Cómo Aparcar un Coche de Forma Correcta

¿Cuál es la parte más aterradora de estar al frente del volante? ¿Posibles colisiones de tráfico? ¿Se descompuso el coche sin razón aparente? No. Casi la mitad de los conductores de entre 18 y 34 años encuentran que aparcar el coche es su mayor estrés. Entonces, ¿Cómo aparcar un coche de forma correcta?

Afortunadamente, nuestra guía está aquí para explicarte y brindarte algunos consejos y trucos que te ayudarán a estacionar en paralelo, así como de manera inversa y de frente, de modo perfecto en todo momento.

Cómo Aparcar un Coche de Forma Correcta
Cómo Aparcar un Coche de Forma Correcta
Índice()

    Cómo Aparcar un Coche de Frente a la Bahía

    Comenzaremos con una explicación del estacionamiento de frente a la bahía, que a menudo se considera la más simple de estas tres maniobras de estacionamiento.

    Este procedimiento implica conducir el automóvil hacia un estacionamiento vacío. Si bien no parece tan difícil, se deben tener en cuenta los obstáculos a ambos lados, así como la distancia a la bahía, dónde y cuándo comenzar a girar en relación con la bahía y la velocidad del automóvil.

    Entrar en la bahía en sí no suele ser un problema cuando no hay nada alrededor, pero es una verdadera prueba de observación, entrar y salir de una bahía con los dos puestos laterales ocupados.

    A continuación, se ofrecen algunos consejos para evitar el miedo al realizar el parqueo:

    1. El primer paso es asegurarse de que estás a una buena distancia, idealmente lo más lejos posible, de la bahía en la que deseas estacionar. Esto te brinda el radio de giro más amplio posible y más tiempo para girar y corregir tu ángulo, sin tener que retroceder o enderezarte cuando entres a la bahía.
    2. No hace falta decirlo, pero antes de girar, asegúrate de usar tus indicadores para señalar tu intención a otros usuarios de la carretera. También revisa los espejos en este punto, buscando peligros actuales o potenciales.
    3. Ahora busca el primer punto de referencia que te ayude a estacionar. Los límites del área de estacionamiento en la que deseas estacionar te pueden servir, a menudo líneas blancas en el suelo.
    4. Cuando veas la primera línea blanca justo debajo de tu espejo derecho, puedes revisar tus espejos una última vez y luego dirigirte al bloqueo total, girando el volante lo más hacia la izquierda o hacia la derecha posible.
    5. Un aspecto importante de esto es asegurarse de tomarse el tiempo necesario e ir lo más lento posible. Cuanto más lento vayas, más tiempo le darás al vehículo para girar y harás menos ajustes. Aunque parece una gran idea volcar el automóvil en el acto lo más rápido posible, no lo es.
    6. Cuando gires hacia la bahía, comienza a enderezar la dirección una vez que tu automóvil esté paralelo o casi paralelo con las líneas blancas en la bahía o si puedes decir que el automóvil está en línea recta.
    7. Puedes usar ambos espejos laterales para verificar si el automóvil está en posición vertical, luego aplica el freno de mano y ¡listo!

    Cómo Aparcar un Coche Invertido en la Bahía

    Si estacionas hacia adelante en una bahía, deberás retroceder para salir. Esto puede resultar bastante complicado o llevar mucho tiempo cuando hay mucho tráfico en el estacionamiento.

    Lo que muchos conductores prefieren, por lo tanto, es aparcar en reversa en la bahía, para asegurarse de que puede escapar rápida y cómodamente cuando lo desee.

    Incluso, en muchos lugares, es una norma de seguridad aparcar en reversa, ya que deja el coche listo para salir en caso de ocurrir alguna eventualidad.

    Si optas por estacionar de forma invertida, definitivamente vale la pena familiarizarse con esta maniobra, ya que de todos modos volverás a salir del lugar, y será mucho más cómodo.

    Esta maniobra utiliza los mismos principios que el estacionamiento frontal pero, dado que el automóvil se mueve en reversa, solo requiere un poco más de observación y conciencia.

     Aquí hay algunos pasos simples que te ayudarán a perfeccionar tu estacionamiento en reversa:

    1. Nuevamente, intenta alejar el automóvil de la bahía en la que deseas estacionar, para obtener un arco de giro amplio, y asegúrate de que tu automóvil esté frente a la bahía deseada.
    2. Si giras en una bahía que está al costado de una carretera, significa que debes tener especial cuidado para verificar y alertar tu intención a otros usuarios de la carretera.
    3. También ten en cuenta que la parte delantera de tu automóvil se balanceará cuando retrocedas hacia la bahía y existe el riesgo de golpear objetos al otro lado de la bahía, como muros bajos o cercas.
    4. Retrocede lentamente con tu automóvil hasta llegar al punto de giro. Este punto es ligeramente diferente para todos los coches, por lo que tendrás que encontrar tu propia forma de reconocer cuándo has llegado a este punto.
    5. Aquí es aproximadamente donde la primera línea blanca en la bahía es paralela al centro de tu vehículo. Al igual que con el parqueo frontal de la bahía, puedes usar tus espejos y mirar por la ventana para ayudar a establecer esto.
    6. Cuando llegues a este punto, verifica si hay autos o peatones cercanos una vez más, deteniéndote si es necesario. Luego gira el volante para bloquearlo completamente en la dirección a la que deseas ir.
    7. Continúa moviéndote lentamente en la dirección opuesta, revisando ambos lados y todo a tu alrededor para asegurarte de que no vas a chocar con ningún objeto detrás o al lado tuyo.
    8. También puedes verificar las líneas blancas de la bahía y usar tu espejo retrovisor para ver cuándo estás dentro de la bahía. Cuando tu automóvil esté paralelo a las líneas blancas y directamente dentro del compartimiento, endereza las ruedas.
    9. Una vez que tu automóvil esté directamente dentro de la bahía, continúa moviéndote muy lentamente en reversa hasta que el frente de las líneas que delimitan la bahía estén frente a tu automóvil.
    10. Puede ser que esto no sea posible para algunos vehículos más grandes o más largos, pero para la mayoría de los automóviles normales es un buen indicador de que has llegado a un punto en el que tu automóvil está estacionado de manera segura en la bahía.
    Cómo Aparcar un Coche Invertido en la Bahía
    Cómo Aparcar un Coche Invertido en la Bahía

    Cómo Aparcar un Coche en Paralelo

    ¿Qué hay en el estacionamiento paralelo que hace que la gente comience a sudar frío? ¿Por qué tantas personas consideran que esta es la parte más estresante de la conducción?

    Al igual que con el estacionamiento de la bahía inversa, el automóvil se debe estacionar con marcha atrás, lo que limita tu capacidad de ver los peligros potenciales hacia los que se dirige el automóvil y hace que gires constantemente la cabeza ante cualquier peligro potencial.

    Además, la sincronización debe ser perfecta cuando se estaciona en paralelo. Dado que a menudo estacionas tu automóvil detrás de un vehículo ya estacionado, e incluso entre dos automóviles ya estacionados, el riesgo de colisión aumenta y el espacio es mucho más pequeño o más estrecho que una bahía de aparcamiento de estacionamiento.

    Pero no temas, si sigues estos consejos para un estacionamiento paralelo adecuado, no tendrás problemas:

    1. Encuentra el espacio en el que quieres aparcar en paralelo. Es probable que esto ocurra entre dos automóviles o al menos detrás de un coche.
    2. Conduce una buena distancia, aproximadamente la longitud de un coche, frente al automóvil detrás del que deseas estacionar, de modo que tengas tiempo suficiente para retroceder lentamente y pensar cuándo y dónde comenzar a girar.
    3. Cuando estés a punto de detenerte, mira tus espejos y a tu alrededor para ver si hay otros usuarios de la carretera.
    4. Antes de comenzar a retroceder, verifica si se acercan vehículos o ciclistas y espera a que hayan pasado.
    5. Una vez que estés satisfecho de que todo está despejado, mira por la ventana trasera, luego mueve el automóvil hacia atrás, tómate tu tiempo y avanza lentamente hasta que la parte trasera de tu automóvil esté nivelada con la parte trasera del automóvil frente al espacio que deseas aparcar.
    6. Una vez que la parte trasera de tu automóvil esté nivelada con la parte trasera del automóvil ya estacionado, te encuentras en el punto de giro y estás a punto de entrar al espacio de aparcado.
    7. Esta es la parte más peligrosa de la maniobra, ya que la parte delantera de tu automóvil se balanceará en la carretera. Antes de hacer cualquier otra cosa, observa la carretera nuevamente para asegurarte de que no haya ciclistas, automóviles o peatones cerca. Recuerda comprobar siempre tu punto ciego correcto.
    8. Si todo está en calma, retrocede muy lentamente y mientras mueves el automóvil, haz un giro completo en la dirección del espacio, por ejemplo, si está a tu derecha, gira el volante hacia la derecha.
    9. Al girar el volante una sola vuelta en lugar de un bloqueo completo, el ángulo de dirección será un poco menos profundo, alrededor de 45 grados.
    10. Ahora debes determinar cuándo enderezar el automóvil. Al retroceder, necesitarás observación panorámica constante y debes detenerte si se acercan vehículos.
    11. Además, si estás retrocediendo hacia los peatones, detente y déjalos pasar antes de continuar. Recuerda revisar tu espejo retrovisor con frecuencia. El momento en que se endereza varía de un automóvil a otro, pero en general, alinear la esquina izquierda de tu automóvil con la esquina derecha del automóvil detrás del cual estás estacionando es un buen punto de referencia.
    12. Una vez alineado, gira el volante en la dirección opuesta, esta vez para bloquearlo por completo. Incluso puedes detenerte en este punto para tener más tiempo para comprobar si hay peligros o hacer girar la rueda.
    13. Si giras el volante a la posición de bloqueo total, el automóvil quedará paralelo al borde de la acera. A medida que retrocedes, continúa comprobando por el espejo exterior que no vas a chocar contra la acera o que estás demasiado lejos de ella, dejar tu automóvil demasiado lejos de la acera puede ser extremadamente peligroso.
    14. Si estás demasiado lejos, deberás retroceder un poco y luego volver a subir, esta vez girando más en la dirección en la que deseas acercarte a la acera.
    15. Una vez que estés lo suficientemente cerca del bordillo y hayas comenzado a enderezar tu automóvil, continúa moviéndote lentamente hasta que el automóvil esté completamente paralelo al bordillo, usando tu espejo retrovisor para calcular.
    16. Siempre es mejor asegurarse de que tu automóvil no esté demasiado cerca del automóvil que está frente a ti, para darles espacio para retroceder un poco y ayudarlos a moverse. Un espacio de aproximadamente un cuarto de la longitud del automóvil o 1 m puede ser una bendición para los conductores cuando necesitan maniobrar para salir de un espacio reducido.

    Consejos Generales Para Aprender a Aparcar

    Un conductor nuevo que acaba de obtener su licencia puede tener dificultades para estacionar un vehículo. Los siguientes consejos te servirán, indistintamente del tipo de aparcado que vayas a realizar.

    1. Conoce las dimensiones del coche

    Para estacionar correctamente, debes comenzar conociendo las dimensiones del automóvil. De hecho, es más fácil hacer un aparcado en reversa con un automóvil que te sea familiar.

    Estimar las dimensiones del automóvil es un paso esencial para un estacionamiento exitoso. Esto permitirá que el automóvil se coloque fácilmente entre las dos líneas paralelas de la bahía.

    Un conductor debe calcular el espacio necesario para estacionar su coche.

    2. Establecer un punto de referencia

    Antes de empezar a aparcar en una bahía, es necesario hacer algunos ajustes. De hecho, el conductor debe colocar su vehículo a 90° de la calzada. El conductor también debe tener en cuenta el movimiento de otros usuarios.

    Para aparcar el coche perfectamente, debes elegir un punto de referencia. En el caso de un aparcado paralelo, el punto de referencia ideal es la primera luz delantera del automóvil estacionado.

    La marca servirá para conocer el momento ideal para empezar a conducir suavemente el volante. De lo contrario, tu automóvil podría atascarse con el auto estacionado. Sabiendo que la marca establecida debe ser visible en el medio de la ventanilla trasera del pasajero.

    Puedes comenzar a conducir tan pronto como veas la primera luz. Solo tienes que girar el volante como si estuvieras rodeando un obstáculo. Finalmente, puedes volver a poner las ruedas después de que el auto esté paralelo al auto de referencia.

    Es bueno saber que la visibilidad a la izquierda no es óptima para estacionar en fila. Por lo tanto, debes conducir hacia adelante para enderezar el automóvil. Esta es una solución eficaz para evitar enganches.

    3. Practica encontrar el ángulo de rotación correcto

    El conductor también debe practicar el control del ángulo de rotación de un aparcado en reversa. Es necesario controlar el ángulo de rotación cuando el otro automóvil está estacionado con la cabeza cerca del bordillo.

    En este caso específico, sus ruedas traseras deben ubicarse a la altura del parachoques trasero del automóvil estacionado. Luego, debes girar el volante del vehículo en un ángulo de 45°.

    La maniobra debe realizarse a baja velocidad. Es bueno saber que puedes usar los espejos para verificar la posición del automóvil. Cuando tu espejo retrovisor esté ajustado a la altura de la luz trasera del otro vehículo, simplemente gira el volante.

    Puedes enderezar las ruedas siempre que el automóvil no esté alineado con la línea.

    Ayuda en el Aparcado: Estacionamiento Atrás Con Cámaras Y Sensores

    También te puede interesar Cómo Conducir un Coche, Manual De Conducción

    Estacionar en reversa ahora debería ser fácil gracias a los mejores consejos y trucos que te hemos dado, pero si todo eso sigue siendo un poco intimidante, ahora hay muchos dispositivos que vienen de serie o que se pueden incorporar a tu coche, para ayudarte cuando necesitas parquear en reversa.

    Los más útiles son los sensores o cámaras de marcha atrás o de aparcamiento. Los sensores de estacionamiento son sensores de proximidad diseñados para notificar a los conductores de la presencia de obstáculos, en movimiento o estacionados, cuando se está aparcando.

    Estos sistemas utilizan sensores electromagnéticos o ultrasónicos. Los sistemas ultrasónicos utilizan sensores ubicados en el parachoques delantero o trasero para detectar objetos, mientras que los sistemas electromagnéticos están equipados con cámaras que pueden montarse discretamente en el interior lateral del parachoques.

    Cuando los sensores ultrasónicos se desarrollaron por primera vez en la década de 1970, Jaguar los rechazó por ser innecesarios y probablemente impopulares. Los tiempos definitivamente han cambiado, ahora incluso pueden venir de serie del fabricante.

    Ambos sistemas a menudo usan ruidos para alertar a los conductores cuando hay un obstáculo detrás de ellos y para facilitar el trabajo si el coche está a punto de chocar contra la acera u otro automóvil estacionado en paralelo o en reversa.

    Además de los sensores, también está disponible una amplia gama de cámaras de estacionamiento. Estas son cámaras que se colocan en la parte trasera de tu automóvil y están vinculadas a una pantalla que se puede colocar en el tablero.

    Le dan al conductor una imagen de lo que está directamente detrás de su coche y están acompañadas de un software que muestra la “línea de estacionamiento”. Esto puede ser extremadamente útil cuando alineas tu automóvil en un estacionamiento o en un lugar de estacionamiento paralelo.

    Algunas cámaras incluso vienen con visión nocturna variable y configuraciones de ángulo, lo que te permite ajustar cuánto puedes ver. Muchas de estas cámaras son relativamente económicas y todas son fáciles de usar.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir