Cómo Bajar el CO2 de un Coche de Gasolina

Ante la emergencia climática, la Unión Europea ha establecido que para este año 2021, las emisiones de CO2 de los coches nuevos serán de 95 gramos por kilómetro. Sabiendo esto, cabe la siguiente pregunta… ¿Cómo Bajar el CO2 de un Coche de Gasolina?

En abril de 2019, la Unión Europea estableció el objetivo de una reducción adicional del 37,5% para 2030. Sin embargo, estas emisiones de carbono, lejos de disminuir, han aumentado en los últimos dos años.

Los fabricantes de automóviles están de espaldas a la pared, deben alcanzar un nivel de rendimiento durante los próximos tres años nunca alcanzado en los últimos veinte años, especialmente reduciendo las emisiones medias de CO2 de las ventas de automóviles nuevos en 10 gramos por año.

Y para 2030, los fabricantes también deben reducir las emisiones a la mitad en comparación con las de 2018. ¿Es esto posible? ¿Qué medidas pueden implementar las autoridades públicas para apoyar estos esfuerzos?

Cómo Bajar el CO2 de un Coche de Gasolina
Cómo Bajar el CO2 de un Coche de Gasolina
Índice()

    Importancia de la Reducción de las Emisiones de CO2

    Reducir las emisiones de CO2 de los vehículos es casi imprescindible en estos días. Sabemos que las emisiones de dióxido de carbono contribuyen de manera importante a la contaminación del aire.

    Para contribuir a un futuro sostenible debemos empezar a cambiar pequeñas cosas en nuestras rutinas y en casa. Reducir las emisiones de CO2 de tu automóvil es beneficioso para el medio ambiente y para el rendimiento del automóvil en sí.

    Esta reducción se traduce principalmente en una mayor economía de combustible. Lo ideal es utilizar el coche lo menos posible y optar por alternativas como el transporte público o la bicicleta. O si tu automóvil es viejo, sería mejor darlo de baja y cambiarlo.

    Cómo Bajar el CO2 de un Coche de Gasolina

    Sin embargo, si cambiar de coche no forma parte de tus planes, existen formas de mejorar el medio ambiente. Hay algunas sugerencias que puedes considerar si deseas mejorar la eficiencia de tu automóvil y reducir las emisiones de CO2.

    1. Cambia el aceite con regularidad

    El aceite de motor es el elemento vital de los coches. Depende del aceite lubricar, limpiar, enfriar y prevenir el desgaste. Por lo tanto, debe cambiarse a intervalos regulares para que tu automóvil funcione de la manera más eficiente posible.

    Para hacer esto, consulta el manual del vehículo para conocer los intervalos de mantenimiento recomendados. Presta atención al nivel de aceite del motor, cada vez que realices un cambio. Así podrás notar cuánto aceite quemó el motor, siempre y cuando no tengas fugas.

    2. Cambia los filtros de aire con regularidad

    Cuando el filtro de aire está obstruido, se reduce el flujo de aire al motor. Esta situación puede generar multitud de problemas. Si un motor no puede respirar, se acumularán depósitos, lo que provocará un desgaste prematuro y un aumento de las emisiones de CO2.

    Nuevamente, verifica los intervalos de mantenimiento recomendados para cambiar el filtro. Esta frecuencia dependerá del entorno en el que vivas, cuanta más contaminación haya, más mantenimiento tendrás que realizar.

    3. Limpia el cárter del motor

    Con el tiempo, hay depósitos peligrosos que se acumulan en el cárter del vehículo. Estos depósitos provocan una reducción de la eficiencia y un aumento de las emisiones de CO2.

    Si usas un producto de limpieza en el sistema de combustible, ayudarás a eliminar estos depósitos dañinos. El uso es fácil, simplemente usa una botella de este líquido y colócalo en el tanque de combustible, con una cuarta parte del tanque lleno.

    Para una mayor eficiencia, realiza esta limpieza cada tres meses. Algunos combustibles Premium contienen estos aditivos que ayudan a limpiar el cárter del automóvil.

    ¿Vale la pena pagar más por combustibles Premium? es una pregunta frecuente. Este tipo de combustible contiene agentes de limpieza activos para eliminar los depósitos del motor. Esto mejora la eficiencia del combustible y ayuda a reducir las emisiones de CO2.

    Los resultados varían según la marca, el modelo, la antigüedad del automóvil y la forma en que se conduce. Pero nada mejor que experimentar para ver las diferencias.

    También tienes la opción de desmontar el cárter y limpiarlo físicamente. Esto es recomendable hacerlo por lo menos cada dos años, dependiendo de la calidad del aceite, de la calidad de la gasolina y tu frecuencia de conducción.

    4. Cambia tu estilo de conducción

    Los hábitos de conducción influyen en las emisiones de CO2. Debes cambiar de marcha, de manera lenta y suavemente, tratando de mantener una velocidad constante mientras conduces.

    El frenado y el arranque bruscos también son enemigos de una conducción respetuosa con el medio ambiente. Estas reglas de conducción no se refieren solo a los límites de velocidad.

    Es importante detener el motor siempre que inmovilices el automóvil durante un tiempo prolongado, muchas personas se detienen a conversar con el motor encendido, pasando mucho tiempo consumiendo gasolina y contaminando el ambiente.

    Otro punto importante es, usar el coche solo lo necesario. Si puedes ir a tu trabajo en transporte público o en bicicleta, el planeta te lo agradecerá.

    5. Comprueba la presión de los neumáticos

    ¿Con qué frecuencia revisas la presión de los neumáticos? Según Michelin, un neumático pierde alrededor de 0,076 bares por mes. Sin embargo, ten en cuenta que existen factores que pueden acelerar su vaciado.

    La baja presión de los neumáticos aumenta el consumo de combustible y las emisiones de CO2. Por ejemplo, una llanta inflada al 20% reduce la economía de manera proporcional.

    Debes verificar la presión de los neumáticos de acuerdo con las recomendaciones del fabricante o al menos una vez al mes. Cuando reemplaces los neumáticos, considera la posibilidad de elegir neumáticos de baja resistencia en curso.

    Todos los neumáticos tienen una etiqueta de la UE que proporciona este tipo de información. La diferencia puede llegar a 0,5 litros de combustible cada 100 km.

    6. Comprueba el buen funcionamiento del catalizador

    El catalizador se encuentra en el sistema de la tubería de escape de gases. Este dispositivo se encarga de reducir la contaminación de los gases emitidos, logrando transformar los gases salientes, en agua y dióxido de carbono.

    Si el catalizador no funciona, o el coche no tiene catalizador incorporado, los gases salientes serían una serie de hidrocarburos crudos y monóxido de carbono. Esta combinación es mucho más contaminante.

    El catalizador se encuentra entre el silenciador y el múltiple. No podrás por ti mismo revisarlo, así que deberás llevar el coche a que le chequeen los gases de escape y comprobar que el catalizador está funcionando correctamente.

    En caso de fallar, lo recomendable es que lo cambies. Es costoso, pero con las nuevas leyes ambientales en España, no podrás circular sin catalizador.

    También te puede interesar Catalizadores Para Automóviles: Cómo Funcionan, Tipo Y Averías

    Cómo se Bajarán las Emisiones de CO2 en Europa

    Los fabricantes ya han realizado una gran cantidad de trabajo en los últimos diez años para mejorar la eficiencia de los motores de combustión y la aerodinámica, y hacer que los automóviles sean más ligeros en la construcción.

    Los dos enfoques más prometedores en la actualidad implican reducir el tamaño de los automóviles y la electrificación.

    Para lograr estos objetivos, se podría aplicar el uso de automóviles en modo eléctrico a nivel europeo general.

    Además, la introducción de una norma que limite la huella de carbono asociada con la producción de estos automóviles garantizaría que los automóviles con bajas emisiones y sus baterías se fabriquen con electricidad con bajas emisiones de carbono.

    Claramente, para la Unión Europea, lo que está en juego no es solo medioambiental, sino económico y social.

    El transporte es la oveja negra del Protocolo de Kioto. Desde 1990, la mayoría de los sectores económicos han reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero en la Unión Europea.

    El transporte por sí solo, que representa más de una cuarta parte de las emisiones de esta zona geográfica, ha visto empeorar su récord: + 28% en 2017 en comparación con 1990. Si bien la crisis financiera del 2008 detuvo el continuo aumento de las emisiones, la caída de los precios del petróleo en 2014, y la recuperación económica detuvo esta tendencia a la baja.

    Los turismos son responsables de casi la mitad de las emisiones de GEI del transporte, por lo que son objeto de especial atención por parte de la Comisión Europea, cuyo objetivo es lograr una reducción del 60% de las emisiones de GEI del sector del transporte para 2050 en comparación con 1990.

    Para 2021, los fabricantes de automóviles europeos se verán obligados a reducir las emisiones medias de las ventas de automóviles nuevos de más de 120 gramos de CO2 por km en 2018 a 95 gramos, lo que corresponde a unos 4 litros de consumo de combustible cada 100 km.

    Las mediciones se toman en el ciclo de certificación, es decir, en el laboratorio en un dinamómetro de chasis. Los fabricantes que no logren este estándar serán multados con 95 euros por gramo de CO2 excedente por automóvil vendido, una multa que podría ascender a miles de millones de euros.

    Cómo Bajar el CO2 de un Coche de Gasolina
    Cómo se Bajarán las Emisiones de CO2 en Europa

    Acciones Europeas para la Reducción del CO2

    En abril de 2019, Europa también se comprometió a una reducción adicional del 37,5% en las emisiones medias de CO2 de los coches nuevos para el año 2030 en comparación con el de 2021.

    Este es un nuevo umbral de 60 g/km que implica reducir las emisiones a la mitad en comparación con 2018.

    Según el Consejo Internacional de Transporte Limpio (ICCT), la adhesión al Acuerdo de París requeriría esencialmente redoblar los esfuerzos, con una reducción del 70% en las emisiones de CO2 de los automóviles nuevos para el año 2030.

    Dado que las emisiones de CO2 de los automóviles nuevos han aumentado en los últimos dos años debido a una reducción en la participación de los motores diésel y un aumento en la de los SUV, ¿lograrán los fabricantes de automóviles alcanzar el umbral de 95 g/km ese año?

    ¿Y qué hay de la reducción adicional del 37,5% para 2030? ¿Qué herramientas deben implementarse para garantizar que España pueda cumplir los compromisos asumidos?

    El panorama no pinta bien…

    ¿Los Coches Eléctricos Reducen las Emisiones de CO2?

    Muchos países están fomentando el despliegue de coches eléctricos, incluso cuando producen electricidad a partir de combustibles fósiles. Si bien puede parecer contradictorio, promover los vehículos eléctricos en países donde la electricidad proviene del carbón ayuda a combatir el cambio climático.

    Algunos argumentan que no tiene sentido que el gobierno incentive el uso de autos eléctricos en países donde la electricidad proviene de combustibles fósiles, como el carbón y el diésel, ya que liberan una mayor cantidad de emisiones de CO2.

    De hecho, las emisiones de CO2 de un automóvil eléctrico cargado con electricidad generada a partir de estos combustibles son más altas que en los automóviles que usan gasolina.

    En base a esto, algunos concluyen que es malo para el medio ambiente impulsar el uso de automóviles eléctricos. Sin embargo, se están olvidando de la parte más importante del análisis.

    El contenido de carbono de la generación de electricidad cambiará en el futuro. 195 países han firmado el Acuerdo de París, que tiene como objetivo limitar el calentamiento global a no más de 2°C.

    Aquellos que no respaldan la iniciativa de electrificación están contabilizando las emisiones de CO2 utilizando el factor de emisión de red actual, que no considera el cambio en el futuro mix eléctrico.

    Además, no han sopesado los impactos negativos de los automóviles de gasolina y diésel en la salud humana. Estos elementos no se pueden ignorar, porque se están incentivando las tecnologías de energía renovable y se ha demostrado que un mayor uso de autos eléctricos resulta en menos muertes asociadas con la calidad del aire.

    La Estrategia es la Descarbonización

    Según un estudio lanzado por el Banco Interamericano de Desarrollo, se destacan 3 puntos de política relevantes:

    1. La estabilización del clima requiere electricidad sin carbono. La intensidad de carbono de la electricidad disminuiría significativamente, alcanzando niveles cercanos a cero a finales de siglo.
    2. La descarbonización de la electricidad sigue siendo posible, incluso en escenarios poco convenientes.
    3. La descarbonización de la generación de electricidad ocurre en todos los países o regiones modelados.

    Este estudio, y los que apoyan la electrificación, basaron sus conclusiones en un marco de modelización a largo plazo. Un modelado a largo plazo es una herramienta que nos permite diseñar escenarios futuros deseables y nos brinda información sobre cómo actuar a corto plazo para lograr objetivos a largo plazo.

    Estos modelos nos permiten cumplir con los compromisos de cambio climático establecidos en París.

    Por lo tanto, la pregunta que los países deberían hacerse es cuándo es el momento adecuado para implementar la estrategia de electrificación, no si es factible.

    La electrificación del sector energético es importante porque:

    • El sector eléctrico representa el 26% de las emisiones de GEI en la actualidad.
    • La electricidad podría sustituir a los combustibles fósiles consumidos en los usos finales de la energía. Por ejemplo, los autos de gasolina pueden ser reemplazados por autos eléctricos.

    La electrificación masiva tiene sentido. La clave es analizarlo en conjunto con una estrategia de descarbonización en el sector de generación eléctrica, con la que los países se han comprometido para frenar el cambio climático. Considerar el largo plazo es importante en este análisis.

    Los formuladores de políticas de América Latina y el Caribe deben alinear las estrategias sectoriales a corto plazo con las metas de estabilización climática a largo plazo. La electrificación de las flotas de automóviles llevará mucho tiempo; los países deberían empezar a hacerlo pronto.

    La Reducción de CO2 de los Coches Diésel

    El diésel es clave para el transporte sostenible. Su alta eficiencia de combustible, que produce menos emisiones de dióxido de carbono (CO2), y los controles de emisiones avanzados, lo hacen adecuado para lograr los objetivos de reducción de CO2 y los objetivos de cambio climático en Europa.

    Se pronostica que las emisiones globales de CO2 crecerán más lentamente, pero aún no están disminuyendo. Esto se debe principalmente a un aumento global en el uso de combustibles fósiles.

    Por lo tanto, para prevenir los impactos negativos del cambio climático, la reducción de las emisiones de CO2 es una de las principales prioridades en Europa.

    Con la firma del Acuerdo de París, la UE reafirmó su compromiso de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 °C en comparación con la temperatura promedio en la época preindustrial, y de continuar los esfuerzos para limitar el aumento de temperatura aún más a 1,5 °C.

    Estas exigentes medidas para reducir el impacto del transporte en el medio ambiente requieren el uso de fuentes de energía que emitan menos gases de efecto invernadero (GEI), como el diésel.

    En noviembre de 2017, el Paquete de Movilidad Limpia de la Comisión Europea estableció estándares de rendimiento de emisiones de CO2 para los nuevos turismos y otros vehículos ligeros durante la próxima década.

    Se propuso un objetivo para los nuevos turismos y furgonetas para proporcionar estabilidad y dirección a largo plazo. Las emisiones medias de CO2 de los coches nuevos en 2030 tendrán que ser un 37,5% más bajas que en 2021.

    El objetivo intermedio del 15% que debe alcanzar 2025, también en comparación con los niveles de 2021, está implementado para garantizar aún más que la industria vaya en la dirección correcta.

    Junto a estas exigentes medidas regulatorias en la UE, los sistemas de propulsión diésel desempeñan un papel importante en el cumplimiento de nuestros objetivos globales de cambio climático. Además, los motores diésel son muy eficientes y emiten menos CO2 que sus homólogos de gasolina.

    Tecnología Diésel Sostenible Vs Electrificación

    También te puede interesar Cómo Funciona un Coche Híbrido

    El nuevo Procedimiento de prueba de vehículos ligeros armonizado a nivel mundial se introdujo en septiembre de 2017, para proporcionar mediciones más realistas de las emisiones de CO2 de automóviles y furgonetas.

    Según el informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente, las emisiones medias de CO2 de los coches nuevos, aumentaron en 2019 por tercer año consecutivo.

    Esto hace que los objetivos de la UE sean más desafiantes, con una reducción de las emisiones de CO2 de 122,4 g a 95 g de CO2 por kilómetro necesaria para este año, el límite necesario para cumplir este objetivo de la UE.

    Los coches diésel modernos y más limpios pueden sentar las bases para alcanzar los objetivos medioambientales y de calidad del aire de Europa. La eficiencia de los automóviles diésel modernos puede contribuir a cumplir los objetivos de CO2 y a mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte por carretera.

    Los automóviles diésel modernos representan una nueva generación de vehículos construidos con una tecnología de control de emisiones que convierte hasta el 99% de los contaminantes de escape, lo que mejora la calidad del aire y ayuda a la UE a lograr sus objetivos.

    Los filtros de partículas diésel (DPF) y los sistemas de reducción catalítica selectiva (SCR) se han creado para reducir aún más las emisiones nocivas: el primero atrapando el hollín y otras partículas de combustión y el segundo mediante la conversión de óxidos de nitrógeno en nitrógeno diatómico inerte y agua.

    La tecnología diésel tiene una larga historia de innovación y mejoras continuas en un mercado automotriz altamente regulado. Gracias a sus modernos filtros de partículas y catalizadores, los coches diésel son ahora más limpios que nunca.

    La industria del diésel continúa invirtiendo sustancialmente en investigación, innovación y desarrollo para mejorar aún más la eficiencia del motor y reducir las emisiones nocivas, lo que convierte al diésel en una inversión sólida para los automovilistas en las próximas décadas.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir