Bomba De Freno: ¿Qué es? Tipos, Funciones, Averías Y Más

La bomba de freno conocida (también como cilindro maestro) y todo su sistema en un automóvil, son la base para una conducción segura, por lo que quizás es una de las bombas más importantes en un vehículo. Este cilindro es responsable de empujar el líquido de frenos a través de las líneas del sistema hasta las pinzas de freno para que el vehículo pueda detenerse de manera segura.

Crea la fuerza (presión) necesaria para permitir que las pinzas de freno impulsen los discos y las pastillas para detener el coche. En este sentido, la bomba de freno juega un papel muy importante en el funcionamiento ininterrumpido e impecable del sistema de frenado del vehículo.

Por lo tanto, es extremadamente importante conocer su funcionamiento, construcción, tipos, averías y como solucionarlo. Por ello, aquí te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la bomba de freno del automóvil.

Bomba de freno

Índice()

    ¿Qué es?

    Este uno de los elementos básicos de los sistemas de frenado utilizados en los automóviles. Tiene un gran impacto en su correcto funcionamiento y, por tanto, en la seguridad de conducción.

    La bomba de freno está acoplada mecánicamente al pedal y su tarea es generar la presión adecuada del líquido de frenos. Se transmite a través de cables a los actuadores de freno: Es decir pinzas de freno y cilindros, para permitir el frenado de todas las ruedas del vehículo.

    Se construye un tanque de expansión en la bomba de freno, que contiene un líquido especial, desde el cual se suministra el líquido a la bomba y al que se drena el exceso. La bomba en sí consta de una carcasa que actúa como un cilindro y un pistón que se mueve en su interior con juntas.

    Tipos de bombas

    Existen dos tipos y estos se definen normalmente por la cantidad de depósitos u cilindros:

    • El primero está fabricado con un depósito simple y un solo cilindro.
    • El segundo con un depósito doble y dos cilindros.

    Los sistemas de depósito único alimentan los frenos delanteros y traseros desde un solo depósito y línea de freno, mientras que los sistemas de depósito doble tienen un depósito que alimenta los frenos delanteros mientras que el segundo depósito alimenta los frenos traseros a través de dos líneas de frenado completamente separadas.

    La seguridad del cilindro maestro de depósito doble asegura que, en caso de un mal funcionamiento, las posibilidades de que algunos frenos funcionen sean mejores que con un maestro de depósito único.

    ¿Cómo es su construcción?

    Aunque la bomba de freno realiza una función muy importante, el dispositivo es de construcción relativamente simple. Consiste en:

    • Cuerpo.
    • Resorte de compresión.
    • Anillos de sellado.
    • Cilindro.
    • Pistón.
    • Entrada y salida del líquido de frenos.

    Además, los cilindros maestros también tienen un tanque de expansión de líquido de frenos. Por lo general, en su tapa hay un sensor de nivel de líquido conectado a un indicador en el panel de instrumentos.

    La iluminación de una luz de advertencia de este tipo probablemente significa que las líneas de freno y las pastillas ya están muy desgastadas y es necesario verificar su estado. El tanque de expansión en sí tiene dos funciones: suministra el líquido a la bomba y su exceso se descarga nuevamente.

    ¿Cuál es el funcionamiento de la bomba de freno?

    Su tarea principal es garantizar una presión adecuada en el sistema de frenado. Está conectado directamente al pedal de freno, y el líquido de frenos que contiene transmite su movimiento a otros elementos del sistema (pastillas y discos).

    Cuando se pisa el pedal del freno, la bomba se aprieta, aumentando la presión del líquido de frenos que se fuerza a las líneas de sistema. Luego, el líquido presiona contra los pistones de la pinza, lo que da como resultado un frenado adecuado. El funcionamiento de bombas y sistemas de frenado completos se basa, por tanto, en la ley de Pascal.

    Cilindro maestro doble

    Hoy en día, la mayoría de los automóviles están equipados con una bomba de freno o cilindro maestro de freno de dos piezas (a veces llamado tándem). Permite dividir el sistema de frenos en dos circuitos independientes.

    Esta solución es mucho más segura que un sistema único en el que una falla (por ejemplo, fuga, arrastre de aire, fuga) inhabilita por completo la posibilidad de frenar. Con dos circuitos, cuando uno falla, el otro sigue funcionando. Así que aún puedes frenar, pero por supuesto con menos eficacia.

    Aunque las primeras bombas de este tipo se instalaron en la década de 1930, el requisito de usarlas fue legalmente obligatorio solo en 1967 en los Estados Unidos (un poco más tarde en Europa). De acuerdo con estas regulaciones, en caso de falla de uno de los circuitos, la eficiencia general del sistema no debe reducirse en más del 30%.

    Diseño

    A diferencia de la bomba de freno tradicional de un solo sistema, la bomba de dos partes tiene un pistón adicional en el cilindro (conocido como el libre), dividiéndolo en dos cámaras de trabajo separadas.

    El diseño del tanque de expansión también es diferente, aunque todavía está ubicado sobre el cilindro, está dividido o doble. Los canales separados drenan el líquido de frenos hacia el cilindro en ambos lados del pistón libre.

    Principio de funcionamiento o acción

    Cuando se pisa el pedal del freno, el pistón principal de la parte de la bomba más cercana se mueve hacia el pistón flotante. El líquido de frenos también se bombea desde el tanque de expansión a las líneas conectadas a los frenos traseros del automóvil.

    Bajo la influencia de la presión, el pistón libre se dirige a la parte delantera de la bomba, transportando el líquido a las líneas de freno delanteras. Cuando ya no se pisa el pedal del freno, los pistones vuelven a su posición inicial gracias a los resortes situados entre la pared frontal del cilindro y el pistón flotante, y entre los propios pistones.

    Cuando el sistema se queda sin líquido, el pistón en la parte más cercana al pedal del freno no solo descansa contra el pistón libre, sino que también lo empuja, forzando el líquido hacia el otro circuito. Si, por el contrario, hay muy poco líquido en el segundo circuito, entonces el pistón libre descansará contra el tope.

    Como resultado, la cámara del cilindro delantero se cortará y el eje delantero no estará involucrado en el proceso de frenado. Por lo tanto, el émbolo flotante actúa como un sellador en este caso, bloqueando el flujo de fluido desde el primer circuito al segundo. Esto asegura que los frenos del eje trasero sigan funcionando correctamente.

    También vale la pena saber que algunas bombas funcionan en un patrón cruzado: un circuito corresponde a la rueda delantera izquierda y la rueda trasera derecha, y el otro a las ruedas delantera derecha y trasera izquierda.

    Síntomas de una bomba defectuosa

    Una bomba de freno defectuosa siempre se nota a través de una potencia de frenado reducida, porque después de todo, solo se frenan dos ruedas en lugar de cuatro. Al mismo tiempo, el recorrido del pedal del freno aumenta, es decir, el punto de presión se mueve notablemente hacia atrás y el pedal debe pisarse mucho más antes de que se pueda sentir el frenado.

    Esto se debe a que una de las cámaras de presión ya no está llena de líquido de frenos. A menudo ocurre que cuando se daña el cilindro maestro, el pedal del freno se vuelve suave cuando se presiona, es decir, cede y debes seguir bajando el pie hacia la bandeja del piso.

    Esto es particularmente notable en los semáforos en rojo. Por supuesto, el sensor de presión de freno también hará sonar la alarma y emitirá un mensaje correspondiente a través de la luz de advertencia y, si es necesario, la computadora de a bordo.

    Independientemente del síntoma que notes primero, el camino al taller debe hacerse lo más rápido posible. El automóvil ya no es seguro para operar. Conduce a una velocidad adecuada y, en caso de duda, haz remolcar tu vehículo.

    ¿Qué otras causas existen?

    Un pedal de freno suave y flexible, un punto de contrapresión inusualmente lejano y un rendimiento de frenado deficiente pueden tener otras causas además del cilindro maestro del freno. ¿Quizás una manguera de freno está defectuosa? No tiene por qué ser agujeros o grietas.

    A diferencia de las líneas de freno, una manguera de freno puede abultarse y actuar como una especie de acumulador de presión. Las fugas son, por supuesto, más fáciles de diagnosticar, porque presionar el pedal del freno reducirá el nivel del líquido en el tanque de expansión.

    Además de las mangueras de freno y los puntos de conexión, también son posibles las pinzas de freno o los cilindros de rueda. La ventilación inadecuada del sistema de frenos también puede manifestarse como un cilindro maestro de freno defectuoso.

    Finalmente, la unidad ABS también podría dañarse, por lo que el taller normalmente comprobará el cilindro maestro con un dispositivo de medición adecuado si hay alguna sospecha. Para ello, se mide la presión en los circuitos de frenado, que es de aproximadamente 50 bar cuando se acciona y no debe descender más de 4 bar en 45 segundos.

    Fallas más comunes

    Cuando se trata de averías en la bomba de freno, normalmente suelen ser en el cilindro. Si al realizar una inspección del sistema de frenado prácticamente no hay gota de líquido hidráulico en el depósito, el cilindro tiene una fuga interna, sin que fluya líquido hacia afuera.

    En otras palabras, el sello del pistón de la bomba de freno ya no es efectivo y ya no realiza su función de bombeo. Finalmente, este puede estar sujeto a otra falla, en cuyo caso hay una fuga externa visible.

    Si el sello entre la parte hidráulica y la varilla de control del cilindro maestro está defectuoso, habrá una fuga de líquido a lo largo de esta varilla y, en consecuencia, una gota de líquido en el depósito. Este tipo de falla es muy fácil de detectar, ya que el líquido hidráulico fluye a lo largo de la varilla de control y por lo tanto hacia el pedal del freno manchando así la alfombra por encima del pedal.

    En estos dos casos de avería, es decir, si hay una gota de líquido en el tanque y por lo tanto una fuga externa debajo del pedal, o si no hay gota de líquido en el tanque, el depósito y el cilindro maestro ya no realiza su función de bombeo.

    Es preferible remplazar la bomba de freno. En algunos fabricantes, existen kits de reparación que te permiten reconstruir la bomba de freno por ti mismo, pero te recomendamos encarecidamente que no lo hagas porque, especialmente si tu automóvil está equipado con un circuito simple, ya que una falla da como resultado la pérdida de frenado.

    Por lo que es mejor no jugar con seguridad y se recomienda reemplazarlo por uno nuevo. Sin embargo, ten en cuenta todas las características de la pieza cuando vayas a comprar la pieza nueva.

    ¿Cómo remplazar la bomba?

    Reemplazar la bomba de freno no es una operación muy compleja, pero puede llevar mucho tiempo, ya que se sujeta primero al faldón mediante un perno que debe soltarse y una llave de ojo es muy práctica aquí.

    También está unido al propio servofreno al cual tienes que soltar los tornillos de fijación para liberar la pieza. Y Ahora todo lo que tienes que hacer es tirar de la bomba de freno para quitarla. Luego de retirarla tapa el puerto de salida del líquido de frenos para que no se contaminen las líneas con pequeñas partículas que puedan obstruir el recorrido del líquido.

    Ya con eso hecho, la instalación de la pieza nueva no presenta ninguna dificultad. Solo debes recordar volver a conectar los cables del indicador de presión del líquido de frenos y las tuberías donde debe ir cada una.

    • Materiales necesarios: caja de herramientas, guantes protectores, líquido de frenos nuevo.

    Sin embargo, si es primera vez que harás el proceso estos son los pasos a seguir para cambiar una bomba de freno:

    Paso 1: Prepara tu coche.

    Empieza por detener tu vehículo en un terreno nivelado. El freno de mano debe aplicarse. Luego abre el capó y ubica los componentes de la bomba como las mangueras y el depósito de líquido de frenos.

    Paso 2: Vacía el depósito de líquido de frenos.

    Se recomienda que vacíe el depósito de líquido antes de quitar la bomba de freno.

    Paso 3: Desmonta el cilindro maestro del freno.

    Comience aflojando las tuercas de las tuberías y luego desmóntelas. Después mueve las mangueras para llegar al cilindro maestro. Afloja los sujetadores de la bomba y luego sácala del compartimiento del motor.

    Paso 4: Reemplaza la bomba de freno.

    Ahora puedes instalar la nueva pieza de freno y apretar los tornillos que lo sujetan. También recuerda volver a conectar las mangueras y llenar el depósito de líquido para el frenado. Luego presiona el pedal para re-circular el líquido.

    Ten en cuenta que la maniobra a menudo requiere colocar el vehículo en rampas y se deben observar escrupulosamente las recomendaciones del fabricante. Además, el líquido de frenos es un líquido corrosivo. Al hacer el cambio tú mismo, corres el riesgo de lastimarte. Por lo tanto, es mejor recurrir a mecánicos de confianza.

    También puede interesarte: Frenos de Aire. Funcionamiento, Ventajas y Componentes

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir