conducir un Coche Automático
Índice()

    El Coche Automático: Las Peculiaridades De La Conducción

    Durante mucho tiempo, los coches automáticos fueron en gran parte una minoría. Más bien, estaban reservados para personas que “tenían miedo de conducir”.

    La ventaja del confort de conducción tuvo un alto precio en Europa, tanto en términos de precio de compra como de consumo de combustible. Por otro lado, los vehículos automáticos se establecieron rápidamente en Estados Unidos, especialmente por el bajo precio de la gasolina.

    Pero gracias a los avances tecnológicos de los últimos años, la transmisión automática se ha vuelto más democrática ya que permite reducir el consumo de combustible.

    El coche automático tiene algunas diferencias claras con respecto al de transmisión manual. Veamos las siguientes recomendaciones.

    1. Los cambios en la transmisión

    La mayoría de las cajas automáticas contienen uno o más corredores con 4 posiciones P, N, R, D y algunas veces S o W. Algunas palancas también contienen los dígitos 1 y 2 para el paso de la primera y segunda marcha manualmente si se desea.

    • P: Significa Park en inglés, es la posición de estacionamiento la que asegura la inmovilización del automóvil bloqueando las ruedas.
    • N: Significa Neutral, es el equivalente de neutral para cajas de cambios manuales, las ruedas no se mueven.
    • R: Significa Marcha atrás, esta es la posición de reversa.
    • D: Significa Drive, esta es la posición que mueve el vehículo hacia adelante, tan pronto como se seleccione, ya no necesitarás cambiar de marcha.

    En algunos coches, también encontrarás:

    • S: Es el modo Sport, los cambios de marcha son más bruscos y a altas revoluciones.
    • W: Es el modo Invierno, limita el riesgo de patinar en caso de hielo o nieve.
    • 1 o L: mantiene una velocidad baja para maniobras o una subida empinada.
    • 2 y 3: limita la velocidad a la segunda marcha con mal tiempo, o la tercera marcha si se conduce por la ciudad.

    2. No tiene pedal de embrague

    En un coche automático, la primera característica es la ausencia del pedal de embrague, es la caja de cambios la que gestiona los cambios de marcha, todo sucede de forma automática.

    Con este tipo de coches, utilizarás solo el pie derecho, para operar el freno y el acelerador.

    3. La ausencia del freno de motor

    En un automóvil automático, quitar el pie del acelerador no frena el motor, y si lo hace, es imperceptible. Para reducir la velocidad del automóvil, debes usar el freno principal.

    Esto es por el mismo diseño de la transmisión automática.

    También te puede interesar Transmisión 4WD, ¿Qué Es?, Importancia, Tipos

    Cómo Conducir un Coche Automático

    Recuerda que si vas a conducir, tienes una gran responsabilidad, con el coche, con los peatones, con los demás coches y contigo mismo. La prudencia es la mejor de las acompañantes.

    Veamos algunas normas que tienes que tener presente a la hora de conducir un coche automático.

    1. Las 3 Reglas de oro

     En primer lugar, aquí están las 3 reglas de oro para conducir un automóvil automático de forma segura:

    • Solo se usa el pie derecho para los pedales, no se recomienda el uso del pie izquierdo porque podría generar confusión.
    • Cuidado, una vez en la posición D, el vehículo avanza en cuanto sueltas el freno.
    • El paso de un punto a otro en la palanca de cambios (PNRD) se realiza con el vehículo parado, con el pie en el pedal del freno.

    2. Familiarízate Con Los Pedales

    Cuando estás acostumbrado, conducir un coche automático es mucho más fácil y cómodo ya que no es necesario cambiar de marcha. Esto significa que en un vehículo de este tipo, no hay pedal de embrague, lo que puede ser inquietante cuando has conducido un manual toda su vida.

    Cuando conducimos por primera vez con una caja de cambios automática tenemos el reflejo de querer soltar el pedal del acelerador para engranar. Así que debes ir familiarizándote con la falta de pedal de embrague y usar solo un pie.

    3. Encender el motor

    Para arrancar el motor y cambiar a una posición de cambio, debes mantener el pie en el pedal del freno antes de insertar la llave de encendido o presionar el botón para arrancar el motor.

    En el lado de la palanca de cambios, debe estar en la posición N o P porque, al igual que un automóvil manual, no es posible arrancar el motor si hay una marcha engranada.

    4. Avanzar y retroceder

    Para mover el vehículo hacia adelante, simplemente coloca la palanca en la posición D (Drive) y suelta gradualmente el pedal del freno. El vehículo comienza a avanzar. A partir de ahí, del lado del conductor, el aumento o descenso de la velocidad del coche se realiza únicamente mediante los 2 pedales (acelerador y freno).

    Para retroceder, engrana la marcha atrás colocando la palanca en la posición R (Reversa) y el pie en el freno. Antes de hacer esto, el vehículo debe detenerse por completo.

    5. Detener el coche

    Para detener el automóvil, todo lo que tienes que hacer es soltar el acelerador y presionar gradualmente el pedal del freno. Antes de salir del automóvil, coloca la palanca en la posición P (Park) para bloquear las ruedas y aplicar el freno de mano.

    Aunque bloquea las ruedas, la posición P no es un freno de mano. No activar el freno de mano hace que el automóvil dependa únicamente de la caja de cambios, especialmente en una pendiente, lo que genera juego y, con el tiempo, conduce a una avería.

    Cómo Conducir un Coche Automático
    Los cambios en la transmisión

    Situaciones Especiales con el Coche Automático

    Veamos que puedes hacer en caso de que se te presente alguna de las siguientes situaciones.

    Parada en semáforos

    Si estás en un semáforo en rojo, paradas breves, atasco de tráfico... ¿debes permanecer en D o cambiar al modo N neutral?

    Según foros y otras discusiones, permanecer en D durante paradas breves conduce a un desgaste prematuro de la caja de cambios automática. Sin embargo, esto es completamente falso porque simplemente, la caja de cambios tiene un convertidor de par que cumple la función de embrague.

    Por el contrario, el acoplador puede desgastarse si hay una tendencia a cambiar con demasiada frecuencia de la posición N a D y viceversa.

    En algunos casos, al estar en D, el automóvil tiende a avanzar con fuerza. Esto sucede cuando la caja de cambios está en mal estado o el motor está mal ajustado. En este caso, se recomienda cambiar a N en un semáforo en rojo o una parada breve en general, para mantener el vehículo bajo control total.

    Y por supuesto, acude rápidamente a un especialista para evitar un empeoramiento del estado de la transmisión.

    Arranque en una pendiente

    Para los principiantes, con automóviles automáticos, arrancar en una pendiente ya no es una fuente de estrés, el automóvil no puede detenerse o retroceder, excepto en caso de un ajuste incorrecto del motor.

    Por otro lado, si la frecuencia de arranques en una cuesta es alta (a diario, porque aparcas en una pendiente junto a tu casa o tu trabajo por ejemplo), esto podría dañar tu caja de cambios y tu convertidor o incluso provocar una avería prolongada.

    Para evitar los posibles inconvenientes, tenemos estos consejos:

    • Una aceleración vigorosa en el arranque (del 15 al 20%) permite mantener la primera marcha durante más tiempo y, por lo tanto, hace que el convertidor se “pegue” lo más rápido posible.
    • En caso de que prefieras un arranque más suave, opta por el modo manual o coloca la palanca en la posición L o 1, si tienes esta opción.

    Y como se ha visto anteriormente, la posición P no sirve como freno de mano, aunque bloquea las ruedas. En pendiente, es obligatorio accionar el freno de mano para evitar sorpresas desagradables y también el riesgo de averías.

    El peso del coche solo descansa sobre la caja de cambios si no se aplica el freno de mano.

    Para Cerrar

    También te puede interesar ¿Cuáles Son Los Problemas De Transmisión De Un Honda CRV?

    Como ya te lo expresamos, conducir un coche, exige tener mucha prudencia, mesura y sentido común. La transmisión automática hace que el coche sea mucho más fácil de conducir, pero ¡Ojo! ¡No te confíes!. Practica en lugares seguros, y familiarízate con el volante y los controles.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir